Enlaces accesibilidad

Sánchez-Camacho propone al PP un nuevo modelo de financiación para Cataluña

  • Se basaría en limitar la solidaridad y la ordinalidad en el reparto de recursos
  • Pide a su partido que lidere una "nueva transición" ante el proceso soberanista
  • ERC y PSC han asegurado que esta propuesta  "llega tarde"

Por
Sánchez-Camacho propone al PP una revisión del modelo de financiación para Cataluña

La líder del Partido Popular en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, quiere una respuesta inmediata al desafío soberanista lanzado por Artur Mas.

Por eso, este lunes propone a la dirección de su partido que Cataluña cuente con un modelo de financiación propio que se basaría, a grandes rasgos, en garantizar la ordinalidad y limitar el principio de solidaridad que implica el reparto de fondos entre comunidades.

La fórmula se asemejaría a la que utilizan los lander alemanes donde las autonomías no pierden posiciones en el ránking de riqueza tras aportar a la caja común.

Camacho ha ido un paso más allá y ha pedido al PP que lidere una "nueva transición" en España como solución al proceso soberanista. "No podemos no hacer nada", ha dicho la dirigente popular en una entrevista en la Ser en la que le ha pedido a Artur Mas "que explique sus mentiras", avanza EFE.

Sánchez-Camacho ha esbozado su plan para contrarrestar el soberanismo, antes de asistir por primera vez a la reunión del comité de dirección del partido en Madrid, donde presentará una propuesta que aún no tiene la aprobación de Rajoy, pero que "se está analizando", según recoge Europa Press.

"El PP a nivel nacional debe tener el liderazgo para dar alternativa, respuesta y solución al problema en Cataluña, porque las cosas no se pueden quedar como están, no podemos estar sin hacer nada. Se debe impulsar una modificación profunda del modelo de financiación. Estamos en una etapa nueva de nuestro proceso democrático, una nueva transición debe iniciarse ahora", ha dicho.

Límites en la solidaridad en la financiación

Sánchez-Camacho, que "confía profundamente" en que su partido tome en consideración su planteamiento, ha insistido en la necesidad de revisar "las disfunciones del modelo autonómico" e impulsar un nuevo modelo de financiación" para Cataluña.

"Cataluña no puede tener un concierto vasco, un pacto fiscal, pero sí se puede modular en dos aspectos. Uno, la solidaridad, donde se deben establecer límites. Y en segundo lugar, el principio de ordinalidad. No se pueden aportar grandes recursos a otras comunidades para pagar subvenciones y, mientras éstas bajan impuestos, en Cataluña la presión fiscal es muy alta", ha detallado.

"No rompe la caja común"

La presidenta del PPC ha reconocido que deberá hacer "una labor de pedagogía" para hacer entender a sus compañeros de partido que "no es un modelo de financiación para una comunidad autónoma, sino para toda España", que "no rompe la caja común, sino que se establecen otros modelos en la aportación de la solidaridad".

Sánchez-Camacho ha "discrepado" de la tercera vía propuesta por el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, porque "la única vía posible es el diálogo".

"Debemos sentarnos y establecer grandes consensos y reformas en el marco de la Constitución. Pero primero son los consensos y después las reformas. No se puede abrir el melón sin grandes consensos", ha concluido Sánchez-Camacho.

Un modelo "singular"

La propuesta que ha defendido este lunes Camacho fue aprobada por el PP catalán en su congreso de mayo de 2012, en el que reclamó una financiación "singular" para Cataluña, aunque estableció que siempre estaría dentro de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca).

El proyecto de los populares, que fue rechazado por el Parlamento en el debate sobre el pacto fiscal en julio de 2012, pasa, entre otros aspectos, por garantizar la ordinalidad y limitar la solidaridad interterritorial de forma que las autonomías no pierdan posiciones en el ránking de renta per cápita una vez aplicada.

Cabe recordar, que en enero la líder del PP catalán ya mantuvo un encuentro informal con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el que le trasladó la propuesta de un modelo singular para Cataluña, un documento que también ha hecho llegar al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

De hecho, en octubre de 2012, Camacho aprovechó la celebración de una Intermunicipal del PP en Barcelona para defender ante la cúpula del PP la necesidad de mejorar la financiación autonómica para aplacar el auge del sentimiento independentista.

Durante la jornada se han sucedido diferentes críticas a la propuesta. Entre ellas, de otros barones de su propio partido como el presidente valenciano, Alberto Fabra o el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

Así, Fabra se ha mostrado en desacuerdo con la posibilidad de diálogos a dos "para financiar mejor sólo a algunas comunidades autónomas". Además, ha advertido de que en la revisión del modelo de financiación "no cabe trato a favor absolutamente a nadie".

Más duro ha sido González, quien ha advertido de que pedirá que se consulte a los madrileños qué "régimen" de financiación quieren, "si alguien tiene la tentación de dar un régimen fiscal a la carta" a Cataluña.

Según ha asegurado, los madrileños "tienen derecho" a esta consulta "con el esfuerzo que están haciendo y el agravio que están recibiendo", si se da el caso de que se reconozcan regímenes financieros distintos a cualquier territorio que ahora esta en régimen común, como es el caso de Cataluña.

ERC cree que "no es creíble y llega tarde"

Por su parte, la portavoz de ERC, Anna Simó, ha asegurado en una rueda de prensa que la propuesta de este nuevo sistema de financiación más justo para Cataluña, "no es creíble y llega tarde porque ahora los catalanes quieren decidir su futuro".

Simó ha recordado que, "mientras que el PP y Sánchez-Camacho recogían firmas contra el Estatut, el Parlament defendía sin éxito en Madrid un sistema de financiación basado en un concierto cooperativo que incluía el principio de ordinalidad".

Según ha avanzado la portavoz de ERC, una oferta de este tipo "no llegaría a debilitar" el proceso soberanista, ni tampoco daría alas a la denominada "tercera vía".

Simó ha explicado que esta oferta de Sánchez-Camacho "obedece al hecho de que el PP por fin ha entendido que el proceso catalán va en serio, y que la población catalana quiere votar en favor de un Estado propio".

PSC asegura que es "excesivamente tibia"

Asimismo, el portavoz del PSC, Jaume Collboni, ha asegurado que la propuesta de Sánchez Camacho es "excesivamente tibia", aunque supone un avance en su posicionamiento en autogobierno. Además, ha añadido también que la propuesta "llega tarde".

Según ha avanzado Collboni, su partido considera "imprescindible" una mejora de la financiación catalana, pero ha advertido al Gobierno central de que el debate sobre la relación entre Cataluña y el resto de España no se resolverá únicamente con dinero.

Collboni ha recordado que el Gobierno catalán tiene la obligación de negociar un nuevo modelo de financiación autonómica, porque el actual está vigente hasta el 1 de enero, y le ha instado a tener presente "la vía del medio, la del acuerdo".

ICV avisa al PPC que ninguna propuesta sustituirá la consulta

La coordinadora nacional de ICV, Dolors Camats, y el coordinador general de EUiA, Joan Josep Nuet, han advertido a la líder del PPC de que ninguna propuesta de mejora de la financiación podrá sustituir la celebración de una consulta soberanista en Cataluña.

Según ha explicado Camats, "algo está pasando cuando el Estado que se había mostrado sordo y hostil hace este tipo de propuestas". No obstante, no ha dado "ningún tipo de credibilidad" a la posición del PPC.

Además, ha añadido que un "Gobierno que miraba hacia otro lado, ahora diga que algo quiere hacer, evidencia que el PP se hace eco del conflicto que se vive en Cataluña".

Noticias

anterior siguiente