arriba Ir arriba

La ONU ha recibido nuevas denuncias de abusos sexuales a menores cometidos por cascos azules destinados a la misión de paz en la República Centroafricana. Concretamente, los cascos azules supuestamente implicados son de Georgia, Francia y un tercer país no identificado.

Los crímenes denunciados incluyen violación y fueron cometidos en 2014, pero no han visto la luz hasta hace pocas semanas. Todos los abusos tuvieron lugar dentro o alrededor de un campamento habilitado para personas desplazadas en las proximidades del aeropuerto de Bangui.

Se supone que la ONU debe hacer lo posible para proteger a los civiles cuando estalla una guerra. Pero la ONU no solo no protegió a los niños de la República Centroafricana, sino que fue responsable de permitir los abusos que se cometieron contra ellos. Así de contundente es el informe que la propia ONU encargó para investigar las denuncias que llegaban del país africano y que se ha hecho público este jueves. El informe reconoce tanto abuso de poder por parte de los oficiales como deficiencias a nivel institucional. Se considera probado que los soldados ofrecían dinero y alimentos a los niños a cambio de de abusar sexualmente de ellos y que ninguno de los responsables de la misión detuvieron los abusos ni protegieron a los niños.

  • Francisco llega a la República Centroafricana, la última y más peligrosa parada en su viaje
  • Ha sido recibido con cánticos y música regional bajo un fuerte despliegue de seguridad
  • "Vengo a la República Centroafricana como peregrino de la paz", ha escrito en su Twitter
  • Se espera que su visita rebaje la tensión entre musulmanes y cristianos, en pleno conflicto

Se cumple ahora un año de la muerte de Nelson Mandela, el padre de la Sudáfrica democrática, la que surgió después de su larga lucha contra el apartheid. Símbolo mundial de la tolerancia, de la paz y de la libertad, Mandela defendió siempre que  África más que ayuda lo que necesita es justicia. De la compleja situación que vive buena parte de ese continente habla el periodista y escritor Xavier Aldekoa en su libro "Océano África", que acaba de publicar.