Enlaces accesibilidad

La asociación de guardias civiles pide un "protocolo" por escrito para actuar en Melilla

  • Denuncian que les ordenan abrir la valla de Melilla a los policías marroquíes
  • Piden seguridad jurídica para poder hacer frente a las demandas que reciben
  • La AUGC ve "un tanto desmesuradas" las acciones de sus agentes en Melilla
  • Sin embargo, señalan también las agresiones que sufren y la "presión" externa

Por
La Asociación Unificada de la Guardia Civil pide al Gobierno un "protocolo" que les dé respaldo jurídico en Melilla

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) pide al Gobierno un "protocolo de actuación claro y conciso" para que los agentes se sientan "respaldados jurídicamente" y no tengan que verse "envueltos en procedimientos penales por el cumplimiento de las órdenes verbales" que reciben en su actuación para evitar los intentos de salto masivo a la valla fronteriza de Melilla.

La AUGC, organización mayoritaria en el Cuerpo, ha hecho público un comunicado en el que dan su versión acerca de cómo tienen que enfrentarse a la presión migratoria en la valla de Melilla, en una semana en la que la ONG Prodéin ha difundido un vídeo en el que se ve a inmigrantes golpeados por agentes españoles y marroquíes en el pasillo del doble vallado fronterizo y Human Rights Watch ha denunciado "deportaciones" en Melilla.

En este sentido, compara las formas de actuación de Ceuta y denuncian que el proceder es distinto que en Melilla, donde hasta la tragedia de El Tarajal, el pasado mes de febrero, en la que murieron 15 personas intentando alcanzar a nado la costa ceutí, "las indicaciones" eran que se podía devolver en caliente al inmigrante mientras no hubiese superado las dos vallas y el cordón policial o mientras no se hubiese "perdido de vista" en su huída.

"A raíz de lo ocurrido en Ceuta, las directrices variaron y sólo se devuelve inmediatamente a los inmigrantes interceptados en el vallado fronterizo. Nos preguntamos el porqué de estos cambios en la actuación a realizar y el porqué estas indicaciones jamás son por escrito", plantea la asociación, que lamenta que la Guardia Civil está sometida "a un régimen militar donde el ordeno y mando es el imperativo legal existente".

Demandan seguridad jurídica

La agrupación de guardias civiles recuerda además que la previsión legal es identificar en dependencias de la Policía Nacional al migrante interceptado y abrir un proceso administrativo para su devolución y, "sea más o menos efectivo este procedimiento" o "guste más o menos", es "lo que las leyes tienen fijado realizar".

"Si por parte del Gobierno central se quiere actuar de forma diferente, pues si no la lucha contra la inmigración no sería efectiva, solicitamos de una vez por todas cierta seguridad jurídica y se nos dé por escrito, por si fuéramos requeridos por un juzgado, caso que ya está ocurriendo, podamos y tengamos con qué defendernos", reclama la AUGC.

La AUGC denuncia también que a los agentes de Melilla les ordenan abrir la puerta de la valla para que los policías marroquíes efectúen las devoluciones 'en caliente' a los inmigrantes que acceden al intervallado y que estos actúan "con prácticas nada propias de la época en la que vivimos. Tengan claro que los guardias civiles por iniciativa propia nos son los que toman esas decisiones", asegura.

Presión "extrema" de las ONG y los tribunales

Asimismo, la organización destaca que los agentes en la zona están sometidos a una presión "extrema" entre las "agresiones" que sufren por parte de los migrantes, las denuncias de las ONG, que "día tras día intentan criminalizar" al colectivo, y "los juzgados que admiten a trámite querellas de ONG acusando a guardias de cometer diversos delitos".

Lamentan que "hoy en día prima más la devolución del inmigrante que la integridad física del guardia"

La asociación de guardias civiles dice que los inmigrantes "no dudan lo más mínimo en morder" ni en "apedrear, golpear y lo que sea necesario con tal de evitar ser interceptado", conductas que, asegura, "quedan totalmente impunes pues hoy en día prima más la devolución del inmigrante que la integridad física del guardia".

"No podemos ejercer nuestro derecho a denuncia pues siempre son devueltos en el momento, por lo que no hay agresor", afirma el comunicado.

En ese sentido, reconocen "un tanto desmesuradas" las actuaciones de los agentes la semana pasada tras un salto de inmigrantes a la valla de Melilla, documentadas en vídeo por dos ONG. No obstante, incide en que "no son la práctica habitual", que la percepción sería distinta si se mostrase lo que ocurrió antes, y pide que no se juzgue a todo el cuerpo por "una gota en el mar".

La ONG Human Righs Watch y la española Prodein han difundido videos para demostrar que hubo actuaciones irregulares de la Guardia Civil en la frontera de Melilla el pasado 13 de agosto, cuando cerca de 600 inmigrantes intentaron saltar la valla fronteriza. El delegado de Gobierno en Melilla pide que no se criminalice la labor de la Guardia Civil.

Según explica, no es "razonable ni ético analizar estas imágenes de escasos segundos" cuando ese salto a la valla duró cerca de 16 horas. "Los directivos de AUGC Melilla sabemos perfectamente de lo que hablamos pues nosotros prestamos servicio en el vallado fronterizo y sufrimos los momentos de tensión que allí se viven", añaden.

Por eso, pide que se capten también los momentos previos a los saltos, "donde las piedras a modo de lluvia caen sobre suelo español" y los inmigrantes que superan la primera valla "'pasan' por encima" de los agentes".

 

Noticias

anterior siguiente