Enlaces accesibilidad

Qué fue antes, ¿gatear o aprender a sortear obstáculos?

Por
Ciencia al cubo - Bebés que gatean - 04/11/09

Imaginen a un bebé cuando comienza a gatear titubeando.  No es que sea torpe, es que es la primera vez que se desplaza solo. La primera vez que tiene que sortear obstáculos y para poder sortearlos ha de detectarlos. Y aquí la pregunta que se ha hecho un grupo de científicos noruegos: ¿los bebés empiezan a gatear porque su cerebro ya sabe detectar y sortear obstáculos o lo aprende porque ha comenzado a gatear?

Los bebés empiezan a gatear a los ocho o nueve meses de edad. Para detectar objetos que se acercan directamente hacia ellos, hacia nosotros, objetos con los que podemos colisionar.

Los humanos necesitamos tener 'maduras' ciertas redes neuronales. Los científicos Ruud van der Weel y Audrey van der Meer, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología en Trondheim, han comprobado si a la edad a la que los bebés comienzan a gatear estas redes están preparadas con un curioso experimento.

Los científicos midieron la actividad cerebral de 18 bebés de entre cinco y once meses de edad mientras que en una pantalla les proyectaron un punto multicolor que iba a aumentando de tamaño, del tal forma que daba la impresión de que era un objeto que se estaba aproximando.

Para medir la actividad cerebral de los bebés les pusieron un gorro lleno de electrodos, que la verdad les daba un aspecto bastante gracioso. Es como un gorro de natación del que salen un centenar de cables.

Los bebés de más edad (los de diez a once meses de edad) procesaron la información mucho más rápido que los de entre cinco y siete meses. Esto sugiere que en los bebés de diez a once meses de edad hay redes neuronales bien establecidas para detectar una colisión inminente, pero no aún entre los de cinco a siete meses. Los que tenían entre ocho y nueve meses se estaban en punto intermedio.

Así, los científicos consideran los resultados como un signo de que las redes neuronales que necesitamos para detectar las potenciales colisiones están forjándose entre los ocho y los nueve meses. Precisamente, cuando los bebés comienzan a gatear.

CIENCIA AL CUBO

Noticias

anterior siguiente