Enlaces accesibilidad

Michel Martelly, candidato a la presidencia de Haití: "Creo que voy a ganar las elecciones"

  • Haití vota este domingo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales
  • Los haitianos podrán elegir entre la exsenadora Manigat y el cantante Martelly
  • Haití necesita sangre nueva, fresca y una nueva visión, según el candidato

Por

Michel Martelly, cantante popularmente conocido como Sweet Michky y favorito en las encuestas para alzarse con la presidencia de Haití, nos recibe en una suite del Hotel Caribe, donde está su cuartel general de campaña, un oasis de paz y lujo en medio del caos y la miseria de Puerto Príncipe.

Martelly está convencido de su triunfo y actúa ya como si fuera a ser el próximo presidente haitiano. Se muestra afable e incluso nos realiza un pequeño saludo en español cuando le agradecemos que atienda a Radio Nacional de España a pocas horas de que se abran los colegios electorales.
 
Pregunta: ¿Está en condiciones Haití de celebrar unas elecciones con garantías?
 
Respuesta: Yo creía que los problemas a los que hacemos frente, el terremoto, el cólera, deberían haber llevado a suspender las elecciones. Pero se optó por seguir adelante.

Y ahora creo que fue la decisión correcta, porque nos ha permitido identificar al sistema imperante como la principal razón por la que las
cosas no funcionan en Haití. Así que esta es la oportunidad que necesitamos los haitianos para avanzar.
 
P.: ¿Teme que se puede realizar algún fraude, que el actual gobierno, cuyo candidato quedó fuera de la segunda vuelta, pueda tratar de maniobrar de alguna
manera?
 
R.: No tengo miedo al fraude porque lo veo venir. Pero comparado con la energía que la gente ha desplegado, no es preocupante. Fíjese cómo está Haití, la
miseria que hay. Esta revolución pacífica que lidero no se produce porque yo sea el mejor, sino porque el sistema imperante ha hecho campaña contra sí mismo, abriendo el espacio para una nueva figura, una nueva base, una nueva visión, un aire fresco, y sucede que yo soy esa persona.

Los haitianos me han ido conociendo en los últimos 22 años y he desarrollado con ellos una camaradería, implicándome en trabajos sociales, estableciendo una relación de confianza entre ellos y yo. Así que me identifican como la luz al final del túnel. Y estamos convencidos de que, aunque habrá fraude, al final prevalecerá la verdad y tendrán que respetar la voluntad del pueblo haitiano.
 
P.: El expresidente Jean Bertrand Aristide acaba de regresar al país, ¿qué piensa de su retorno, cree que puede tener alguna influencia en el resultado de
las elecciones?
 
R.: Creo que el pueblo haitiano quiere un cambio. Vamos a celebrar las elecciones, qué es la forma de lograr ese cambio, y no sé cuáles serán los planes de Aristide, o de Duvalier o de Preval, pero son haitianos y tienen el derecho de estar aquí.

Como exmandatarios espero que sean responsables y entiendan la necesidad de celebrar las elecciones y de mantener la estabilidad política y dejar al pueblo haitiano elegir libremente su futuro.

En cualquier caso la llegada de Arisitde se ha producido sólo 48 horas antes de las elecciones y no creo que mucha gente vaya a cambiar su intención de voto. Creo que voy a ganar las elecciones.
 
P.: ¿Cuáles cree que son las principales necesidades de Haití?
 
R.: Todo está por hacerse en Haití. Pero creo que la mejor manera de empezar, lo más urgente, es tener a la persona apropiada en el puesto, un nuevo
presidente
que traiga soluciones. Hemos elegido presidentes en el pasado con buenos planes que luego demostraron tener otros intereses, no el de servir a los haitianos.

Así que en estos momentos colocar a la persona adecuado en el cargo será un paso gigantesco, y así reestablecer la confianza entre el pueblo
haitiano y el gobierno, lo que es esencial.

Por supuesto tenemos que hacer frente al problema del cólera, hay todavía miles de personas viviendo en tiendas de campaña, 14 meses después del terremoto, lo que es inaceptable, tenemos que hacer frente a una crisis alimentaria, dotar de agua potable a la mayoría de los haitianos. Pero lo primero de todo es restablecer la confianza.
 
P.: Sus detractores argumentan, para atacar su candidatura, que usted no tiene experiencia política ni de gestión pública, ¿qué hará si gana las elecciones?
 
R.: Déjeme decirle que me siento orgulloso de no tener esa clase de experiencia porque el desastre de lo que vivimos hoy es el resultado de la supuesta experiencia y conocimiento de ellos.

Yo tengo una nueva visión sobre cómo gobernar Haití, como si fuera una gran empresa, y hacerla funcionar. Ellos trajeron la miseria y crearon el caos, el Estado ha dejado de servir a la gente, y necesitamos cambiar eso. Así que estoy feliz de no ser parte de ese sistema, porque Haití necesita sangre nueva y fresca y una nueva visión.
 
P.: Quien gane las elecciones tendrá que hacer frente a una reconstrucción para la que se han prometido miles de millones de dólares de ayuda. Haití tiene un problema endémico de corrupción. Si usted es elegido, ¿cómo evitará esa corrupción?
 
R.: Antes le hablaba de restablecer la confianza. Si yo sirvo de ejemplo como gobierno no corrupto, si hago funcionar el sistema judicial y la policía, los
funcionarios y la gente entenderán la necesidad de seguir ese ejemplo. Impondré transparencia.

Si cuando se recibe dinero todo el mundo tiene información de dónde está ese dinero, en qué se ha utilizado, entonces se controla la corrupción. Creo que la corrupción está por todas partes, en todo el mundo, pero aquí en Haití es legal y va desde la cúspide a la base, así que vamos a reducirla sirviendo de ejemplo como he prometido en mi campaña.

Yo no estoy aquí para enriquecerme o tener poder, estoy para servir al pueblo haitiano, así que cada céntimo que se entregue a Haití será utilizado para mejorar la vida de los haitianos.
 
P.: ¿Qué espera de la Comunidad Internacional y qué le pediría a partir de ahora?
 
R.: Lo que les pediría es que me ayuden a poner en pie esa nueva estructura, en la que la transparencia será esencial, en la que el dinero que llegue a Haití
será bien utilizado, porque es una falta de respeto para la gente que ha dado su dinero y su tiempo para Haití.

En vez de que se siga inyectando dinero lo que les pediría es que me ayuden a cambiar el sistema, y en vez de darme el dinero que sean ellos quienes hagan la reconstrucción: no que me den quinientos millones para construir hospitales, sino que construyan directamente los hospitales. Porque dando el dinero sin cambiar este sistema corrupto, se estaría permitiendo subsistir al sistema.

Yo quiero cambiar el sistema y les diré: por favor, colaboren conmigo, en vez de darme el dinero, si no tenemos una  estructura para controlar ese dinero y asegurar que cada céntimo beneficiará a los haitianos, vengan y háganlo ustedes.
 
P.: Como sabrá, España y los españoles se han volcado en su ayuda a Haití. ¿Cómo valora esa ayuda?

R.: He podido comprobar que España se ha implicado en ayudar a Haití,  especialmente después del terremoto, y que han invertido enormes cantidades de dinero tratando de ayudar a Haití, pero también por problemas de seguridad algunos proyectos han tenido que congelarse.

Le digo que España encontrará en mi nuevo liderazgo un socio para lograr que tenga éxito en lo que intenta hacer por Haití. Agradecemos enormemente la ayuda que nos han traído y buscamos además inversiones y una, incluso, mejor relación para que ambos países puedan beneficiarse.
 
P.: Señor Martelly, ¿si gana las elecciones lo celebrará cantando?
 
R.: Cuando gane las elecciones (afirmación rotunda, convencido - risas), no cantaré. Cantaré algún día cuando vea feliz a mi pueblo, cuando los vea ir al
colegio, cuando los vea con trabajo, cuando los vea con asistencia sanitaria, cuando los vea produciendo en el campo, porque para mi la victoria no será
ganar las elecciones sino será tener éxito en lo que les he prometido. 

Noticias

anterior siguiente