Enlaces accesibilidad

Un equipo de arqueólogos descubre restos de un gran campamento vikingo en la campiña inglesa

  • Miles de vikingos se preparaban para la conquista de Inglaterra a finales del s. IX
  • Fue utilizado como posición defensiva y estratégica en los meses de invierno
  • Ha habido más de un millar de hallazgos, incluyendo más de 300 monedas

Por
Barcos vikingos
Barcos vikingos. Getty Images

Un equipo de arqueólogos de las universidades de Sheffield y York ha descubierto un gran campamento que albergó a miles de vikingos que se preparaban para la conquista de Inglaterra a finales del siglo IX.

Establecido en Torksey, a orillas del río Trent en Lincolnshire, el campamento fue utilizado como la posición defensiva y estratégica de los vikingos invasores durante los meses de invierno.

La investigación ha revelado cómo el campamento fue utilizado por miles de guerreros vikingos, mujeres y niños que vivían allí temporalmente en alojamientos de tiendas de campaña. También utilizaron el sitio como base para reparar barcos, fundir metales robados, fabricar, comerciar y actividades lúdicas.

La profesora Dawn Hadley, que ha dirigido la investigación del Departamento de Arqueología de la Universidad de Sheffield, ha explicado que "el campo de los vikingos en Torksey era mucho más que un puñado de guerreros robustos, una base enorme, más grande que la mayoría de las ciudades de la época, completada con comerciantes, familias, banquetes y entretenimiento".

"De lo que se ha encontrado en el sitio, sabemos que estaban reparando sus barcos allí y fundían el oro y la plata saqueados para hacer lingotes o barras de metal con las que solían comerciar", ha señalado.

Encuentran más de 300 monedas

También ha habido más de un millar de hallazgos por detectores de metal y arqueólogos, incluyendo más de 300 monedas. Incluyen más de 100 monedas de plata árabes que habrían llegado a la zona a través de rutas comerciales establecidas por los vikingos.

"Los vikingos habían atacado a menudo los monasterios costeros expuestos y regresaban a Escandinavia en invierno, pero a finales del siglo IX llegaron en mayor número, y decidieron quedarse. Esto envió un mensaje muy claro de que ahora planeaban no sólo para saquear e incursionar sino para controlar y conquistar", ha dicho el profesor Julian Richards, del Departamento de Arqueología de la Universidad de York.

La ubicación exacta y la escala del campo en Lincolnshire se ha debatido durante muchos años, pero ahora la investigación de Sheffield y York está comenzando a revelar la verdadera extensión del campo. Ahora se cree que tuvo por lo menos 55 hectáreas de tamaño, más grande que muchos pueblos y ciudades de la época, incluyendo York.

Utilizando el análisis del paisaje, la investigación ha sido capaz de revelar la topografía del campamento. Con el río Trent al oeste y las tierras circundantes propensas a inundaciones a este día, su valor como posición defensiva se hace evidente.

Noticias

anterior siguiente