Enlaces accesibilidad

Mercurio, el planeta de hierro

       
  • Gracias a la sonda Messenger los científicos desvelan secretos de su interior
  •    
  • El núcleo guarda grandes reservas de este metal, mayores de lo pensado

Por
 Mercurio atesora un gran corazón de hierro en su interior
Mercurio atesora un gran corazón de hierro en su interior NASA/JHU Applied Physics Lab/Carnegie Institution

Mercurio tomó el relevo a Plutón como el planeta más pequeño cuando esté fue desterrado de la alineación oficial de planetas del sistema Solar. Pero ahora una nueva investigación podría conferir a Mercurio un nuevo apodo: el planeta de hierro. Según un artículo publicado por la revista Science, sus entrañas guardan profundas reservas de este metal, mayores de lo pensado hasta ahora.

La publicación incluye dos estudios realizados a partir de la información enviada por la sonda espacial Messenger que hace un año se convirtió en el primer satélite artificial de Mercurio y ha estado haciendo observaciones de la topografía y del campo gravitatorio en el hemisferio norte del planeta.

Los investigadores han 'encontrado' el hierro bajo cientos de kilómetros de roca sin poner un dedo en el planeta. ¿Cómo? Gracias a los movimientos orbitales de la sonda Messenger y los movimientos del propio Mercurio. Esas variaciones de movimiento dependen de cómo se distribuye la masa en el interior del planeta.

Un equipo encabezado por David Smith, empleó el rastreo por radio de la cápsula Messenger  para determinar el campo de gravedad del planeta y con los datos  obtenidos infirieron que la corteza de Mercurio es más gruesa en  latitudes bajas y más delgada hacia la región polar norte.

Estas  conclusiones dan un conocimiento sobre el interior del planeta, e  indican que la capa exterior de Mercurio es más densa de lo que los  científicos creían hasta ahora.

La gravedad ha proporcionado información sobre la masa interna del planeta

Los investigadores explican que procesaron los  datos recogidos por la sonda  y  midieron las anomalías causadas por la gravedad en el hemisferio norte  mercurial.

Para su sorpresa, los científicos encontraron que los  datos apuntan a una gran densidad de masa en los mantos superiores de  Mercurio, aunque es baja la presencia de hierro en las rocas de la  superficie.

"Por lo tanto, debe existir una reserva profunda de  material de alta densidad que explique la gran densidad del manto sólido  y el momento de inercia", añade el artículo, concluyendo que la  composición más probable de esa reserva sea el hierro.

Los datos apuntan a que el núcleo equivale al 83% del radio del planeta, mientras que en comparación, el núcleo de la Tierra es el 55% del radio.

Los investigadores encontraron otras inesperadas reservas de hierro. Los datos sugieren una concentración en una capa que rodea al núcleo que podría consistir en sulfuro de hierro surgido durante la formación del planeta, lo que dejaría a Mercurio con solo 200 kilómetros de espesor en su corteza.

El segundo equipo de investigadores ha  concluido que el terreno en Mercurio no tiene tantas elevaciones como  la Luna o Marte. Mediante un altímetro láser se han cubierto varias  regiones del planeta.

Según los investigadores, el rasgo más  prominente en la mitad norte de Mercurio es una extensa región de  tierras bajas que incluye una planicie volcánica.

La  sonda de 485 kilogramos fue lanzada al espacio por un cohete delta II  en agosto de 2004, y después de tres pasajes por las proximidades del  planeta más cercano al Sol, el 18 de marzo de 2011 se colocó en una  órbita altamente elíptica que va de 200 kilómetros hasta 15.000  kilómetros de la superficie de Mercurio.

Noticias

anterior siguiente