Enlaces accesibilidad

La ofensiva israelí deja a la mitad de la población de Gaza sin acceso a agua potable

  • La operación militar recrude la emergencia humanitaria en la Franja
  • A las bombas se suman otros riesgos: la falta de alimentos y medicinas

Por
La ofensiva israelí deja a la mitad de la población de Gaza sin acceso a agua potable

La mitad de la población de la Franja de Gaza -unas 900.000 personas-, no tienen acceso a agua potable, según han denunciado las agencias humanitarias de las Naciones Unidas, que alertan de la amenaza de muertes por deshidratación y de la posibilidad de que crezcan enfermedades contagiosas en la Franja.

"Nuestras estimaciones indican que sólo la mitad de las fuentes de agua y las instalaciones de tratamiento están operativas. Calculamos que unas 900.000 personas están privadas de agua", ha afirmado en rueda de prensa el portavoz de UNICEF Chris Tidey.

La ONU ya denunció hace unos días que varios técnicos que intentaban reparar los sistemas de distribución de agua murieron víctimas de los bombardeos del Ejército israelí. Asimismo, Tidey ha señalado que otras 800.000 personas no pueden beber el agua que sale de sus grifos tras constatarse que las tuberías están contaminadas.

"La UNRWA (agencia de la ONU para el pueblo palestino) ya alertó esta semana de que se cree que los sistemas de agua potable de Gaza estarán contaminados durante los próximos tres años ha afirmado la directora de Comunicación de la ONU en Ginebra, Corinne Momal-Vanian.

La diarrea, una enfermedad fatal para los niños

Tidey ha dicho que, por ahora, no han detectado ningún brote de enfermedades transmitidas por el agua contaminada, pero que es un escenario que puede surgir en cualquier momento.

Fadéla Chaib, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha afirmado que la agencia está "muy preocupada por la aparición de enfermedades, especialmente la diarrea, que puede aparecer muy rápidamente si no hay agua potable ni sistemas de saneamiento en funcionamiento". "Para un bebé o un niño, la diarrea puede ser una enfermedad fatal. Si un niño no es rehidratado correctamente puede morir en cuestión de horas", advierte.

Ha recordado que además de agua, se necesitan soluciones de rehidratación y medicamentos para tratar las eventuales infecciones, pero recordó que "varias" instalaciones hospitalarias han sido destruidas, por lo que la distribución de medicamentos y la atención médica está drásticamente mermada.

Por otra parte, Elisabeth Byrs, portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PAM) ha explicado que en la última semana han distribuido alimentos a más de 20.000 personas, un esfuerzo que esperan aumentar la próxima semana hasta 85.000.

Llueve sobre mojado en Gaza

"La situación en Gaza antes de esta ofensiva era ya muy precaria y ahora es insostenible". Así de contundente se ha mostrado Corinne Momal-Vanian respecto a la situación de emergencia social que viven los gazatíes.

Y es que desde que Israel impuso el bloqueo militar sobre la Franja, más de 1.400.000 hombres, mujeres y niños palestinos han quedado atrapados en una superficie de tan sólo 40 kilómetros de largo y 9,5 kilómetros de ancho. La densidad de población en este territorio (4.505 personas por kilómetro cuadrado) es una de las más altas del mundo.

Según Amnistía Internacional, la pobreza extrema y la subida del precio de los alimentos causada por la escasez han hecho que cuatro de cada cinco habitantes de Gaza dependan de la ayuda humanitaria.

El bloqueo israelí afecta a casi todos los aspectos de la vida cotidiana en Gaza. Por ejemplo, el bloqueo impide la entrada de productos básicos, tales como combustible o alimentos, que acaban siendo trasladados a la Franja a través de actividades de contrabando mediante túneles subterráneos que llegan a alcanzar los 10 metros de profundidad. Esto provoca que los precios sean extremedamente altos, especialmente ahora que la Franja está siendo bombardeada y el acceso a los bienes básicos se ha hecho incluso más costoso.

Otra consecuencia del bloqueo es la restricción al libre movimiento de los gazatíes. Los pasos fronterizos en la frontera con Israel están fuertemente regulados. Mientras, el que ha sido el principal punto de acceso y salida de Gaza, el paso de Rafah, situado en la frontera con Egipto, ha incrementado su control. Según diversas ONGs, en la primera mitad de ese año, unas 40.000 personas cruzaban por Rafah cada mes, y desde julio a diciembre, el tráfico fue reducido a unos 9.500. Cuando el control se intesifica, el número de túneles se incrementa.

(En este vídeo, grabado por TVE en 2009, se puede observar cómo son los túneles que unen Gaza con el exterior).

El enviado especial de TVE se adentra en los túneles de Gaza

Niveles de pobreza extremos

“Todas las mañanas, lo primero que hago es ir a la cocina. Si hay comida, voy a la escuela; si no hay, voy a trabajar”, relata Ayman, un joven de 15 años residente en Khuza’a, una aldea empobrecida en el sur de Gaza en un informe para UNICEF en el año 2011.

La pobreza en Gaza afecta a los grupos más desfavorecidos. Según el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA), desde que comenzó el bloqueo el número de refugiados que vive en la más absoluta pobreza en la Franja de Gaza se ha triplicado.

Los gazatíes llevan sufriendo esta situación desde hace varios años. Así lo recogía un informe de varias ONGs -Amnistía Internacional, Care Internacional, Médicos del Mundo, Oxfam, Save the Children, entre otras- en 2009. Algunos de los datos aportados en el informe señalaban que el desempleo se elevaba al 40%, los hospitales carecían de electricidad; el 70% de las familias viven con menos de un euro por persona al día, con precios en alza y en muchos casos desorbitados por la escasa oferta.

A estos datos se suman el coste económico y social que han supuesto las distintas ofensivas israelíes sobre la Franja de Gaza en la última década. Y el incalculable coste humano. Al menos 274 palestinos han muerto desde que empezó la operación Margen Protector -48 de ellos niños y 29 mujeres-, y hay 1.585 personas -435 de ellos son menores y 282 mujeres-.

Así mismo, los intensos bombardeos han destruido al menos 1.600 casas y ha obligado a desplazarse a 10.000 personas. 

Noticias

anterior siguiente