Enlaces accesibilidad
Cataluña | Artículo 155

Puigdemont: "Si nos mantenemos fieles a lo que somos, ganaremos"

  • El presidente catalán no da muestras de un cambio de rumbo en su desafío
  • Insiste ante empresarios catalanes en la necesidad de hablar y negociar
  • Critica que el Gobierno busque una "Cataluña sumisa, disminuida y humillada"

Por
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. AFP

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, no ha dado señales de que esté planteándose un giro de timón de última hora a la hoja de ruta independentista, ni aun con la amenaza de cese de su gobierno si el Senado vota aplicar el artículo 155 de la Constitución sobre el autogobierno. "Mientras nos podamos reconocer en lo que hacemos, iremos bien", ha dicho en un acto con empresarios catalanes. "Si nos mantenemos fieles a lo que somos, tengamos lo que tengamos delante, ganaremos".

Así se ha manifestado en un acto organizado por la Confederación Empresarial Comarcal de Terrassa (Cecot), la patronal más afín a la causa independentista, en el Teatro Nacional de Catalunya, donde los empresarios congregados recibieron a Puigdemont con un largo aplauso. En este evento que reconocía a las mejores iniciativas empresariales del año, también han estado presentes la presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, así como varios consellers del Govern.

Ante ellos, Puigdemont ha reconocido lo "decisivo" del momento actual. "Hoy nos señalan una senda que no pensamos seguir. Es momento de jugarnos una parte de nuestro futuro", ha dicho.

Más llamadas al diálogo

Desde su mensaje institucional en la noche del sábado, el presidente de la Generalitat no había vuelto a hacer ninguna manifestación. Y si entonces afirmaba que no podía aceptar lo que consideraba un "golpe liquidador" de la soberanía catalana, ha vuelto a insistir en la condena al Estado y en hacer una última llamada al diálogo.

"Ya se ha visto qué Cataluña quieren, una Cataluña sumisa, disminuida y humillada", ha dicho ante un colectivo de empresarios cuyo presidente, Antoni Abad, ha apostado de forma inequívoca por el diálogo en lugar de una declaración unilateral de independencia -"sería una temeridad cualquier otro camino", ha dicho, ofreciendo incluso al Cecot como mediador.

Por eso, Puigdemont también ha manifestado su preferencia por lograr sus objetivos "a partir de la mediación más que a partir de los tribunales". Sin embargo, otro colectivo de la patronal catalana, el influyente Círculo de Economía, ha demandado también este lunes la convocatoria inmediata de elecciones.

El presidente catalán no ha hecho ninguna mención acerca de la posiblidad avanzada por el PDeCAT de que podría comparecer en el Senado para presentar las alegaciones contra la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Una intervención que con los trámites previstos en la Cámara y teniendo en cuenta que el Parlament ha convocado un pleno monográfico el jueves, a iniciativa de Junts pel Sí y la CUP, solo podría tener lugar el jueves por la tarde o ya el viernes, el mismo día en que se votará en el pleno del Senado la aplicación de las medidas propuestas por el Gobierno para cesar al Ejecutivo autonómico y asumir el control del autogobierno catalán.

Sí ha subrayado, en cambio, su apuesta por seguir el dictado de la voluntad popular para cambiar el 'statu quo', encomiando la "fuerza de la gente" y la obligación de los políticos de escucharla. "Y a la gente, como a vuestros clientes -ha dicho a los empresarios, se le ha de respetar y escuchar". "Sobre todo, si ese colectivo de personas que forman un país mandan mensajes bien altos y claros a lo largo de los años de manera persistente", ha añadido.

Noticias

anterior siguiente