Enlaces accesibilidad

Un nuevo dispositivo para detectar el cáncer en dos minutos

  • Los científicos esperan que el dispositivo se pueda comercializar
  • Anticuerpos modificados con oro detectan las células tumorales
  • Sería útil como sistema de prevención y seguimiento de la enfermedad

Por

Un equipo del Centro de Investigación en Nanociencia y Nanotecnología CIN2 (ICN-CSIC) de Bellaterra (Barcelona) ha desarrollado unos biosensores capaces de detectar y cuantificar células cancerígenas en sólo un par de minutos, un descubrimiento que abre la vía a nuevos métodos de prevención.

Este sistema se basa en las propiedades que ofrecen unos anticuerpos modificados con nanopartículas de oro, capaces de reconocer de forma "eficiente" unas determinadas proteínas en la superficie de las células tumorales, que actúan en este caso como marcadores.

La detección precoz del cáncer resulta esencial la hora de aplicar un tratamiento exitoso, por lo que este tipo de biosensores son un sistema de "alerta" especialmente útil, ya que no sólo resultan más baratos -y veloces- que los análisis estándares, sino que además pueden ser realizados por un personal no especializado.

Arben Merkoçi, que lidera el grupo "Nanobiolectrónics and Biosensors" encargado de este trabajo, ha recalcado que el objetivo pasa ahora por contactar con alguna empresa interesada en desarrollar este sistema y que sea capaz de reproducir comercialmente la efectividad obtenida en laboratorio.

"Debe basarse en una tecnología que sea reproducible industrialmente, porque el biosensor conlleva procesos nanotecnológicos que requieren una uniformidad de tamaño, además de reproducir sus propiedades electroquímicas", recalca Merkoçi.

La investigación, publicada en la revista Analytical Chemistry, se ha llevado a cabo junto al Grupo de Inmunología-Unidad Compartida del complejo Hospitalario Universitario de Vigo, liderado por la catedrática África González, y en el que también han trabajado Cristian Sánchez y Belén Díaz.

Un sistema del tamaño de un móvil

Los autores esperan que a medio plazo se pueda disponer de un sistema compacto, fácil de utilizar y del tamaño de un teléfono móvil, como el biosensor de glucosa existente para el control de los diabéticos, que esté disponible en cualquier farmacia, o al menos en aquellos laboratorios con menos recursos, que no disponen de los sistemas de control tradicionales, que requieren personal experto.

Podría estar disponible en farmacias o laboratorios con menos recursos

Los resultados sobre detección de células tumorales de este sistema son totalmente fidedignos, es decir, son una alternativa a los métodos tradicionales, aunque en algunos casos críticos, y ante posibles dudas, los pacientes deberían hacerse un contranálisis para contrastarlos con las pruebas estándar.

"No podemos pretender que los biosensores sean tan exactos y reproducibles como los sistemas estándar", afirma el investigador del Institut Català de Nanotecnología.

Una vez desarrollados industrialmente, este tipo de biosensores podrían ser utilizados para controlar la población de riesgo de sufrir estas patologías, así como en el tratamiento de pacientes con cáncer, para que estén vigilados durante las terapias que estén recibiendo.

Noticias

anterior siguiente