arriba Ir arriba

Los tres bomberos sevillanos de la ONG Proem-Aid pueden respirar aliviados después de dos años de angustiada espera a una sentencia por presunta tentativa de tráfico de personas en Lesbos de la que este lunes han quedado absueltos sin cargos. Durante las diez largas horas de juicio la fiscal intentó demostrar que Manuel Blanco, Julio Latorre y José Enrique Rodríguez incurrieron en ese delito cuando el 14 de enero de 2016 decidieron ayudar a Mo Abassi y Salam Aldeem, de la ONG danesa Team Humanity, que habían recibido un aviso de varias embarcaciones con refugiados a la deriva.
 

  • El flujo de desplazados mundial alcanza récords y cotas históricas
  • La frontera sur española es un escenario de este fenómeno desde hace lustros
  • ACNUR propone un plan de sistematización para afrontar este problema
  • La crisis de los refugiados de 2015 puede ser decisiva para la aceptación del plan

En el estreno de nuestra serie #EstadoCrítico en colaboración con Médicos sin Fronteras, hablamos con su presidente en España, David Noguera, sobre la realidad que viven millones de personas en el mundo que tienen que huir de sus casas por la violencia. Recuerda que en países como Siria, Yemen, República Democrática del Congo o incluso México, el nivel de sufrimiento de las personas alcanza niveles "absolutamente inaceptables".

Italia es el país de Europa que mayor número de migrantes ha visto llegar a sus costas en los últimos años a través del mar Mediterráneo. Una realidad que se ve en las calles de las principales ciudades, donde miles de personas malviven en condiciones precarias y sin acceso a los servicio de asilo o atención. Personas que acampan en antiguos aparcamientos y que visita nuestra corresponsal en Roma, Sagrario Ruiz de Apodaca, junto al personal de Médicos sin Fronteras que los atiende. 

  • Más de 10.000 inmigrantes malviven en Italia fuera del sistema de acogida oficial, en guetos a la intemperie, edificios abandonados o campamentos improvisados
  • Médicos sin Fronteras señala las malas condiciones en los 50 asentamientos de este tipo que hay repartidos por Italia

Adeeb Ayoub, de 13 años, es un niño sirio que escapó del horror y la muerte en 2015 de la mano de su tío con destino Alemania. El objetivo era reunirse allí después con sus padres y sus tres hermanos, pero pasaron los días, las semanas y los meses y la familia de Adeeb no llegaba. Es por eso que pidió regresar a Siria. A su regreso, dos años después, Adeeb ya no reconoce su ciudad, pues no quedan barrios ni casi edificios en pie. Pero ha vuelto determinado a quedarse.