Enlaces accesibilidad

Stephen Hawking descarta la existencia de Dios

  • Afirma que el Universo se creó de la nada, de forma espontanea
  • Esto sería posible gracias a las leyes de la Física
  • Descarta por completo la existencia de un Dios creador

Por

Científico del Universo

Nació en Oxford (Gran Bretaña) el 8 de enero de 1942, donde estudió Ciencias Naturales y Física. Sufre una enfermedad degenerativa, que le impide moverse o hablar, que le diagnosticaron cuando tenía 20 años. Los médicos estimaron que no viviría para acabar sus estudios, pero Hawking, casado dos veces y padre de tres hijos, consiguió doctorarse y convertirse en uno de los líderes mundiales de la ciencia al descubrir la radiación de los agujeros negros.

"El Big Bang fue una consecuencia inevitable de las leyes de la Física y se creó de la nada". Así de tajante se muestra el científico británico Stephen Hawking en su último libro, 'The Grand Design' o 'Magnífico Diseño' en el que desgrana una serie de teorías sobre la creación del Universo.

Gracias a la gravedad, el universo puede y podría crearse por sí mismo de la nada

En el manuscrito, coautorizado por el físico norteamericano Leonard Mlodinow, Hawking apunta que "porque existe una ley como la gravedad, el Universo puede y podría crearse por sí mismo de la nada. La creación espontánea es la razón por la que es redundante el papel de un creador del mismo".

Los estractos de este nuevo libro han sido adelantados por el diario The Times. Hawking renuncia así a sus opiniones anteriores expresadas en su obra "Una Breve Historia del Tiempo", en la que sugería que no había incompatibilidad entre la existencia de un Dios creador y la comprensión científica del universo.

Hawking señalaba que, de acuerdo con las leyes de la Física, no es muy difícil creer que Dios intervino en el Big Bang. "Si desciframos la teoría completa se descubrirá el último triunfo de la razón humana. Hasta entonces debemos tener en cuenta la importancia de Dios", puntualizaba

En su nuevo libro, que sale a las librerías el 9 de septiembre, una semana antes de la visita del Papa a Gran Bretaña, Hawking sostiene que la moderna ciencia no deja lugar a la existencia de un Dios creador del Universo.

Otros soles

Según Hawking, el primer golpe asestado a esa teoría fue la observación en 1992 de un planeta que giraba en órbita en torno a una estrella distinta de nuestro Sol.

La feliz combinación de distancia Tierra-Sol no es singular

"Eso hace que las coincidencias de las condiciones planetarias de nuestro sistema- la feliz combinación de distancia Tierra-Sol y masa solar- sean mucho menos singulares y no tan determinantes como prueba de que la Tierra fue cuidadosamente diseñada (por Dios) para solaz de los humanos", escribe Hawking.

Según Hawking, que fue hasta el año pasado profesor de matemáticas de la universidad de Cambridge, puesto que ocupó en su día el propio Newton, es probable que existan no sólo otros planetas, sino también otros universos, es decir un multiuniverso.

En opinión del científico, si la intención de Dios era crear al hombre, esos otros universos serían perfectamente redundantes.

En su libro, Hawking no excluye la posibilidad de que haya vida también en otros universos y señala que la crítica está próxima a elaborar una teoría de todo, un marco único capaz de explicar las propiedades de la naturaleza.

Eso es algo, recuerda The Times, que han estado buscando los físicos desde la épica de Einstein, aunque hasta el momento ha sido imposible reconciliar la teoría cuántica, que da cuenta del mundo subatómico, con la de la gravedad, que explica la interacción de los objetos a escala cósmica.

Hawking tiene 68 años y consiguió el reconocimiento internacional con la edición de su libro 'A Brief History of Time' ('Una breve historia del tiempo'), de 1988, que narra los orígenes del Universo, y además es reconocido por su investigación en los agujeros negros, las cosmología y la gravitación cuántica.

Desde 1974 trabaja por unificar las dos piedras angulares de la física moderna, la Teoría General de la Relatividad de Einstein, y la Teoría Cuántica.

Noticias

anterior siguiente