Enlaces accesibilidad

Power Balance anuncia medidas "legales y comerciales" ante la denuncia de FACUA

  • La empresa niega que vendiera las pulseras con fines sanitarios
  • Considera que el producto no debe estar sujeto a la Ley de Medicamentos

Por

Power Balance España, con sede en Marbella (Málaga), ha negado este miércoles que venda pulseras como medicamentos y que les atribuyan facultades "pseudomilagrosas", tal y como ha denunciado la organización FACUA, y ha anunciado medidas "legales y comerciales" para proteger su marca y su "prestigio".

En un comunicado, la compañía ha asegurado que nunca ha recomendado su producto con fines sanitarios, así como que la tecnología de la pulsera "ni es un medicamento ni pretende serlo", por lo que no la considera sujeta a la regulación de la Ley del Medicamento, tal y como ha señalado FACUA en una nota.

Asimismo, ha recordado que la demanda de la asociación ante las autoridades sanitarias se dirige "contra defectos en la publicidad emitida" y "en ningún caso" contra el uso del producto.

Los responsables de Power Balance ha lamentado que los de FACUA no se hayan puesto en contacto con ellos "a fin de aclarar previamente las discrepancias demandadas" y ha asegurado que emprenderá "las acciones legales y comerciales adecuadas y necesarias para proteger su tecnología, su marca y su prestigio".

Power Balance fue fundada en Estados Unidos en enero de 2007 por un grupo de atletas "comprometidos en la creación de productos innovadores para jóvenes deportistas", ha apuntado la compañía.

La filial española es el distribuidor exclusivo de sus productos para este país y Portugal y dispone de la exclusividad de la venta del producto por Internet, a través de su tienda virtual, y en la tienda inaugurada recientemente en Barcelona.

La denuncia de Facua

La asociación de consumidores Facua ha denunciado este miércoles ante las autoridades sanitarias a la empresa Power Balance España por atribuir propiedades "pseudomilagrosas" a sus pulseras y a otros productos como colgantes, tarjetas plásticas y pegatinas.

Este miércoles, el Instituto Nacional del Consumo (INC), dependiente del ministerio de Sanidad ha advertido a las comunidades autónomas sobre el fraude de las pulseras "milagro". Es decir aquellas que se atribuyen propiedades curativas o beneficiosas, cuando en realidad no son más que un producto de plástico que incopora un holograma.

Desde este instituto se señala que sólo los productos sanitarios se pueden publicitar ensalzando las propiedades terapéuticas.

Por tanto, las pulseras holográficas, al no ser un medicamento, están incumpliendo el Real Decreto 1907/96 que prohíbe 'cualquier clase de publicidad o promoción de productos con pretendida finalidad sanitaria" cuando "sugieran o indiquen que su uso o consumo potencian el rendimiento físico, psíquico, deportivo o sexual".

Noticias

anterior siguiente