Enlaces accesibilidad

El juez pregunta a las partes si debe imputar a la infanta Cristina por fraude y blanqueo de capitales

Por
El juez pregunta de nuevo a las partes del caso Nóos si debe imputar a la infanta Cristina

El juez que instruye el caso Nóos, José Castro, ha pedido a las partes que se pronuncien sobre si tiene que imputar a la infanta Cristina por los supuestos delitos de fraude fiscal y blanqueo de capitales.

El instructor les ha dado cinco días, en una providencia dictada este lunes, para que "hagan las alegaciones que estimen pertinentes en relación con una hipotética citación de doña Cristina de Borbón para que comparezca a prestar declaración en calidad de imputada".

Lo hace después de haber recibido la documentación que le faltaba de la Agencia Tributaria sobre el papel de la hija del rey en la empresa Aizoon, que compartía al 50% con su marido, Iñaki Urdangarin. Según este último informe, los duques de Palma destinaron 698.824 euros de Aizoon a gastos personales. La mayoría, cerca 437.000 euros, fueron a parar a la reforma del llamado palacete de Pedralbes. 

Tras este plazo de cinco días, que concluye a mediados de la semana que viene, el juez tendrá que dictar después un auto citándola como imputada o archivando la causa. Esta decisión podría producirse a finales de diciembre o principios de enero, según explican fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

El fiscal Pedro Horrach ya se pronunció en contra de la imputación de la infanta, antes de que le preguntara el magistrado, el pasado 14 de noviembre. La Fiscalía argumentó que el juez no había aportado "un solo elemento de prueba que vincule a doña Cristina de Borbón con actividades delictivas, propias o ajenas". "Las meras conjeturas o sospechas no constituyen elementos válidos de imputación", señaló Horrach.

Después del pronunciamiento de Anticorrupción, el juez recibió el pasado 5 de diciembre los informes de la Agencia Tributaria que estaban pendientes, últimas diligencias que había ordenado antes de pronunciarse sobre una eventual nueva imputación, informa Efe.

La primera imputación de la infanta Cristina

El juez José Castro ya imputó a la infanta Cristina a principios de abril al apreciar indicios de "cooperación necesaria" al consentir supuestamente que Iñaki Urdangarin usara su parentesco con la Casa Real para sus negocios. El caso Nóos investiga el presunto desvió de seis millones de euros de dinero público.

Apenas un mes después, la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca suspendió la imputación de la hija del rey -estimando en parte el recurso de la Fiscalía- al sostener que los indicios apuntados por el instructor no permitían sostener la imputación "por su debilidad, su inconsistencia y carácter equívoco".

Sin embargo, la Audiencia Provincial pidió al juez José Castro que recabara más información para una futura imputación porque no se podía descartar en aquel momento "un delito contra la Hacienda pública, y tal vez, posiblemente, un delito de blanqueo de capitales", por parte de la infanta.

La Audiencia apuntó al hecho de que tanto Urdangarin como la infanta se habrían beneficiado de los ingresos procedentes del Instituto Nóo así como del dinero defraudado a Hacienda a través de Aizoon.

Gastos particulares de Urdangarin y la infanta

Según el tribunal, el dinero que de forma presuntamente irregular percibió Aizoon desde Nóos no se  quedó en la cuenta de la primera entidad, sino que se destinó a  gastos particulares del matrimonio, como la reforma de su vivienda  familiar, con su posible "conocimiento del origen ilícito y  delictivo" de estos fondos.

La Audienci incidía en que la infanta podía desconocer el origen ilegal del dinero público, pero que lo que resultaba "más dudoso" es que "desconociera que esos ingresos podían suponer un delito contra la Hacienda Pública" puesto que Nóos, aunque declaraba al fisco, no pagaba el impuesto de sociedades por constar  inscrita como sociedad sin ánimo de lucro, informa Europa Press.

En esta misma línea, la Audiencia señalaba que la infanta "debería  saber o conocer que Aizoon era una sociedad pantalla y que su marido  la utilizaba para defraudar a Hacienda", tanto en lo que al impuesto  de sociedades se refiere como respecto al IRPF, y que "se ha  enriquecido con contratos ilegales y dinero público por facturas  giradas por Aizoon a Nóos".

Noticias

anterior siguiente