Enlaces accesibilidad

Amnistía denuncia el uso de armas occidentales en la represión de las revueltas árabes

       
  • España, entre los principales exportadores de armamento
  •    
  • Nuestro país vendió material bélico a Gadafi, casi 4 millones de euros 
  •    
  • En el caso de Egipto, cerca de tres millones de euros entre 2005 y 2010
  •    
  • AI señala que los tratados sobre comercio de armas "llegan tarde"

Por
Amnistía denuncia el empleo de armas occidentales en la represión de las revueltas árabes

Amnistía Internacional (AI) denuncia que la represión que se ha llevado a cabo contra la población civil en las revueltas árabes se ha realizado con armas vendidas por países occidentales, entre ellos España. En un informe presentado este martes concluyen que se ha suministrado una cantidad "ingente" hasta el inicio de las protestas, lo que pone de manifiesto "el pésimo funcionamiento" de los controles de exportación vigentes.

Es la publicación, la organización realiza un repaso a los cambios de la política internacional sobre regímenes ahora repudiados. De esta forma, los gobiernos "que ahora manifiestan su solidaridad" con las poblaciones de Oriente Próximo y el Norte de África son, según la ONG, "los mismos que hasta hace poco suministraron las armas, municiones y otro material policial y militar que luego se ha utilizado para matar, herir y detener arbitrariamente a miles de manifestantes pacíficos en estados como Túnez y Egipto, y que incluso ahora están empleando las fuerzas de seguridad en Siria o Yemen".

Amnistía señala a Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Estados Unidos, Francia, Italia, República Checa, Reino Unido y Rusia como los principales exportadores de armas a los cinco países analizados en el informe: Egipto, Túnez, Siria, Yemen y Baréin.

La principal investigadora de AI sobre el comercio de armas para la elaboración de esta publicación, Helen Hughes, ha subrayado "la necesidad de adoptar un tratado efectivo sobre el comercio de armas que tenga plenamente en cuenta la necesidad de respetar y defender los derechos humanos".

Hughes ha añadido que "los embargos de armas se suelen adoptar en los casos de crisis de derechos humanos en los que ya es demasiado tarde".

España, entre los principales exportadores de armas

En referencia a España, Amnistía Internacional señala que nuestro país ha realizado exportaciones de armas "de las que hay pruebas que existe un riesgo considerable de que han podido ser utilizadas en graves violaciones de los derechos humanos en Egipto y Libia".

Entre 2005 y 2010, España vendió a Egipto armas por valor de 2,9 millones de euros, que podrían haber sido utilizadas en la represión de las manifestaciones contra el régimen de Hosni Mubarak.

En concreto, documenta la entrega de vehículos blindados por 1,9 milllones de euros, municiones por 609.794 euros, armas ligeras por 208.671 euros y armas de ánima lisa de calibre superiro a 20 milímetros por 136.734 euros.

En el caso de Libia, las importaciones de armamento español se concentran entre los años 2006 y 2008 y ascienden a 3,8 millones de euros. Casi en su totalidad corresponden a a bombas, cohetes y misiles, así como a submuniciones de racimo y proyectiles de mortero MAT-120, utilizados por las fuerzas gadafistas en el ataque a Misrata.

Incluso, señala la organización, se ha descubierto en Misrata "submunición de racimo, material que está prohibido por la Convención sobre Municiones en Racimo, firmada por España menos de un año después de que estas submuniciones llegasen a manos del régimen de Gadafi.

Según AI, "esta situación pone evidencia el incumplimiento durante años de la ley de armas por parte del Gobierno español, lo cual ha podido tener consecuencias para la población civil de los países receptores".

Noticias

anterior siguiente
-->