arriba Ir arriba

Las autoridades de Siria han proclamado este viernes la reconquista total de la ciudad de Deir el Zor de manos del grupo terrorista Estado Islámico, que pierde así la última gran población que mantenía bajo su control en territorio sirio, si bien conserva algunos reductos a uno y otro lado de la frontera con Irak. Deir el Zor, situada en la orilla occidental del río Éufrates, es la ciudad más grande y más importante del este de Siria, además del principal centro de producción de petróleo del país. Su pérdida, apenas tres semanas después de la caída de Raqqa, la capital del autoproclamado califato, representa un nuevo golpe para los yihadistas, que ven como se esfuman las conquistas que lograron en 2014.

Ahmad y Énas, junto a sus dos hijos, componen una de las familias de refugiados sirios que viven en España, en este caso en Cantabria, donde han podido empezar una nueva vida. Son de Damasco, él era contable y ella profesora de matemáticas, pero la guerra en su país les condujo a Líbano donde vivieron cinco años. España ha acogido a cerca de 2.000 refugiados, aunque se ha comprometido a recibir algo más de 17.000.