arriba Ir arriba

La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo y eurodiputada de UPyD, Maite Pagazaurtundúa, califica el acto celebrado en Bayona tras el anuncio de desarme de ETA de "bastante patético" ya que, en su opinión, forma parte de un lavado de imagen de la banda terrorista en el que ella se niega a participar. Considera que hay demasiada gente, y señala al que fuera su partido, el PSOE, dispuesta a ceder ante una banda que, tal como subraya, no se ha disuelto y pretende edulcorar una historia de asesinatos.

Además, Pagazaurtundúa cree es pronto para hacer un replanteamiento de la política penitenciaria porque, a su juicio, falta el desarme más importante, el mental. "Mejor que el perdón es muchísimo mejor hablar de la conducta y de la propia responsabilidad, porque eso deja tranquila a la víctima, que puede estar en una fase personal determinada, no tiene por qué perdonar, y sin embargo es una opción de los responsables la condena de la historia del terror, esa es la clave, eso es lo que no genera ningún chantaje a nadie", argumenta.

Su reivindicación queda reflejada en el texto Por un final de ETA sin impunidad que en cuatro días ha recabado ya alrededor de 25.000 firmas.

Un total de 853 personas asesinadas es la cifra que dejan los 50 años de terror de la banda terrorista ETA. La primera víctima fue un guardia civil en 1968 y la última un gendarme francés en el año 2010. En el punto de mira, politicos, militares, policías o guardias civiles. Pero tambien ataques masivos como el de la plaza de la República Dominicana de Madrid o el de Hipercor, que fue el más sangriento con 21 fallecidos y más de 40 heridos.

En San Sebastián, intelectuales y víctimas del terrorismo han presentado un manifiesto en el que reclaman, entre otras cosas, un final de ETA "sin impunidad". Un texto que ya cuenta con 4.500 firmas de apoyo, que ha sido promovido por la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez; la eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundua, el filósofo Fernando Savater, el escritor Teo Uriarte, el sociólogo Joseba Arregi, el catedrático Martin Alonso y el historiador Luis Castells Ordóñez.

Concierto de la Orquesta Sinfónica y Coro RTVE, desde el Auditorio Nacional en directo, organizado por la Fundación Víctimas del Terrorismo. Intérpretes: María Espada, soprano; Mireia Pintó, mezzosoprano; Agustín Prunell-Friend, tenor; Thomas Stimmel, bajo. Programa: F. Schubert: Sinfonía Nº 8 en Si menor "Incompleta" / W. A. Mozart: Requiem en Re menor, K.626. Director: Miguel Ángel Gómez-Martínez.

Amparada en el anonimato favorecido por internet, Cada vez más gente utiliza las redes sociales para humillar a las víctimas del terrorismo. Es un delito castigado con hasta tres años de cárcel en el código penal. Lo llamativo es que cada vez hay más chicos menores de edad que cometen estos delitos. En los últimos tres años, el juez central de Menores ha juzgado a veinte adolescentes por este motivo.

We are the world (Somos el mundo), rezaba aquella famosa canción compuesta por Michael Jackson en 1985 e interpretada por un grupo de famosos artistas para recaudar fondos contra el hambre en Etiopía. Este martes, peticionarios de asilo y ciudadanos berlineses se han unido para entonar la misma letra. Lo han hecho en el mercadillo donde el lunes murieron 12 personas y medio centenar resultaron heridas tras ser atropellados por un camión en lo que parece ser un atentado terrorista. Tras el miedo y la indignación, la tentación xenófoba se cierne sobre Alemania. Pero en Berlín los alemanes cantan al mundo por la reconciliación.

Berlín intenta soportar el dolor con vigilias, música, velas y flores después del atentado terrorista perpetrado contra un mercadillo navideño con un camión que arrolló a la gente este lunes dejando doce muertos y medio centenar de heridos. Los habitantes de la capital alemana reconocen estar en estado de shock pero se muestran convencidos de que lo superarán.

El camión irrumpió entre los puestos de salchichas y vino caliente del mercadillo en pocos segundos. Una testigo cuenta que escuchó un ruido fuerte y que una caseta le cayó encima y la tiró al suelo. Tardó un rato en darse cuenta de que algunos de los cuerpos a su alrededor no se movían. El dueño de un puesto de joyas dice que la policía llegó enseguida y los desalojó.

Hace casi 10 meses, el Daesh asesinaba a 89 inocentes en la sala Bataclán de París. Disfrutaban del concierto de Eagles of Death Metal, cuando los tiros silenciaron la música. Entre los fallecidos, estaba Hélène Leiris, que había dejado en casa a su bebé Melvil y a su marido Antoine. Su historia dio la vuelta al mundo gracias a esta carta en la que Antoine les decía a los terroristas que pese a todo, NO conseguirían su odio.

"El odio llamó a mi puerta pero no le dejé entrar. Así evité que lo invadiera todo". Antoine lo explica en este libro "No tendréis mi odio", convertido en un superventas en Francia, y en el que se dirige abiertamente a los asesinos de su mujer. "Son unos ignorantes profundos porque han olvidado qué es lo que les hace humanos", asegura Antoine Leiris, que desconoce cómo afrontar el yihadismo.

Es muy crítico con la clase política europea pero, ante todo, apela a la responsabilidad de cada uno. Cada persona tiene poder de influencia y un objetivo. El suyo es ayudar a su hijo Melvil a que se convierta en un adulto equilibrado, feliz y sin rencor. Un pequeño de 2 años al que algún dia explicará qué sucedió aquel 13 de noviembre de 2015 en el que todo cambió en sus vidas.