Enlaces accesibilidad

La odisea del inédito iPhone 4 'olvidado' en un bar

  • Un despiste saca a la luz el nuevo modelo
  • De nada ha servido la enfermiza obsesión con la seguridad de la empresa
  • Apple ha pedido formalmente su devolución
  • Incorpora casi todas las características de las que adolecía

Por

Para una empresa tan celosa de la seguridad en cuanto a la información acerca de sus nuevos productos, tanto que se rumorea que tiene una especie de policía interna dedicada a buscar el origen de cualquier filtración que se produzca, la historia de cómo se han filtrado los detalles del nuevo iPhone es cuando menos ridícula.

Al parecer, según cuentan en Gizmodo, blog especializado en tecnología, uno de los ingenieros de Apple que trabaja en su desarrollo simplemente se lo dejó olvidado una noche en una cervecería llamada Gourmet Haus Staudt.

El teléfono fue encontrado sobre un taburete por un lector del sitio, que se lo hizo llegar, y tras analizarlo, en Gizmodo apuestan 100% por que es el modelo nuevo que todo el mundo espera que sea presentado de forma oficial en la próxima conferencia de desarrolladores en junio.

Además, Apple les ha pedido formalmente que lo devuelvan, lo que por supuesto no hace sino dar más credibilidad a esto.

En cualquier caso, no han podido probarlo, porque a la mañana siguiente de haber sido perdido Apple lo había desactivado remotamente mediante la función que para esto ofrece MobileMe, el servicio en línea de Apple, pero de su inspección física, tanto por fuera como por dentro tras haberlo desmontado, estas son las características que han podido averiguar:

  • Al fin incorpora una cámara frontal para videoconferencias para quien quiera usarla. Su carencia ha sido muy criticada en modelos anteriores, pero en realidad tampoco parece que sea un servicio tan popular.
  • La cámara normal es más grande, lo que sugiere una mayor resolución, e incorpora flash.
  • Usa una tarjeta micro-SIM como el iPad, en lugar del mini SIM estándar en los teléfonos móviles, con lo que las operadoras se verán obligadas a empezar a ofrecerlas también, allanando un potencial problema para los usuarios de iPad.
  • Pantalla probablemente de 960×640, pero en cualquier caso mayor que la de los modelos actuales.
  • Algo que parece un micrófono secundario al lado del conector para cascos. Estos micrófonos se usan para captar el sonido ambiente y "restarlo" de la voz del usuario del teléfono para mejorar la calidad de las llamadas.
  • El botón de subir y bajar volumen se convierte en este modelo en dos botones independientes.
  • La parte trasera es ahora completamente plana, hecha de un material similar al vidrio, cerámica, o un plástico brillante. Teniendo en cuenta que Apple tiene una patente de 2006 para un material cerámico que no interfiere con las señales de radio, este podría ser el caso, lo que serviría para mejorar su recepción.
  • Tiene un borde de aluminio que lo rodea por completo; el diseño en general tiene es como más rectangular que el de los modelos anteriores.
  • Pesa 3 gramos más que un iPhone 3G S.
  • La batería es un 16% más grande, con una capacidad de 5,25 watios/hora frente a los 4,51 de la del 3G S, lo que unido a otras posibles mejoras en los componentes internos, que además son más pequeños como para dejarle sitio, y en el software, podría asegurar una mayor autonomía.

La persona que se lo dio les dijo además que el teléfono tenía instalado iPhone OS 4 antes de que este hubiera sido anunciado oficialmente. Conectado a un Macintosh el teléfono es identificado como un iPhone, pero con un código de producto diferente a los del 3G o del 3G S.

Siendo Steve Jobs como es, probablemente estaría tentado de cambiar el diseño de aquí al momento en el que el nuevo teléfono sea presentado oficialmente, pero probablemente sea ya imposible si quieren presentarlo en junio teniendo en cuenta el nivel de acabado del teléfono encontrado, que obviamente lo sitúa mucho más allá de ser un prototipo.

Por lo demás, incorpora muchas de las características cuya ausencia criticaban muchos, con lo que en este caso probablemente sí se justificará cambiar de teléfono, en especial para los que aún tengan el original o un 3G, no como el año pasado con el 3G S, que era una mejora muy incremental.

De todos modos, lo importante, y lo que no ha podido probar la gente de Gizmodo al estar el teléfono desactivado, es cómo va el iPhone OS 4 en este teléfono, y, sobre todo, si la nueva combinación de hardware y software incluye alguna sorpresa, lo que no sería de extrañar.

Noticias

anterior siguiente