Enlaces accesibilidad

El rey lanza un mensaje de seguridad en la primacía y defensa de nuestra Constitución y la unidad de España

  • Don Felipe llama a la unidad de todos los españoles ante la incertidumbre política
  • Destaca que en España caben todas las realidades nacionales y formas de sentirse español
  • Pide crecimiento económico sostenido para crear empleo de calidad
  • Señala el terrorismo y los refugiados como algunos de los grandes desafíos
  • Por primera vez el mensaje navideño del rey tiene como escenario el Palacio Real
  • El mensaje completo del rey en pdf

Por
Mensaje de Navidad de Su Majestad el Rey de 2015

El rey Felipe ha comenzado el tradicional mensaje de Navidad llamando a que la “voluntad de entendimiento y el espíritu fraternal” sea lo que marque las relaciones entre los españoles en estos días de incertidumbre política tras los resultados de las elecciones generales.

Un discurso para la historia que el rey ha transmitido por primera vez desde que se reinstauró la democracia en España en forma de Monarquía Parlamentaria en el Palacio Real, la residencia oficial de los reyes de España. El lugar de las grandes ocasiones de la Monarquía, el de los “actos de Estado” en los que se quiere “expresar, con la mayor dignidad y solemnidad, la grandeza de España”, ha expresado Don Felipe.

El Jefe del Estado ha afirmado que “sinceramente”, en un momento en el que “vivimos tiempos en los que es más necesario que nunca reconocernos en todo lo que nos une” hay que “poner en valor lo que hemos construido a lo largo de los años” y “ensalzar todo lo que somos, lo que nos hace ser y sentirnos españoles” en un país en el que, como dijo en su discurso de investidura “en la España constitucional caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben las distintas formas de sentirse español; de ser y de sentirse parte de una misma comunidad política y social, de una misma realidad histórica, actual y de futuro”.

Un mensaje navideño en el que el rey ha dejado claro que la diversidad de los españoles, lejos de ser un elemento disgregador, “explica nuestra identidad”, definida por “una cultura que ha traspasado tiempos y fronteras”, una esencia “enriquecida por nuestra lengua común, junto a las demás lenguas de España”.

Somos, ha enfatizado Don Felipe, “un gran Estado, cuya solidez se basa hoy en unos mismos valores constitucionales que compartimos y en unas reglas de convivencia que nos hemos dado y que nos unen”. Un país en el que se “reconoce nuestra diversidad en el autogobierno de nuestras nacionalidades y regiones”. 

El rey ha recordado que "la ruptura de la Ley, la imposición de una idea o de un proyecto de unos sobre la voluntad de los demás españoles, solo nos ha conducido en nuestra historia a la decadencia, al empobrecimiento y al aislamiento", "un error de nuestro pasado que no debemos volver a cometer".

En el momento de reconocer los valores que conforman el país, el rey ha aseverado que hay muchas razones para poder afirmar “que ser y sentirse español, querer, admirar y respetar a España es un sentimiento profundo, una moción sincera, y es un orgullo muy legítimo”.

Elecciones generales

Con la actualidad como hilo conductor de sus palabras, Don Felipe ha recalcado que tras las elecciones generales, España “inicia una nueva legislatura que requiere todos los esfuerzos, todas la energías, todas las voluntades de nuestras instituciones democráticas para asegurar y consolidar lo conseguido a lo largo de las últimas décadas y adecuar nuestro progreso político a la realidad de la sociedad española de hoy”.

El rey llama al "diálogo" y al "entendimiento" para mantener la unidad

De forma especial, el rey ha destacado que “nuestro camino es ya, de manera irrenunciable, el del entendimiento, la convivencia y la concordia en democracia y libertad”. Ha advertido Don Felipe de la necesidad de “respetar nuestro orden constitucional”, que es tanto como “defender la convivencia democrática aprobada por todo el pueblo español; es defender los derechos y libertades de todos los ciudadanos y es también defender nuestra diversidad cultural y territorial”.

Todo ello para “reiterar un mensaje de serenidad, de tranquilidad y confianza en la unidad y continuidad de España, un mensaje de seguridad en la primacía y defensa de nuestra Constitución”.

Crecimiento para crear empleo digno

Además de la situación política española, el rey también se ha referido a la economía, que ha definido como “una prioridad para todos”. Un período en el que “las instituciones tenemos un deber con las ciudadanos, las familias y especialmente con los más jóvenes, para que puedan recuperar lo que nunca se debe perder: la tranquilidad y la estabilidad con las que afrontar el futuro y la ilusión por un proyecto de vida hacia el mañana”.

Don Felipe ha defendido la necesidad de un “crecimiento económico sostenido” para “seguir creando empleo, y empleo digno –ha subrayado el monarca-“ y que también ”fortalezca los servicios públicos esenciales como la Sanidad y la Educación, y que permita reducir las desigualdades, acentuadas por la dureza de la crisis económica”.

Terrorismo y refugiados

No ha dejado de recordar el rey en su mensaje navideño a las víctimas del terrorismo. Una lacra ante la que “todos hemos sentido la indignación y el horror ante los atentados que han costado la vida a compatriotas nuestros, ante los terribles crímenes de París y de otros lugares del mundo, que son auténticos ataques a nuestro modelo de convivencia y a los más elementales derechos humanos”.

Totales Felipe VI

Tampoco ha olvidado Don Felipe los grandes retos a los que debe hacer frente Europa en general y España en particular, como “el drama de los refugiados” que “a todos nos ha conmovido” en su huida de la guerra, el de “los migrantes angustiados y acosados por la pobreza, y desafíos “como la lucha contra el cambio climático

Felipe VI ha terminado su mensaje navideño llamando a “desenterrar los enfrentamientos y los rencores; y sustituir el egoísmo por la generosidad, el pesimismo por la esperanza, el desamparo por la solidaridad”.

Y una petición: “tengamos fe y creamos en nuestro país”, porque “España tiene una resistencia a la adversidad, una capacidad de superación y una fuerza interior mucha mayor de lo que a veces pensamos. La fortaleza de España está en nosotros mismos; está en nuestro coraje, en nuestro carácter y en nuestro talento”.

Noticias

anterior siguiente