Enlaces accesibilidad

El transexual Álex Salinas apostatará al negarle la Iglesia ser padrino de su sobrino, que ya no se bautizará

  • El joven dice sentirse "engañado" porque le dijeron que sí podría ser padrino
  • El obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, negó definitivamente su solicitud

Por
Álex Salinas, el joven transexual al que la Iglesia no ha permitido ser padrino de bautizo de su sobrino.
Álex Salinas, el joven transexual al que la Iglesia no ha permitido ser padrino de bautizo de su sobrino. EFE/Román Ríos

Álex Salinas, el joven transexual de San Fernando (Cádiz) al que la Iglesia le ha negado ser el padrino de bautismo de su sobrino, ha anunciado que piensa apostatar -esto es, renegar de la fe en Jesucristo recibida por el bautismo- y que, además, la familia ha decidido no bautizar finalmente al niño.

Así lo ha explicado Salinas a Europa Press, que indica que se convertirá en apóstata "por el engaño" al que asegura que ha sido sometido, pues, tras la negativa inicial, afirma que el párroco le dijo en agosto que sí podría ser padrino de su sobrino trasladándole "palabras textuales del obispo" de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, de quien critica que "ahora se lavará las manos".

"No quiero saber nada de la Iglesia", ha dicho a Efe en una entrevista este joven de 21 años que piensa "seguir luchando" para que él futuro sea distinto para los transexuales. "Los transexuales no llevamos una vida inadecuada, no estamos en un cuerpo equivocado, solamente nacemos con un cerebro diferente al cuerpo que tenemos", explica Alex Salinas.

Esto es así después de que Zornoza haya manifestado este martes "pública y definitivamente" en un comunicado que la solicitud de Salinas "no puede ser aceptada" porque es "evidente" que "no posee el requisito de llevar una vida conforme a la fe y al cargo de padrino", recogido en el Código de Derecho Canónico.

"El obispo me dijo que si Roma dice no es que no"

Este joven, que nació como una niña y ya tiene DNI de hombre, recibió el martes por la tarde, cuando iba con su hermana a la parroquia de su localidad natal para fijar la fecha del bautizo, una llamada del obispo en la que le comunicó la imposibilidad de que ejerciera, como era su deseo, de padrino de bautismo de su sobrino.

"Me dijo que había hablado directamente con Roma y que si Roma dice que no, es que no", cuenta Alex Salinas. Después le preguntó si era "buen cristiano" y él, ya enfadado, le dijo: "cómo puedes decirme si soy un buen cristiano, cuando ustedes no lo están siendo conmigo".

Casi al mismo tiempo se enteró de que el Obispado había emitido a los medios un comunicado explicando su decisión.

Tras lamentar que "nadie" de la Iglesia se haya puesto en contacto con él tras este "revés", Salinas explica a Europa Press que ya no luchará por ser el padrino de su sobrino, quien "si de mayor quiere pertenecer a la Iglesia será libre de hacerlo".

Finalmente, indica que sí continuará "denunciando y participando en las protestas y manifestaciones que hagan falta para seguir luchando por los derechos de otras personas" que se enfrenten a su misma situación.

 

Noticias

anterior siguiente