arriba Ir arriba

Hollande ha dicho que es en beneficio de ambas partes conceder tiempo para negociar la salida del Reino Unido de la Unión Europea. No obstante, ha señalado que debería ser lo antes posible para evitar la incertidumbre y la inestabilidad. Por su parte, Theresa May ha insistido en que no invocará el artículo 50 para solicitar la salida de la UE hasta finales de año.

Un submarino de propulsión nuclear británico está este jueves en el puerto de Gibraltar tras chocar contra un buque mercante en aguas cercanas al Peñón, aunque la embarcación sólo sufrió daños externos, según ha informado el ministerio de Defensa.

La Royal Navy (Marina británica) ha empezado una investigación sobre el incidente, ocurrido el miércoles por la tarde cuando el submarino HMS Ambush sufrió una "colisión" mientras estaba sumergido cerca de Gibraltar, cuya soberanía reclama España.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha pedido explicaciones a las autoridades de Reino Unido tras el accidente, según han informado fuentes del Ministerio a TVE.

Reino Unido renuncia a la presidencia rotativa de la Unión Europea que le correspondía en el segundo semestre de 2.017. Así se lo ha comunicado la primera ministra británica Theresa May al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Este gesto parece indicar que el brexit es definitivo y no tiene vuelta atrás. Bélgica se ha ofrecido a reemplazar al Reino Unido en esa presidenca de turno. Los embajadores de los veintisiete tratarán de tomar este miércoles una decisión al respecto (20/07/16).

May no ha perdido ni un minuto en hacer los nombramientos más importantes: la primera sorpresa ha sido la de Boris Johnson, nada diplomático en sus formas, será quien dirija precisamente la diplomacia británica. Casi todos los principales ministros son partidarios declarados del Brexit, si bien ha dejado fuera del gabinete a Michael Gove, un convencido euroescéptico que rivalizó con ella por el liderazgo del Partido Conservador.

Theresa May ya trabaja desde el 10 de Downing Street de Londres. La recién nombrada primera ministra de Reino Unido perfila su gabinete, borrando toda esencia de David Cameron. Su gobierno ya tiene algunas sillas adjudicadas con nombre conocidos que cambian de cartera y con otros que sorprenden como Boris Johnson, el que fuera alcalde de Londres se sitúa al frente del Ministerio de Asuntos Exteriores. Además se estrena ministerio, el que se va a dedicar en exclusiva al brexit. El nuevo ministro de Economía ya se ha puesto manos a la obra. Lo primero que ha hecho ha sido descartar un presupuesto de emergencia para enfrentar el brexit, tal y como había sugerido su antecesor en el cargo, George Osborne (14/07/16).

La nueva primera ministra británica, Theresa May, ha puesto a Boris Johnson al frente de la diplomacia británica pero no del proceso para abandonar la UE, que debe iniciarse tras el voto favorable al Brexit en el referéndum del pasado 23 de junio. Esa responsabilidad recae en un cartera ad hoc de la que se hace cargo el diputado David Davis.

Nada más recibir el encargo de manos de Isabel II, May nombró a seis ministros: además de Johnson y Davies, Philip Hammond, anterior responsable de Exteriores, sustituirá a George Osborne al frente del ministerio de Finanzas; Liam Fox será ministro de Comercio Internacional; Amber Rudd, hasta ahora ministra de Energía, pasará a Interior, una cartera en la sustituye a la misma May; mientras que Michael Fallon seguirá siendo ministro de Defensa.

A lo largo de este jueves, primer día en ejercicio de la nueva primera ministra, se espera que May nombre al resto de su gabinete.

David Cameron ha presentado este miércoles a la reina Isabel II su dimisión como primer ministro de Reino Unido y ha cedido el cargo a la nueva líder conservadora, la hasta hoy ministra de Interior, Theresa May, a la que ha aconsejado que mantenga al país "lo más cerca posible de la Unión Europea", ya que será ella quien tendrá que negociar con Bruselas el Brexit, el desencadenante de su marcha.

Theresa May se ha convertido este miércoles en la primera ministra del Reino Unido, la segunda mujer en la historia del país en ocupar el cargo tras Margaret Thatcher, al recibir el mandato de la reina Isabel II para formar Gobierno después de la dimisión de David Cameron. En su primer discurso tras tomar posesión, May ha prometido trabajar en favor de la justicia social, ha instado a mantener la unidad del país tras el Brexit y ha asegurado que los británicos se forjarán "un nuevo lugar en el mundo" fuera de la Unión Europea.

"No ha sido un trabajo fácil y no hemos conseguido acertar en todas las decisiones, pero creo que nuestro país es mucho más fuerte", ha señalado David Cameron sobre sus seis años al frente del Gobierno, de los que ha destacado la reducción del déficit y la creación de empleo, antes de dirigirse al palacio de Buckingham para presentar su dimisión ante la reina Isabel II.