Enlaces accesibilidad

Hollywood se amuralla contra Donald Trump

  • Las críticas a las políticas del presidente estadounidense jalonan la gala
  • Jimmy Kimmel interpela vía Twitter al presidente
  • El ausente Asghar Farhadi y Gael García Bernal, los más combativos

Por
Hollywood se amuralla contra Donald Trump

La previsión era que las críticas hacia Donald Trump fuera uno de los hilos conductores de la gala. Y sí, pero no tanto. En los discursos de agradecimiento, ninguno de los cuatro actores ha aludido directamente. Tampoco Damian Chazelle al recibir el Oscar a mejor dirección. Ni los productores de Moonlight, aunque bastante tenían con asumir que habían ganado un Oscar tras el histórico error de la entrega.

Y eso que la alfombra roja apuntaba a combate con numerosos actores y actrices luciendo un lazo azul en apoyo a la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU), el grupo defensor de los derechos civiles más importante de Estados Unidos, que ha batallado activamente con contra la ley migratoria del presidente.

En las entrevistas de la alfombra, se repetía una idea fuerza: hay que buscar una nueva narrativa para contrarrestar la del presidente. Pero la mayoría de declaraciones hablaban en términos generales de tolerancia y respeto, sin entrar al trapo. Entre los que respondieron directamente, Viggo Mortensen: "No sé si dan cuenta de que hay más de 50 millones de ciudadanos en este país que no solo hablan ese idioma, sino que es su lengua principal. Es una vergüenza".

Jimmy Kimmel, comenzaba su monólogo con un chiste-lamento: "Esta retransmisión la ven más de 250 países que ahora nos odian" y hacía un llamamiento “a la conversación civilizada, seamos progresistas o conservadores”.

"Gracias al presidente Trump: los Oscar ya no son racistas", continuaba aludiendo irónicamente al incremento de películas de actores afroamericanas en 2017. Y otra puya directa recordando que Trump calificó a Meryl Streep “actriz sobrevalorada” tras los Globos de Oro. “Un inmerecido aplauso para esta actriz sobrevalorada”, pedía el presentador. Y para saludar a la actriz francesa Isabelle Huppert: "Me encanta que te hayan dejado entrar en el país".

Pero la atmósfera antitrump se evaporó hasta el Oscar a mejor película de habla no inglesa. El ganador, el director iraní Asghar Farhadi, ya había anunciado que no acudiría en protesta por las leyes migratorias impulsadas por la administración Trump. Su discurso, leído por Anousheh Ansari, ingeniera iraní-estadounidense, fue una enmienda a la totalidad de esas leyes.

Farhadi denunció la "falta de respeto" hacia los habitantes de su país y acusó a Trump, sin mencionarle, de "dividir el mundo entre nosotros y nuestros enemigos" y "generar guerra", frente a la "empatía" que crean los directores de cine, "hoy en día más necesaria que nunca".

Solo Gael García Bernal rompió el protocolo de entregadores para salirse del guion: "Como mexicano, como latinoamericano y como ser humano, me opongo a cualquier muro que quiera separarnos".

Kimmel envió dos tuits al presidente en espera de la posible respuesta del presidente. ¿Llegará?

Noticias

anterior siguiente
-->