Enlaces accesibilidad
20 aniversario de la muerte de 'Lady Di'

Diana de Gales, la princesa que tiñó de luto al mundo entero

  • Este jueves se cumplen 20 años de la muerte que conmocionó al mundo
  • La investigación de su muerte duró nueve años y levantó sospechas de asesinato
  • RTVE.es entrevista a su secretario de prensa y otros conocidos de Lady Di
  • Los príncipes Guillermo y Enrique han confesado cómo vivieron su pérdida
  • El documental Diana, nuestra madre, este jueves en TVE a las 22:40

Por

Flores para Lady Di en el vigésimo aniversario de su muerte

"Diana era un individuo fascinante, muy graciosa, pasar tiempo a su lado en el palacio riendo era un placer. Tenía un gran sentido del humor, a pesar de su soledad y su tristeza". Así recuerda la que fuera corresponsal de la casa real británica de la BBC, Jennie Bond, a la princesa del pueblo cuya muerte tiñó de luto al mundo entero hace dos décadas.

El 31 de agosto de 1997 Diana de Gales perdía la vida junto a su pareja, Dodi al-Fayed. Aquella noche, un coche se estrellaba en el túnel del Alma, en París. "Jamás debería haber ocurrido, tenía que haberse puesto el cinturón", sentencia el que fuera secretario de prensa de la princesa de Gales y el príncipe Carlos durante cinco años, Dickie Arbiter.

Tanto Arbiter como Bond conocían bien a Diana. Los dos destacan en una entrevista con RTVE.es su "sonrisa traviesa" cuando la recuerdan. Arbiter, que trabajó para el fallido matrimonio entre 1988 y 1993, no olvida la última conversación con la princesa. Fue alrededor de dos semanas antes de su muerte, y la describe "entre risas" y "comentando que se iba de vacaciones a Francia con Dodi Al Fayed", recuerda. 

La muerte que conmocionó a todo el planeta

La noticia del accidente sorprendió a ambos. A Arbiter, que residía en una de las viviendas del servicio del Palacio de Buckingham, le avisó un compañero de CNN. Tres horas después, se lo confirmaban desde Buckingham.

A Jennie Bond, la noticia le obligó a hacer de tripas corazón y a “ponerse a trabajar inmediatamente”, explica a RTVE.es. La periodista había acompañado ese mismo año a la princesa a Angola, donde hizo campaña contra las minas antipersona. "Fue una noticia muy dramática e inesperada. Tuve sentimientos encontrados porque la conocía y había trabajado mucho con ella", cuenta.

Lo mismo sintió Faouad Fattah, encargado del Café Diana, un restaurante frente al Palacio de Kensington que la princesa frecuentaba. "No me lo creía, tuve que poner la televisión para confirmarlo", cuenta ahora, emocionado, el hombre que servía capuchinos y desayuno inglés -“ya sabes, le gustaba mucho un buen desayuno tradicional con salchichas y judías”- a la princesa.

Fue el doctor del hospital de La Pitié Salpêtrière el encargado de informar de la muerte de Diana, a las 02:00 horas (GMT). No pudimos resucitarla, lamentaba Riou hace dos décadas. La princesa más querida, conocida por su solidaridad y la inocencia que transmitía allá donde iba, murió desangrada.

Muere Diana de Gales (1997)

Miles de ciudadanos conmocionados de todo el mundo llenaron los palacios de Kensigton y Buckingham de flores, velas y mensajes de cariño, atónitos, ante la muerte de un icono que supo, ironías del destino, resucitar la pasión por la Familia Real en Reino Unido. Una familia que fue muy criticada por no izar a media asta la bandera en Buckingham.

Arbiter, que dirigió las comunicaciones públicas de la reina Isabel II hasta el año 2000, cuenta en su libro Sirviendo a la reina, que llegó a implorar al Duque de Edimburgo que hiciera un gesto público para aliviar a los ciudadanos. Preguntado al respecto, Arbiter señala que “la reina
actuó muy bien, sus nietos necesitaban a sus abuelos [estuvieron varios días en Balmoral, el palacio real en Escocia] y estuvo más que a la altura, porque dio su primer mensaje televisado”.

Fue informe - La Princesa del pueblo (Diana de Gales) (1997) - Ver ahora

Una investigación que duró nueve años

Las circunstancias que rodearon la muerte de la pareja alimentaron durante años todo tipo de conspiraciones.

Varios testigos afirmaron haber visto al chófer del vehículo siniestrado caminar horas antes con una gran cantidad de billetes. No se encontraron grabaciones del recorrido del Mercedes desde el Hotel Ritz de París al Túnel del Alma. Tampoco se localizó el misterioso Fiat Uno que pudo haber colisionado con el coche de la princesa, cuyo conductor no fue identificado. Según afirman algunos tabloides británicos, como el diario The Sun y el Daily Mail, los investigadores han tratado este año de ponerse en contacto con él. Aseguran además, que se trata de un culturista profesional.

Solo había pasado un año desde que Diana y el príncipe Carlos oficializaron su divorcio. No era ningún secreto que la familia real británica no aprobaba las constantes declaraciones de la princesa sobre su su relación con el heredero.

"Le daba muchísimas vueltas a su matrimonio", explica Arbiter, que recuerda cómo desvió la atención de los medios de una visita que Camilla Parker hizo a Carlos de Inglaterra en el hospital porque entonces el idilio no era público.

"Es un disparate. No existe ninguna conspiración"

¿Se destruyeron pruebas a propósito? ¿Estaba Diana de Gales embarazada? ¿Fueron asesinados por los servicios de inteligencia británicos (MI5), por encargo del Duque de Edimburgo? ¿Había manifestado Diana su miedo a ser asesinada con anterioridad?

Arbiter es tajante: "Todo esto es un gran disparate. No hubo ninguna conspiración. Fue un accidente". Preguntado en este sentido por RTVE.es, el secretario de prensa es rotundo: "El conductor bebió mucho alcohol, perdió el control y el coche se estrelló", afirma.

La periodista Bond cree que "no hay nada nuevo que añadir", aunque reconoce que "las teorías de conspiración aún siguen aflorando".

Y así lo afirmó la investigación francesa, que achacaron el accidente al "exceso de velocidad" del vehículo.

Un documental destapa los problemas entre Carlos y Diana de Gales dos décadas después de la muerte de Lady Di

La conclusión del tribunal: "Un accidente"

Tras la primera investigación dirigida por Francia, un tribunal británico, liderado por el entonces jefe de la Policía Metropolitana de Londres, Lord Stevens, concluyó, nueve años después de su muerte, que Diana no fue asesinada. El informe de la ‘Operación Paget’ fue claro: la muerte
de la pareja y el conductor, Henri Paul, se habría evitado de haber llevado el cinturón de seguridad. Además, se descartó cualquier contacto entre el Duque de Edimburgo y el MI6. Sí se confirmó, sin embargo, la colisión con un Fiat Uno, pero la investigación concluyó que sería "casi imposible" identificar a la persona al volante.

El ex portavoz de Buckingham niega que Diana estuviera embarazada ni que fuera a comprometerse. "Le gustaba la idea del matrimonio pero, simplemente, no iba a ocurrir", explica. Lo cierto es que el tribunal sí demostró que Dodi Al Fayed había comprado un anillo antes de la muerte, pero descartó que Diana estuviera embarazada. 

"En vez de ayudar, hicieron fotografías de su muerte"

Lo que sí dictaminaron los investigadores, fue que Diana de Gales había manifestado a su abogado Lord Mischon en 1995 su percepción de que tanto ella como Camilla Parker "tenían que ser apartadas"

En cualquier caso, la asfixiante persecución de los paparazzis, unido al estado de embriaguez de Henri Paul (duplicaba la tasa de alcoholemia británica) y el exceso de velocidad del Mercedes-Benz S280 negro fueron los ingredientes de un cóctel explosivo que conmocionó a millones de personas. 

El príncipe Enrique ha descrito recientemente el desprecio que sintió hacia el trabajo de los paparazzi.

"Las personas que la persiguieron por el túnel fueron las mismas personas que la fotografiaron mientras todavía estaba muriendo en el asiento trasero del coche. Guillermo y yo lo sabemos. Nos lo han confirmado en muchas ocasiones. Tenía una lesión bastante grave en la cabeza pero seguía viva en el asiento de detrás y esa gente que provocó el accidente, en lugar de ayudar, hicieron fotografías de su muerte, que llegaron a todas las redacciones de este país", ha explicado en un documental.

La princesa 'eterna' del pueblo británico

Diana Frances Spencer comenzó su relación con el príncipe Carlos de Inglaterra cuando solo tenía 18 años. Al año siguiente, en 1981, contrajo matrimonio y se convirtió en la princesa de Gales. 'Lady Di' se vio obligada a acostumbrarse a la vida pública con las primeras persecuciones de los fotógrafos que merodeaban por su piso de soltera, en el barrio de Kensington, y a la salida de su trabajo en una guardería londinense.

La boda real, que fue retransmitida en directo en todo el mundo atrajo a miles de ciudadanos británicos que vitorearon el nombre de Diana.

"Fue el peor día de mi vida", llegó a contar la propia princesa al periodista Andrew Morton. Según Diana, a partir de ahí empezaron sus problemas con el matrimonio. Y, como si de una premonición se tratase, la princesa siempre confesó que tenía la sensación de que “nunca
sería reina”.

El 'sí quiero' del príncipe Carlos y Lady Di

"Pensaba que no era lo suficientemente buena y lo pagué conmigo misma"

Diana confesó sus episodios bulímicos en 1992, en el libro de Andrew Morton, Diana: su verdadera historia. La princesa afirmó además, en unas entrevistas grabadas por Peter Settelen, sentirse "rechazada por la familia", que, según la princesa, conocía su problema "y culpaban al fracaso del matrimonio". Diana se escudó en su baja autoestima y explicó que "no era lo suficientemente buena para la familia y lo pagué conmigo misma". 

'Lady Di', que siempre sospechó de un idilio del príncipe Carlos con Camilla Parker, temía a Camilla y así lo manifestó. "Mi suegro le dijo a mi marido: "si tu matrimonio no funciona, siempre puedes volver a ella después de cinco años" según reconoció la princesa en un polémico documental emitido este mes en Channel 4.  

Varias personalidades cercanas a Diana de Gales han criticado la emisión de unas declaraciones que ya vieron la luz en Estados Unidos, donde Diana hablaba de su relación con el príncipe. Arbiter, que en el momento de la conversación con RTVE.es no había visto el programa, opina que "emitir grabaciones privadas de la princesa es un error y tiene muy mal gusto" y cree que sólo se hace "por publicidad y dinero". 

La vida de la princesa, en imágenes

Dos décadas años sin Diana de Gales

anterior siguiente
15 Fotos 1 / 15 ver a toda pantalla
  • Carlos de Inglaterra y Diana Spencer anuncian su compromiso

    Carlos de Inglaterra y Diana Spencer anuncian su compromiso

    Imagen tomada el 24 de febrero de 1981 que muestra al príncipe Carlos de Inglaterra con su prometida Lady Diana Spencer en el día en el que anunciaron su compromiso matrimonial, en los jardines del palacio de Buckingham de Londres. Diana se comprometía a los 19 años con el el príncipe, de 30 años. 

  • Carlos de Inglaterra y Diana de Gales se casaron el 29 de julio de 1981

    Carlos de Inglaterra y Diana de Gales se casaron en 1981

    La primera boda del príncipe Carlos fue retransmitida por televisión por todo el mundo con alrededor de 750 millones de espectadores. El matrimonio, que duró 15 años, culminó con el divorcio en 1996. Diana confesó al periodista Andrew Morton que el día de su boda fue "el peor día" de su vida. Durante sus años de casada, los celos y las sospechas de infidelidad por la relación de Carlos y Camila Parker atormentaron a la princesa. 

    EFE

Guillermo y Enrique, príncipes huérfanos "traumatizados" de por vida

Los hijos de Diana de Gales, el príncipe Guillermo y el príncipe Enrique, han sorprendido este año a la opinión pública británica al relatar, por primera vez, cómo vivieron la pérdida de su madre.

Los dos han defendido a las víctimas de bulimia, "una enfermedad real", y Guillermo ha afirmado estar "orgulloso de lo que hizo" su madre. 

En este sentido, Jennie Bond explica que "sufrieron de la misma manera en que cualquier otra persona lo haría. Nos hemos dado cuenta de que lo pasaron peor de lo que creíamos, porque a lo largo de los daños se mostraron apenas sin secuelas, su tristeza fue cubierta. Son unos jóvenes tremendamente compasivos”.

El príncipe Guillermo ha explicado que "cuando vives algo tan traumático como la muerte de tu madre a la edad de 15 años, tal y como, tristemente lo ha hecho mucha gente, y nadie quiere experimentarlo, o te construirá o te romperá, y yo no quería permitir que me rompiera, quería que me construyera. Quería que ella estuviera orgullosa de la persona en la que me convertiría.

Los dos han conmovido al recordar su última conversación con su madre. En el documental Diana:nuestra madre, emitido este lunes en TVE, detallan que la cortaron muy rápido porque querían regresar a sus juegos en Balmoral.

El propietario del Café Diana cuenta a RTVE.es una anécdota que le sirvió para ser consciente del sufrimiento de los hijos tras la pérdida de su madre. "Recuerdo que un día, cuando Enrique tenía 16 años, vino al bar, se quedó mirando las fotografías y se marchó. En ese momento me di cuenta de cuánto echaba de menos a su madre", cuenta Fattah, que explica que los príncipes han visitado el local que, en varias ocasiones, visitaron con su madre.

Bond destaca que, con las declaraciones de los príncipes, "nos hemos dado cuenta de que lo pasaron peor de lo que creíamos, porque nunca antes habían exhibido sus secuelas, su tristeza fue cubierta".

Los príncipes William y Harry tuvieron que desfilar tras el féretro de su madre

Los príncipes William y Harry tuvieron que desfilar tras el féretro de su madre. AFP / Adam Butler

Guillermo tenía 15 años cuando perdió a su madre y Enrique tenía 12 años. Los dos acudieron al entierro de su madre, el 6 de septiembre de 1997, sumidos en la tristeza, y expuestos al público. 

A este respecto, el hermano de Diana, Charles Spencer, ha negado recientemente en una entrevista en la BBC que los hijos quisieran caminar detrás del féretro de su madre.

"El Palacio nos mintió, nos dijo que los príncipes querían hacerlo, y por supuesto que no", dijo, después de referirse a ese momento del funeral como "la media hora más aterradora de mi vida".

Fue Informe - Adiós, Diana (Funeral de Diana de Gales) - Ver ahora

"Mantener vivo su recuerdo"

Ahora, 20 años después de su muerte, Reino Unido intenta mantener vivo el recuerdo de su princesa más querida. La 'dianamanía' (fiebre por Diana), de la que habla Jennie Bond, sigue viva. "Hay un grupo de gente fanática que se acuerda de cada aniversario, año tras año", explica la periodista.

De hecho, en las tiendas de souvenirs de la capital británica siguen encabezando las listas de ventas los artículos con las fotos de 'Lady Di'. En los almacenes Harrods, propiedad de la familia Al Fayed, se venden fotografías originales del matrimonio Diana-Carlos por miles de libras. En los establecimientos turísticos, parafernalia de todo tipo: platos, vasos, llaveros, camisetas...

Desde que Kate Middleton se convirtiera en la princesa Catalina al casarse con el príncipe Guillermo en 2011, las comparaciones entre Catalina y Diana han sido inevitables. Quizá los británicos han reemplazado la figura de Diana con la de la esposa de Guillermo. Arbiter se irrita cuando le preguntamos por Kate Middleton: "Lo primero, jovencita, es que se llama Duquesa de Cambridge, asevera. "No es una copia de Diana, es absurdo compararlas porque son personas diferentes", explica el ex secretario de prensa real.

Jennie Bond discrepa. En su opinión, el público ha olvidado a Diana "más rápido de lo que yo esperaba, porque los miembros más jóvenes de la realeza se han convertido en estrellas", cuenta, mientras descarta que los ciudadanos "admiren a Catalina".

El Café Diana de Londres mantiene vivo el recuerdo de la princesa
El Café Diana mantiene vivo el recuerdo de Lady Di

El Café Diana de Londres mantiene vivo el recuerdo de la princesa Reuters / Hannah Mckay

Quien sí ha conseguido inmortalizar a Diana de Gales es el Café Diana. El socio que regenta el local, Fouad Fattah, relata que "no hablamos de ella para mantener vivo su recuerdo".  

Fattah está convencido de que el público tampoco lo ha hecho mientras explica que "muchísimos turistas y clientes vienen atraídos por su recuerdo". Está convencido de que dentro de 20 años, la gente acudirá a su establecimiento para recordarla. Este año es especial, han llenado el local de flores y fotos fuera del restaurante. "Hay muchos señores de 70 y 80 años que vienen con sus nietos y les explican quién era Diana y por qué su figura fue tan importante", narra.

Tan idolatrada, que Bosnia, país que acogió el último viaje oficial de la princesa, homenajeó a principios de agosto a la ‘inmortal’ Lady Diana.

Noticias

anterior siguiente