Enlaces accesibilidad

Histórica victoria de los conservadores en las elecciones en Polonia

  • Conservador y euroescéptico, Ley y Justicia gobernará con mayoría absoluta
  • Tras ocho años en el gobierno, Plataforma Ciudadana será segunda fuerza
  • La coalición de izquierdas queda, por primera vez, fuera del parlamento

Por
La candidata del partido de la oposición polaca, Ley y Justicia, Beata Szydlo, celebra el éxito electoral
La candidata del partido de la oposición polaca, Ley y Justicia, Beata Szydlo, celebra el éxito electoral REUTERS RSS

El principal partido de la oposición en Polonia, el nacionalista-conservador Ley y Justicia (PiS), se ha impuesto en las elecciones legislativas celebradas este domingo en el país en una victoria histórica que otorga la mayoría absoluta por primera vez a un partido desde la reintroducción de la democracia en 1989.

La próxima primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, ha obtenido el 37,5% de los votos (236 escaños de 460), mientras que el partido liberal de centro-derecha Plataforma Ciudadana (PO), pasa a ser, tras ocho años al frente del Gobierno, la segunda fuerza más votada con un 24% de los sufragios (139 diputados). Ahora, el futuro Gobierno del país queda en manos  de un partido considerado euroescéptico y contrario a las políticas de austeridad.

Ni la buena marcha de la economía, ni las reformas fiscales, ni tampoco el discurso del miedo han permitido que la candidata liberal, la primera ministra Ewa Kopacz, repita mandato. La propia Kopacz ha reconocido su derrota y ha felicitado a Szydlo. 

El tercer partido más votado ha sido el movimiento antisistema-populista del exrockero Pawel Kukiz, con un 8,8% (39 escaños), seguido de la formación ultraliberal Nowoczesna, con un 7,6% (31 diputados), y el Partido Campesino (PSL), con un 5,1% (14). Por su parte, el partido del monárquico radical Korwin Mikke obtiene el 4,9% de los sufragios, rozando el 5% mínimo que le permitiría entrar en el Parlamento y la izquierda se queda sin representación parlamentaria por primera vez desde la caída del comunismo. La coalición de partidos de ese frente, liderada por el SLD, ha cosechado el 7,5 de los votos, por debajo del umbral mínimo para conseguir escaños, que en el caso de coaliciones es del 8%.

Más de 30 millones de ciudadanos polacos estaban llamados a las urnas para elegir los 460 diputados y 100 senadores que componen las cámaras polacas.

Kaczynski recuerda el accidente de Smolensk

A esa victoria histórica se suma el hecho de que la jefatura del Estado está en manos de Andrzej Duda, vinculado a la formación conservadora, quien ganó las presidenciales del pasado mes de mayo.

El histórico líder del partido, Jaroslaw Kaczynski ha sido el encargado de dar el primer discurso de victoria, aunque a lo largo de toda la campaña electoral se ha mantenido en un segundo plano"Quiero dedicar esta victoria a nuestros compañeros fallecidos en el accidente aéreo de Smolensk",ha dicho Kaczynski, en referencia a los políticos de su partido, entre ellos su hermano gemelo, Lech, entonces jefe de Estado del país, muertos en el accidente del avión presidencial en en 2010 en el aeródromo ruso de Smolensk.

La referencia a la tragedia de Smolensk es significativa, ya que Ley y Justicia todavía rechaza que el accidente fuese fortuito, y defiende la teoría de que una mano negra estuvo detrás de la colisión del aparato. Tras esta intervención, Szydlo ha agradecido el apoyo de sus votantes y ha recordado que el éxito de su partido reside en "mantenerse cerca de los problemas reales de la gente, allí donde se trabaja duro, donde se encuentra la verdadera realidad de Polonia".

Se anticipan desavenencias con Bruselas

Ley y Justicia es una formación que apuesta por mayor intervencionismo del Estado en la economía, más impuestos para las corporaciones extranjeras, y que cuestiona la política de cuotas de refugiados y el sistema de reducción de emisiones de CO2, impuestos por Bruselas.

Asimismo, es un partido combativo con las minorías sexuales, los feministas, liberales y, en general, con cualquier colectivo que choque con los postulados de la iglesia Católica, lo que le ha llevado, por ejemplo, a oponerse a que la sanidad polaca financie la fecundación in vitro.

Un Gobierno en manos de Ley y Justicia anticipa desavenencias con Bruselas, especialmente en lo que se refiere a cómo solucionar la crisis de los refugiados -habrá que ver si acepta la cuota de 7.000 demandantes de asilo negociada por Kopacz semanas atrás- y en la futura adhesión de Polonia a la zona euro.

Noticias

anterior siguiente