Enlaces accesibilidad

Los monos narigudos que regurgitan la comida

  • Es el único primate conocido que regurgita la comida para masticarla otra vez
  • Según los científicos, así limpian la entrada del intestino y pueden comer más
  • Han grabado 23 ejemplares diferentes en la selva de Borneo

Por
El mono narigudo, el primer primate que regurgita la comida como las vacas
El mono narigudo, el primer primate que regurgita la comida como las vacas Ikki Matsuda

La gran nariz

Es habitual entre los machos de la especie, no así en las hembras. Puede ser, según Newscientist, el equivalente a la cola del pavo real que sirve para atraer a las hembras, aunque no existen pruebas directas. También puede servir para aumentar su capacidad de vocalización y advertir a los intrusos con fuertes 'bocinazos', que está relacionados con la longitud de la nariz.

Estos monos narigudos (Nasalis larvatus), que muchos han bautizado como Pinocho-porque su nariz es muy larga-, son los primeros primates conocidos que regurgitan con regularidad y 'remastican' la comida.

Los investigadores, liderados por Ikki Matsuda -de la Universidad japonesa de Kyoto-, sospechan que este comportamiento permite que los monos consuman más alimentos.

Además, según han publicado en la revista Biology Letters, es posible que su conducta sea una tradición aprendida y que imiten a otra población de 'monos de nariz larga' (long-nosed monkey).

Cuando los gorilas o los humanos realizan una acción similar de manera habitual o regular se considera algo patológico. Pero en esta ocasión, "el tracto digestivo del mono narigudo es drásticamente distinto al de los humanos y los grandes simios", explica Ikki Matsuda en declaraciones recogidas por Discovery News.

Los científicos observaron el comportamiento de los primates en las selvas de Borneo. Recogieron todos los datos a bordo de un barco y grabaron, por lo menos, a 23 monos diferentes -de ambos sexos y de todas las edades- regurgitando la comida.

Para poder comer más

Según Matsuda, esta conducta les permite digerir los alimentos grandes de forma más rápida "para que puedan comer más". Muchos animales arborícolas comen hojas de peor calidad, porque se limitan a las ramas más grandes, por lo que la posibilidad de comer más podría ser crucial para su supervivencia.

Y aunque los investigadores comprobaron que la dieta -fibrosa- de los monos se basaba en hojas y fruta, no pudieron establecer una relación directa entre el tipo de comida y el acto de la regurgitación.

Al margen de estos monos, o de las vacas (animales rumiantes), hay otras especies que se comportan de la misma manera, como los koalas.

Pero solo lo hacen en determinadas circunstancias, como cuando sus dientes se han desgatado completamente por su avanzada edad o cuando las hembras lactantes necesitan comer más para alimentar a sus crías.

Noticias

anterior siguiente