Enlaces accesibilidad

Más de 10.000 agentes velarán por la seguridad en la visita del papa con motivo de la JMJ

  • La Jornada Mundial de la Juventud se celebrará del 16 al 21 de agosto
  • De todo el dispositivo, 1.200 agentes pertenecerán a los grupos antidisturbios
  • El Ayuntamiento quiere que se prohíba cualquier eventual protesta en contra

Por
Más de 10 mil policías velarán por la seguridad en la Jornada Mundial de la Juventud

Más de 10.000 agentes de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y de la Policía Municipal velarán por la seguridad durante la visita del papa a Madrid este mes de agosto, con la vista puesta en la posible incidencia de las protestas del Movimiento 15M, reactivadas en los últimos días.

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará entre el 16 y el 21 de agosto, va a movilizar a un total de 6.150 policías nacionales y guardias civiles, a los que se sumarán unos 4.000 policías municipales de Madrid.

De los más de 6.000 agentes de la Policía y de la Guardia Civil, unos 1.300 forman parte de las plantillas destinadas habitualmente en la Comunidad de Madrid, mientras que el resto llegarán desde otros puntos de España para reforzar el dispositivo.

El operativo contará con más de 1.200 agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos antidisturbios, casi un centenar de policías a caballo, guías caninos, agentes de subsuelo y alumnos de la Escuela de la Policía Nacional de Ávila.

Además, para los grandes eventos de esos días, como la visita del Papa a El Escorial, la celebración en Cibeles y los actos centrales en el aeródromo de Cuatro Vientos, se ha diseñado un despliegue de otros 1.000 miembros de los servicios de emergencias y Protección Civil para atender al millón y medio de peregrinos previstos por la organización.

Van a colaborar también en la seguridad 3.000 voluntarios de la organización de las jornadas, que han sido formados en prevención de riesgos, primeros auxilios, reanimación cardiovascular y evacuación de los recintos.

La visita del Papa y la llegada de miles de peregrinos a Madrid coincidirán con las asambleas y reuniones que desde el mes de mayo celebra el Movimiento 15M en calles y plazas de la capital.

Hace dos semanas, la delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, garantizó que no habría "ningún incidente" ni "interferencia" entre ambos colectivos.

"Tengan la seguridad de que no habrá ninguna interferencia de lo poco que queda en Sol, ni con ninguna otra concentración, derecho de manifestación, acampada o como quieran llamarlo", dijo Carrión unos días antes de que la Policía desmantelara en la Puerta del Sol uno de los últimos reductos de los "indignados".

La operación policial, puesta en marcha en la madrugada del pasado 2 de agosto, produjo la reacción inmediata de protesta de cientos de integrantes de 15M que consiguieron recuperar la plaza el pasado viernes, después de tres días de "tira y afloja" con la Policía, que detuvo a nueve personas por desórdenes públicos.

Los "indignados" achacaron el desalojo de Sol a la próxima visita del Papa para que la ciudad no ofrezca una "mala imagen" al mundo.

Por su parte, los organizadores de la Jornada Mundial de la Juventud se han desvinculado en todo momento de esta decisión y han asegurado que "hay sitio para todos" en Madrid.

Uno de los puntos de posible coincidencia entre ambos colectivos es precisamente la Puerta del Sol, por donde está previsto que pase una procesión integrada por 15 pasos de Semana Santa.

El dispositivo tendrá un "coste cero" según el Gobierno

En cuanto al gasto que va a acarrear el dispositivo de seguridad, la delegada del Gobierno ha asegurado que el operativo policial tendrá un "coste cero", ya que únicamente habrá que pagar "algunas dietas" y "reorganizar algunas vacaciones" de los agentes.

Unos cálculos que no coinciden con los realizados por los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía.

Fuentes sindicales han asegurado a Efe que el coste económico de la visita papal alcanzará los 1,7 millones de euros en dietas, compensaciones por viaje y horas extras.

El Ayuntamiento espera que se prohíba cualquier manifestación

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, ha dicho que espera que Delegación del Gobierno prohíba una eventual manifestación que se puedan desarrollar en la ciudad durante la visita del papa Benedicto XVI durante su estancia por la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Durante una visita por el centro de la ciudad Cobo ha adelantado que el Ayuntamiento de Madrid emitirá un dictamen desfavorable a la solicitud de autorización de cualquier manifestación de ese tipo.

El vicealcalde ha señalado también que el Consistorio apoya "absolutamente" la actuación de la Policía en relación con las protestas del Movimiento 15M, incluido el cierre durante tres días de la Puerta del Sol para evitar acampadas.

Cobo no ha contestado a la propuesta del secretario general del PP de Madid, Francisco Granados, de sacar a la calle a militantes de su partido en apoyo a los comerciantes de Sol, quejosos por la presencia de "indignados" en la plaza.

Noticias

anterior siguiente