arriba Ir arriba

Carlota Monedero es la estudiante que ha sacado la nota más alta en Selectividad en la Comunidad de Madrid, un 13,9 sobre 14. Tiene una enfermedad rara, el Síndrome de Marfan, que padecen cinco de cada 10.000 habitantes y que afecta a un gen en la fabricación de una determinada proteína. "Las personas que lo padecen tienen problemas cardíacos y un aspecto algo diferente, son personas excesivamente altas con extremidades muy largas", explica.

Durante estos días, miles de jóvenes se enfrentan a la temida selectividad, una prueba de acceso de la que depende su futuro y en la que tienen que condensar años de esfuerzo. Así que en la tertulia charlamos sobre el valor del esfuerzo y de si es justo que un fallo de unas décimas decida toda una carrera. ¿Deberíamos potenciar la vocación? Años antes de llegar a esta prueba, les pedimos que se decanten por una carrera, por letras o por ciencias… ¿Les exigimos elegir su futuro excesivamente pronto? ¿Presionamos demasiado a nuestros jóvenes o estamos poniendo a prueba su esfuerzo?

Los alumnos de Madrid, Extremadura, Comunidad Valenciana, Baleares y Aragón empiezan este martes a realizar la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), conocida como Selectividad, una convocatoria que llega a su fin tras 41 años porque el próximo curso se sustituye por una prueba final de Bachillerato.

La última Selectividad se ha celebrado ya en Asturias, empezó este lunes en Murcia y La Rioja y se irá extendiendo durante esta semana a la mayoría de las comunidades.

Los últimos serán los alumnos de Andalucía, Castilla y León y Cataluña, que están convocados a partir del día 14.

En la Comunidad de Madrid se presentan más de 31.000 alumnos, que se examinarán en las seis universidades públicas madrileñas.

Más de 4.000 alumnos han formalizado la matrícula en el Principado para realizar la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) los días 1, 2 y 3 de junio, 98 estudiantes más que el año pasado. Decenas de estudiantes han aprovechado las últimas horas para repasar apuntes y esquemas, antes de enfrentarse a la primera de las pruebas, de lengua castellana y literatura. Saben que no es momento de añadir conocimientos, lo hecho hecho está y sí de tener confianza y serenidad. La última Selectividad del sistema universitario español comienza mañana, concretamente en Asturias, ya desaparecerá el curso próximo para ser sustituida por una nueva evaluación final de Bachillerato que fija la Lomce.

Las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) de 2016 arrancan este miércoles 1 de junio y se desarrollarán hasta el próximo 16 de junio. Alrededor de 250.000 estudiantes de último curso de Bachillerato en España se presentan cada año a estos exámenes.

La edición de este año será especial, ya que, tras 40 años con el mismo sistema de Selectividad, los alumnos que finalicen Bachillerato en el curso 2016-2017 se enfrentarán a una nueva prueba final. Esta será obligatoria para obtener el título de estos estudios secundarios y, a su vez, servirá para acceder a los universitarios. En el examen se podrán alcanzar 14 puntos, como la CAU actual, pero se excluirán las preguntas tipo test.

La nueva prueba final de Bachillerato, que comenzará a aplicarse a partir del próximo curso 2016-17, en lugar de la Selectividad, tendrá un formato similar a esta y no incluirá preguntas test como estaba previsto en un primer borrador sobre esta evaluación. El Ministerio de Educación determinará el diseño y contenido de la prueba y las comunidades desarrollarán los exámenes, preguntas y fechas. Esta prueba supondrá el 40% de la nota y el resultado de los dos cursos de Bachillerato, el 60%.

Estamos en tiempo de vacaciones, pero el curso escolar ha sido duro: especialmente para los alumnos que acudieron a la Selectividad. Según un estudio realizado por la Universidad Francisco de Vitoria, los estudiantes más brillantes estudiaron una media de diez horas a la semana para preparar la prueba.

Los alumnos de 2 bachillerato de la Comunidad de Madrid se encontraron con una pregunta incómoda en su examen de selectividad. La prueba de Filosofía planteaba dos opciones de comentario de texto y una de ellas, Aristóteles, no estaba en el temario.  

Los profesores piden que se tenga en cuenta a la hora de corregir los exámenes, pero el Coordinador de la Universidad Complutense dice que debe corregirse como un texto obligatorio.