arriba

La ONU ha recibido nuevas denuncias de abusos sexuales a menores cometidos por cascos azules destinados a la misión de paz en la República Centroafricana. Concretamente, los cascos azules supuestamente implicados son de Georgia, Francia y un tercer país no identificado.

Los crímenes denunciados incluyen violación y fueron cometidos en 2014, pero no han visto la luz hasta hace pocas semanas. Todos los abusos tuvieron lugar dentro o alrededor de un campamento habilitado para personas desplazadas en las proximidades del aeropuerto de Bangui.

Se supone que la ONU debe hacer lo posible para proteger a los civiles cuando estalla una guerra. Pero la ONU no solo no protegió a los niños de la República Centroafricana, sino que fue responsable de permitir los abusos que se cometieron contra ellos. Así de contundente es el informe que la propia ONU encargó para investigar las denuncias que llegaban del país africano y que se ha hecho público este jueves. El informe reconoce tanto abuso de poder por parte de los oficiales como deficiencias a nivel institucional. Se considera probado que los soldados ofrecían dinero y alimentos a los niños a cambio de de abusar sexualmente de ellos y que ninguno de los responsables de la misión detuvieron los abusos ni protegieron a los niños.

  • Francisco llega a la República Centroafricana, la última y más peligrosa parada en su viaje
  • Ha sido recibido con cánticos y música regional bajo un fuerte despliegue de seguridad
  • "Vengo a la República Centroafricana como peregrino de la paz", ha escrito en su Twitter
  • Se espera que su visita rebaje la tensión entre musulmanes y cristianos, en pleno conflicto

Se cumple ahora un año de la muerte de Nelson Mandela, el padre de la Sudáfrica democrática, la que surgió después de su larga lucha contra el apartheid. Símbolo mundial de la tolerancia, de la paz y de la libertad, Mandela defendió siempre que  África más que ayuda lo que necesita es justicia. De la compleja situación que vive buena parte de ese continente habla el periodista y escritor Xavier Aldekoa en su libro "Océano África", que acaba de publicar.

Entrevista a Aurora Revuelta, coordinadora de Médicos Sin Fronteras

"La intervención extranjera no ha frenado la espiral de violencia en República Centroafricana"

  • Las matanzas indiscriminadas se suceden tras un año de conflicto
  • Hay miles de muertos y casi un millón de desplazados y refugiados
  • La impunidad es el principal obstáculo para la reconstrucción del país
  • MSF presenta su último informe República Centroafricana, el país perdido

Un grupo de anti-Balaka, rebeldes opuestos a las fuerzas de Séléka, atacaron a parte dela población de Bouca, una ciudad en el norte de República Centroafricana. El combate duró tres horas. Tras el ataque se produjo una contraofensiva de Séléka. Atacaron al resto de la población en Bouca. El día finalizó con más de 100 muertos y numerosas ejecuciones sumarias. 

Miles de muertos y heridos, un millón de desplazados y refugiados, la actividad agrícola en suspenso, un país ahora partido en dos entre los anti-Balaka y Séléka, y una ciudadanía dividida y más polarizada entre musulmanes y cristianos, tal es el cómputo final de un año convulso y violento en República Centroafricana, que solo añade miseria y desolación a un país desamparado y paupérrimo.

Lejos de avanzar hacia la paz,la República Centroafricana se dirige peligrosamente hacia un abismo del que cada vez parece más complicado salir. Lo sabe bien Aurora Revuelta, coordinadora los dos últimos años de Médicos Sin Fronteras en el país. Asegura que el país se ha sumergido en el caos en el último año y que la espiral de violencia no se detiene. Considera que las consecuencias a medio y largo plazo del conflicto serán "catastróficas" porque el país partía de un tejido social y económico muy precario. Pide que las autoridades protejan a los civiles y al personal humanitario para que puedan seguir ayudando a las víctimas. 

 

Miles de muertos y un millón de desplazados en año y medio de conflicto en República Centroafricana, según Federación Internacional de Derechos Humanos, que denuncia que en el país se están cometiendo crímenes de guerra en un ambiente de impunidad en el marco del conflicto.  Desde enero de 2013, el conflicto provocó la muerte de alrededor de 3.000 personas, miles de heridos, cientos de víctimas de crímenes sexuales y más de un millón de desplazados, señala un informe difundido esta semana.

Este domingo el ministro de Defensa, Pedro Morenés, inicia un viaje a la República Centroafricana, país en el que España está presente con una misión militar integrada en una operación de la UE. Hablamos de la situación en este país y en la región con el teniente coronel Jesús Díez Alcalde, analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos.

Al menos 75 personas han muerto en los últimos diez días en el noroeste de República Centroafricana en distintos ataques atribuidos al exrebelde Seleka y a las milicias del grupo etnico Fulani, según han asegurado este lunes fuentes militares africanas. a ONG Médicos Sin Fronteras ha decidido reducir sus actividades en el país tras los recientes ataques contra sus hospitales.