Enlaces accesibilidad

"La fe nos regala una gran familia en estos momentos"

  • La JMJ se celebra con júbilo en las calles de Madrid
  • Muchos peregrinos llevan más de un año preparando este viaje

Por
Varios peregrinos concentrados en círculo bajo los árboles del madrileño Parque del Retiro RTVE.es/ Rocío Murillo

Millares de peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) llenan estos días las calles de Madrid en un ambiente de fiesta y celebración tras la llegada de Benedicto XVI el pasado jueves. Todos se reúnen esta semana en la capital y sus alrededores para poder disfrutar de los múltiples actos culturales y litúrgicos a lo largo de la JMJ.

En las principales avenidas madrileñas se juntan las altas temperaturas y los visitantes, con miles de banderas que dan color a la capital. Así recorren los diferentes puntos por los que el papa pasó a su llegada a Madrid. Además, han aprovechado para visitar las 15 imágenes que representan los distintos pasos de Semana Santa, protagonistas del Viacrucis que se celebró este viernes desde Colón hasta la Cibeles.

El Retiro, la Puerta de Alcala, la fuente de Cibeles... en ningún punto emblemático de la ciudad faltan peregrinos diferentes países. Coinciden en mostrar su "admiración por la gran acogida y la organización del evento". Además, la inmensa mayoría ha reconocido la "fuerza de la unión de la gente" en la JMJ. "La fe nos ha regalado una gran familia en estos momentos", asegura el portavoz de la Cofradía Neocatecumenal de Palacios de Sevilla.

Preparación personal y económica para la JMJ

El viaje hasta Madrid ha costado a muchos más de un año de preparación. Así, la comunidad católica Shalom, procedente de Brasil, ha señalado que "durante un año y medio" han organizado las "ventas de camisetas, bombones y llaveros", entre otras cosas, para reunir los fondos necesarios.

Lo mismo ha relatado un grupo de mexicanas de la Congregación Carmelitas Descalzas, que se dedicaron a "vender dulces, colgantes, a realizar rifas e incluso fiestas para poder pagar el billete hasta Madrid". Y han agradecido encarecidamente a familiares y amigos las donaciones realizadas para conseguir este objetivo.

Han destacado al mismo tiempo el recibimiento de su familia de acogida en las Rozas: "Tienen cinco niños y aún así nos han dado comida y alojamiento", según ha contado un grupo de ocho mexicanas que, antes de llegar a Madrid, han realizado una ruta mariana por París, Montserrat y Lourdes, entre otras ciudades.

También han hecho hincapié en el empeño y el interés de la preparación personal que han vivido para poder "disfrutar de esta fiesta", según declara el director del colegio Puerto Varas, al sur de Santiago de Chile, Gabriel Jordán. Son 52 niños de entre 16 y 18 años los que componen esta congregación y que, durante dos años, han estado recibiendo la catequesis y cursos de formación para "encontrar el camino de la fe personal".

Visitas a los confesionarios

No todas las personas que llegan hasta la zona habilitada para los confesionarios en el parque del Retiro tienen claro si acceder a ellos o no. Un voluntario ha contado que "muchas personas creen que solamente pueden confesarse peregrinos" pero, al comunicarles que están disponibles para cualquier persona, "se animan a entrar y recibir el perdón para echarse a navegar".

Desde el voluntariado se exhorta a todos los ciudadanos a que pasen por este lugar para que "queden en paz con ellos mismos y vivan la Fiesta del perdón". De esta forma, algunas familias con sus hijos pequeños se han preparado en conjunto para la confesión, al igual que congregaciones llegadas de Italia, que se han reunido para "orar y preparar la catequesis".

Además, los ayudantes han destacado la participación de los curas, que están acreditados desde hace varios meses y proceden de múltiples países, por lo que pueden confesar a los peregrinos en el idioma que necesiten.

Para un grupo de peregrinos del Colegio de los Agustinos, procedentes de Avilés y Barcelona, "su mejor experiencia" ha sido el concierto que tuvo lugar en la tarde del pasado jueves en el Palacio de los Deportes de Madrid, pero sobre todo el haber tenido la oportunidad de ver al cura rockero, "el padre Jony", que fue uno de los participantes destacados.

Entre festejos, cánticos y bailes todos esperan la llegada de próximos eventos. Distintas congregaciones invitan a unirse a peregrinos de otras nacionalidades al ritmo de música y de gritos como: "¡Viva el papa!". Y no solo eso, sino que uno de los grupos, el portavoz de la cofradía neocatecumenal Palacios de Sevilla, dejaba su impronta en el ambiente y atraía a muchos peregrinos con un mensaje de esperanza: "Con crisis o sin ella os invito a ir a la iglesia, esa es la fuente de vida".

Noticias

anterior siguiente