Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El conductor del autocar que este domingo se accidentó en Tarragona causando la muerte de 13 jóvenes había descansado antes del viaje, según ha asegurado Raúl López, hijo del dueño de la empresa Autocares Alejandro a la que pertenece el vehículo, quien ha dicho que estaba nuevo y contaba "con todos los sistemas de control y seguridad".

Sobre la posibilidad de que algunos de los viajeros no llevasen puesto el cinturón de seguridad, López ha señalado, en declaraciones recogidas por Efe, que "en este caso, no hubiera afectado" porque las jóvenes, según ha explicado, han fallecido "aplastadas por el coche", y ha insistido en que el autobús es un Mercedes nuevo "con todos los sistemas de control y seguridad".

Los forenses han identificado a las 13 víctimas del accidente de autocar de Freginals (Tarragona), a la espera de que las identidades sean confirmadas por la juez.

En rueda de prensa el conseller de Interior, Jordi Jané, ha explicado este lunes que las víctimas tienen entre 19 y 25 años, siete de ellas son italianas, dos son de Alemania, una de Rumanía, una de Francia, una de Uzbekistán y una de Austria.

Todos los heridos siguen ingresados en el hospital, de los que cinco están en centros de Barcelona y el resto en hospitales de Tarragona. El conseller ha señalado que algunas familias ya han llegado a Cataluña, como los padres de la víctima de Uzbekistán y de algunas chicas italianas, y también están llegando las familias de Rumanía y Austria.

El president Carles Puigdemont, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la delegada del Gobierno, Llanos de Luna, el rector de la Universidad de Barcelona, Dídac Ramírez, y otras autoridades han asistido a una concentración de cinco minutos de centenares de personas ante la UB en memoria de las víctimas del accidente de ayer.

Puigdemont ha expresado su afecto, solidaridad y apoyo a los familiares de las víctimas, ha deseado una pronta recuperación de los heridos, ha agradecido el enorme esfuerzo de voluntarios y profesionales que han intervenido en la catástrofe y en las tareas de emergencia.

La declaración del conductor del autocar que ayer se accidentó en la AP-7 en Freginals (Tarragona) causando la muerte de 13 estudiantes ha quedado suspendida, después de que haya tenido que ser ingresado de madrugada en la UCI del Hospital Verge de la Cinta de Tortosa.

El conductor, al que inicialmente sólo se le diagnosticó un ataque de ansiedad que le impidió declarar ante los Mossos, se encuentra en la UCI tras detectársele una contusión pulmonar.

El siniestro ocurrió sobre las 06.00 horas del domingo 20 de marzo en el kilómetro 333 de la AP-7 en Freginals, cuando el autobús, en el que viajaban estudiantes de Erasmus vinculados a la Universidad de Barcelona (UB), dio un volantazo y volcó.

Siete de las estudiantes fallecidas eran de nacionalidad italiana, dos eran alemanas, una francesa, una rumana, una austríaca y una uzbeca.

CARLOS NÚÑEZ.- El propietario de Autocares Alejandro conducía delante del autobús siniestrado en Tarragona y paró en la primera estación de servicios al dejar de ver el vehículo siniestrado por el espejo retrovisor. Su hijo ha explicado en RNE que trató sin éxito de contactarlo y que fueron los propios pasajeros los que se enteraron al escribir a sus compañeros.

El juez instructor del llamado caso Innova implica a 47 médicos por las prótesis dañadas de la marca Traiber y considera que en algunos casos, "hay indicios" de comisiones "para que mantuvieran la boca cerrada" al detectar los fallos y presuntamente siguieron colocando las prótesis pese a que la marca presentaba deficiencias, según el auto judicial.

El magistrado Diego Álvarez de Juan ha levantado el secreto de sumario de la pieza separada número 4 del caso Innova, que se centra en la investigación de prótesis de cadera, rodilla y columna fabricadas por Traiber en su planta de Reus, en Tarragona.