Enlaces accesibilidad
Atletismo | Obituarios

Fallece el mítico velocista Bobby Morrow, triple campeón olímpico estadounidense

  • Ganó tres oros en Melbourne 1956 en las pruebas de 100m, 200m y 1x400 igualando la gesta de Owens en Berlín 1936
  • Ha fallecido por causas naturales a los 84 años de edad

Por
El velocista Bobby Morrow
El velocista estadounidense Bobby Morrow durante los Juegos de Melbourne 1936. AP

La Federación Internacional (World Athletics) lamenta la pérdida de un atleta que marcó época y que se colgó los oros de la velocidad en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956, en los 100, 200 y 4x100, cuando aún era un estudiante de la Abilene Christian University, y que se convirtió en una auténtica referencia y personalidad. De hecho el estadio de la ciudad lleva su nombre y fue incluido en el salón de la fama del atletismo estadounidense en 1989.

El velocista estadounidense Bobby Joe Morrow, triple campeón olímpico en los Juegos de Melbourne de 1956, ha fallecido este viernes a los 84 años de edad, por causas naturales, en su casa de San Benito (Texas).

La Federación Internacional (World Athletics) lamenta la pérdida de un atleta que marcó una época cuando se colgó tres oros en unos Juegos Olímpicos en las purebas de 100 metros, 200 y 4x100, siendo el primer atleta en conseguirlo desde Jesse Owens, 20 años antes en Berlín 1936.

Su fallecimiento, el sábado, ha causado numerosas reacciones de condolencia, entre ellas la de la Federación Internacional, que recuerda también sus once récords mundiales.

Dejó el deporte para trabajar en su granja

Nacido en Harlingen en 1935, se crió y vivió en San Benito, donde comenzó a jugar al fútbol americano, pero posteriormente pasó al atletismo y captó la atención de numerosas poderosas universidades, pero decidió quedarse en la de su estado de Texas, la Abilene Christian University.

Su éxito en Melbourne, con tan solo 20 años, llegó incluso después de haber contraído un virus días antes que le hizo perder peso. En los dos años siguientes acumuló más triunfos y más récords mundiales y tras retirarse en 1958 trató de volver en 1960 y clasificarse para los Juegos, pero una lesión muscular le impidió competir en las pruebas de selección y finalmente, pese a que iba a acudir como reserva, no entró en el equipo para Roma.

Dolido por aquella decisión final optó por retirarse definitivamente del deporte. Incluso llegó a hablar con Robert Kennedy y en el Senado sobre estas frustraciones. Regresó a su ciudad de San Benito, donde trabajó como granjero y carpintero.