Enlaces accesibilidad

Brad Pitt, un 'sex symbol' con mucho talento

Por
Especial Oscar 2009: Brad Pitt, nominado a Mejor Actor

Algunos actores y actrices atractivos han tenido que tapar su belleza y tranformarse en seres menos agraciados para hacerse con el Oscar. Precisamente eso es lo que Brad Pitt, candidato a mejor actor por su papel en la película El curioso caso de Benjamin Button, hace en la interpretación que le ha valido la nominación. Rompiendo todas las leyes naturales, un Pitt irreconocible encarna a un niño que nace anciano y cada vez se hace más joven llegando a una contradictoria vejez infantil.

El actor norteamericano, de 45 años, ha sido en la gran pantalla drogadicto, asesino en serie, detective, vampiro, alpinista, terrorista, boxeador, héroe mitológico y hasta la reencarnación de la muerte. En una larga carrera de más de 20 años cuenta ya en su haber con más de cuarenta películas.

Comenzó su carrera en el cine en el año 1987 con 24 años. Tras varios papeles menores en los que no consiguió el éxito esperado, Pitt hizo su aparición estelar en Thelma & Louise. Su papel, en principio, era un secundario sin mucha importancia, pero a nadie dejó impasible ese ladrón de poca monta que hizo que Thelma diera el salto al otro mundo mucho más contenta. 15 minutos de aparición en el cine que le valieron toda una carrera cinematográfica.

Antes de ese papel con el que dio el salto a la fama mundial, este actor de origen modesto trabajó como chofer, vendedor o camarero. Tuvo incluso que disfrazarse de pollo en un restaurante para hacer de reclamo publicitario y ganarse la vida.

Le costó quitarse el cliché de sex symbol tras mostrar abdominales en Thelma y Louis pero lo logró. Para evitar encasillarse optó por papeles de mayor calado que le permitieron entrar en la meca del cine. Ha destacado en cintas como Kalifornia, Seven, Doce Monos, Leyendas de pasión, ¿Conoces a Joe Black?, Siete años en el Tíbet, El Club de la lucha y Sleepers, entre otras. Película tras película se ha hecho imprescindible en Hollywood, donde ha trabajado con los grandes.

Su interpretación de un enfermo mental en Doce Monos (1996) le valió un Globo de Oro y su primera nominación a los Oscar. Trece años después vuelve a estar entre los cinco mejores actores según la Academia de Cine de Hollywood, aunque en esta edición el ave fénix Mickey Rourke se lo va a poner más que difícil.

En la última década ha protagonizado títulos como Ocean's Eleven y sus secuelas, Troya, Babel, Mr and Miss Smith, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford o Quemar después de leer. También ha participado como productor en seis cintas a lo largo de su carrera.

Brad Pitt, que llegó a matricularse en una escuela de periodismo, ha destacado en los últimos años por su faceta más solidaria y ecológica. Participa, junto a sus amigos George Clooney, Matt Damon y Don Cheadle, en 'Not On Our Watch', una organización que trata de sensibilizar a la sociedad para poner fin a las guerras y otros conflictos internacionales.

Algunos de sus rodajes le han traido éxito pero también quebraderos de cabeza. Tras rodar Siete años en el Tíbet se convirtió en persona non grata en China, donde tiene prohibida la entrada.

También tuvo problemas, aunque menos serios, en el rodaje de Troya. Interpretando a Aquiles se lesionó su talón de Aquiles. Una casualidad por la que tuvo que aguantar bromas durante mucho tiempo.

Pitt, que durante los próximos meses saboreará las mieles de un papel brillante, el de Benjamin Button, que le ha valido excelentes críticas, ha terminado de rodar con Quentin Tarantino la película Inglorius Bastards, ambientada en la Segunda Guerra Mundial y que veremos en este 2009. También saltará a la gran pantalla encarnando a Ulises y junto a Sean Penn, otro de sus rivales en los Oscar. Pitt está en racha.


<< Volver a la portada de candidatos del Especial Oscar 2009

Noticias

anterior siguiente