Enlaces accesibilidad

Sexto intento de lanzamiento para el Discovery

Enlaces relacionados

Por
Leonardo en la bodega de carga del Discovery en la misión STS-102
Leonardo en la bodega de carga del Discovery en la misión STS-102 WIKIMEDIA

El Discovery en cifras

- 8.441 horas en órbita, 50 minutos, 41 segundos

- 38 vuelos

- 246 miembros de la tripulación

- 5.628 órbitas acumuladas

- 230.003.447 kilómetros recorridos

- Construcción 1979-1983

- 30 de agosto de 1984, primer vuelo

- Febrero de 2011, último vuelo

Después de varios meses de retrasos, la NASA intentará lanzar hoy el transbordador espacial Discovery, el más veterano de los que le quedan, en la misión STS-133. Según el horario previsto por la Agencia Americana, partirá esta noche, a las 22.50, hora española.

Este será el sexto intento de lanzamiento de la misión, una de las que ha sufrido más retrasos del programa de los transbordadores espaciales.

Los dos primeros fueron cancelados tras dos fugas distintas en los motores de maniobra orbital, las jorobas que tienen los transbordadores a los lados del timón de dirección, que son los que utiliza una vez que está en el espacio.

El tercero, por un fallo en uno de los ordenadores que controla uno de los motores principales de la nave, pues a pesar de que hay dos redundantes para cada motor, las normas de la agencia exigen cancelar el lanzamiento si alguno de los dos no funciona correctamente antes de despegar.

El cuarto, fue a causa del mal tiempo reinante en Florida el pasado 4 de noviembre de 2010.

Y el quinto fue a causa de una fuga de gas en el lugar en el que se conecta al depósito de combustible una manguera destinada a evacuar cualquier fuga de hidrógeno gaseoso que se pueda producir durante el proceso de carga de este.

Más problemas detectados posteriormente

Pero aunque no se hubiera detenido el lanzamiento por esta fuga, se habría detenido por la presencia de unas grietas en la espuma aislante que cubre el depósito, que habrían sido detectadas en una inspección que se realiza durante la cuenta atrás.

Cabe recordar que fue precisamente el impacto de una pieza desprendida de esta espuma aislante en una de sus alas durante el despegue el que causó la destrucción del Columbia el 1 de febrero de 2003.

Y debajo de estas grietas se descubrió que la propia estructura del tanque era la que se había agrietado, en concreto unas piezas longitudinales que sirven de refuerzo a la parte del tanque que está entre los depósitos de hidrógeno y oxígeno líquidos que lleva dentro.

Esto obligó a llevar de nuevo al Discovery al Edificio de Ensamblado de Vehículos para ver por qué se habían producido estas grieta, porque esta ha sido la primera ocasión en la que se producen al estar el depósito ya en la plataforma de lanzamiento, y para ver cómo afrontar el problema.

La conclusión fue que debido al enfriamiento que sufre el depósito al ser cargado, estas piezas se habían contraído hacia dentro, causando las grietas; la solución, aplicarles unos refuerzos y volver a cubrir las partes afectadas con una nueva capa de espuma aislante.

Casi seis meses después

Curiosamente, el depósito de combustible es el único componente del sistema que no es reutilizable. Así que este jueves, a las 22.50 hora de España, y tras un total acumulado de 170 días de retraso sobre la fecha de lanzamiento prevista inicialmente, parece que el Discovery por fin podría despegar en la que será su última misión.

El objetivo principal de es añadir a la Estación Espacial Internacional un nuevo módulo, fabricado a partir del módulo logístico multipropósito Leonardo.

Leonardo, igual que Rafaello (Donatello nunca voló), había sido utilizado con anterioridad como un contenedor de carga para enviar suministros a la ISS, pero ahora ha sido modificado para dejarlo instalado de forma permanente en la Estación Espacial y servir como espacio de almacenamiento adicional.

También pondrá en órbita varias piezas de repuesto para la Estación, piezas que viajan en el ExPRESS Logistics Carrier 4, una especie de palé de alta tecnología, y un nuevo tripulante.

El robonauta también vuela

No se trata de un tripulante humano, sino de Robonaut 2, un robot con aspecto humanoide que servirá para ver hasta que punto sirve de ayuda a sus compañeros humanos.

En principo será utilizado dentro del módulo Destiny, pero con el tiempo podría llevar a cabo incluso tareas en el exterior de la Estación.

Quien no irá a bordo es Tim Kopra, uno de los especialistas de la misión, que se rompió una cadera al caerse de una bicicleta, y que ha tenido que ser sustituido por Steve Bowen, que se convierte así en el primer astronauta en volar dos misiones seguidas.

Y si todo va bien, once días después de su lanzamiento, el Discovery tomará tierra por última vez para terminar sus días convertido en una de las piezas estrella del Museo Nacional del Aire y el Espacio en Washington tras una carrera repleta de éxitos.

Noticias

anterior siguiente