Enlaces accesibilidad

El BCE solo garantiza liquidez a los bancos chipriotas hasta el lunes

       
  • A partir de ese día, condiciona su ayuda al acuerdo de un programa de rescate
  •    
  • Sin su asistencia, las entidades de la isla no podrán afrontar retiradas de fondos
  •    
  • Eurogrupo: la situación de Chipre pone en riesgo a toda la eurozona
  •    
  • Dijsselbloem: "La tasa a depósitos debe verse como un impuesto a la fortuna"

Enlaces relacionados

Por
El Banco Central Europeo lanza una clara advertencia al Gobierno chipriota

El Banco Central Europeo (BCE) ha advertido a Chipre que solo proporcionará la liquidez de emergencia solicitada por el Banco Central de Chipre  hasta el próximo lunes 25 de marzo y que, a partir  de esta fecha, la asistencia se mantendrá solo si el país ha cerrado un acuerdo definitivo sobre  su programa de rescate financiero.

En un comunicado de dos líneas emitido este jueves, el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) informa que ha  decidido "mantener el actual nivel de Ayuda de Liquidez de Emergencia  (ELA, por sus siglas en inglés) hasta el lunes 25 de marzo de 2013" y añade que, a partir de ese momento, el acceso de  Chipre a esta asistencia solo podría considerarse si se establece un  programa de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional  (FMI) "que garantice la solvencia de los bancos afectados".

El representante alemán en el directorio del BCE y negociador en el caso del rescate chipriota, Jörg  Asmussen, ya advirtió este miércoles que la institución no dará  liquidez a los bancos chipriotas si no se llega rápidamente a un  acuerdo sobre el rescate que permita recapitalizarlos. El BCE puede  "proporcionar liquidez de emergencia solo a bancos solventes",  subrayó en una entrevista al semanario alemán Die Zeit.

Mientras, la Junta de Riesgos Sistémicos -un nuevo  órgano de la UE creado  para prevenir futuras crisis y dirigido por el  presidente del BCE, Mario Draghi- ha avisado por la tarde de que el  sistema financiero comunitario sigue siendo "vulnerable" y ha pedido  "esfuerzos adicionales" para reforzar la confianza en los balances de  los bancos.

Chipre es "un riesgo sistémico" para la zona euro

La intención del Gobierno de Chipre es mantener cerrados los bancos del país hasta el próximo martes, en un intento de ganar tiempo mientras trata de encontrar una solución alternativa al impuesto sobre los depósitos bancarios que fue rechazado por el Parlamento del país.

Sin embargo, sin la liquidez que estaba propocionando el BCE a la banca  chipriota desde hace meses, las entidades de la isla no podrán operar,  ya que no tendrán fondos líquidos suficientes para afrontar la previsible retirada de depósitos que se producirá cuando abran sus puertas.

Entre esas soluciones alternativas, Nicosia se plantea obtener más ayuda de Rusia y para lograrlo, su ministro de Finanzas se encuentra en Moscú, desde donde el primer ministro Medvédev ha amenazado con reducir las reservas en euros de su país. Por su parte, la Comisión Europea y el Eurogrupo insisten en que deberían gravarse los depósitos superiores a 100.000 euros.

En medio de negociaciones contrarreloj y amenazas más o menos veladas, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha reconocido este jueves que Chipre, en su actual situación, es "definitivamente" un riesgo sistémico para toda la eurozona que se suma a las preocupaciones actuales sobre la estabilidad de la moneda única.

"En la situación actual, considero que hay definitivamente un riesgo sistémico. La agitación en los últimos días así lo ha demostrado, lamentablemente", ha afirmado el también ministro de Finanzas de Holanda en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

"Debe interpretarse como un impuesto sobre la fortuna"

Dijsselbloem también ha opinado que un nuevo préstamo de Rusia a Chipre no ayudaría a  resolver la crisis del país, ya que no mejoraría la sostenibilidad de la  deuda del país. El responsable del Eurogrupo ha apuntado que "no hay muchas alternativas" al impuesto a los depositantes, aunque ha pedido que se aumente la tasa aplicada a las grandes  fortunas y se reduzca la que afecta a los pequeños ahorradores.

En su opinión, esta tasa garantiza que no sean sólo los chipriotas  los que paguen los costes del rescate sino también "el gran  porcentaje de depositantes no residentes", en referencia a los rusos.   Así, a juicio de Dijsselbloem, este impuesto no cuestiona la garantía  europea que protege los depósitos por  debajo de 100.000 euros, sino que  debe interpretarse como un "impuesto  sobre la fortuna".

Dijsselbloem: "Había propuestas más radicales que el impuesto a los depósitos"

El jefe de los ministros de Finanzas de los países del euro ha desvelado que, durante las negociaciones preparatorias  del programa de rescate, se discutió con Rusia sobre la posibilidad de alargar  los plazos y reducir los intereses del crédito de 2.500 millones concedido por Moscú en 2011. Sin embargo, ha asegurado que no se habló de un nuevo préstamo ni de la  compra por parte de los rusos de ningún banco chipriota, posibilidades que ahora podría estar manejando el Ejecutivo de Chipre.

Un nuevo crédito ruso "no ayudaría a la sostenibilidad de la deuda"

"El Gobierno chipriota está discutiendo ahora con el Gobierno ruso  sobre si se puede hacer algo más, y todavía no sé los resultados", ha  explicado Dijsselbloem. "Si los rusos dicen ahora que pueden prestar  más, eso no ayudaría a la sostenibilidad de la deuda en Chipre", ha  avisado en su comparecencia.

"Ahora corresponde a las autoridades chipriotas presentar nuevas  propuestas con alternativas", ha señalado el presidente del  Eurogrupo. A su juicio, la única manera de garantizar la  sostenibilidad de la deuda chipriota es limitar el rescate a 10.000  millones de euros, mientras que los 7.000 millones restantes debe  aportarlos Nicosia.

Ha recordado que los chipriotas están ahora "examinando opciones alternativas para  lograr los mismos números de forma diferente". "El Eurogrupo ve muy  importante que haya un reparto de la carga justo. Eso significa una  mayor contribución de los grandes depositantes", ha afirmado Dijsselbloem.

El responsable de dirigir el Eurogrupo ha justificado la imposición de un gravámen a los depositantes por "las  circunstancias muy excepcionales en Chipre" y el "grado de reducción  que necesita el sector bancario". "No se impondrá esta medida a  ningún otro país", ha sostenido.

Noticias

anterior siguiente