arriba Ir arriba

Siria se ha convertido en un auténtico infierno. En los últimos días, 20.000 civiles que vivían en las zonas del Este de la ciudad de Alepo han huido y buscan refugio desesperadamente. En la última jornada, 29 personas han muerto por los bombardeos del Ejército de Damasco y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas celebra este miércoles una reunión de urgencia convocada a petición de Francia y Reino Unido. Abordamos la situación con Ignacio Álvarez Ossorio, profesor e investigador de asuntos árabes e islámicos de la Universidad de Alicante; David del Campo, director de Cooperación Internacional de Save the Children, y Esther Campo, de la ONG Proactiva Open Arms (30/11/16).

"2016 es el año en el que la guerra ha hecho más daño a la infancia". Así lo ha asegurado en una entrevista en el Canal 24 Horas de TVE David del Campo, director de Cooperación Internacional de la ONG Save The Children España

Más de ocho millones de niños sufren violencia, desplazamientos forzados y escasez de recursos básicos en el Día Universal del Niño, que se celebra este 20 de noviembre.

Del Campo ha criticado duramente a los países de la Unión Europea que no registran ni garantizan el asilo a los menores refugiados, pese a que les obliga la legislación internacional. "Cuando los estados no cumplen las leyes o se inventan otras, tenemos un problema muy grave", ha advertido.

Sobre España, Del Campo ha señalado que "la pobreza infantil está cerca de nuestros barrios y comunidades". "Lo importante es que el Gbierno mire esos datos de pobreza infantil e igual que hace cosas para que la economía vaya mejor, diga qué va a hacer para que la situación cambie". "Si hay un Pacto de Toledo por las pensiones, si cuidamos de los mayores, ¿por qué no lo hay por los niños?", ha añadido.

Un reportaje de la cadena británica BBC apunta que adultos y menores refugiados sirios, a menudo sin los permisos de trabajo pertinentes, trabajan en Turquía para fábricas proveedoras de marcas de ropa. Entre las firmas investigadas se encuentran las británicas Marks & Spencer y Asos, pero también se ha mencionado a marcas del grupo español Inditex y a Mango.

En 1999, lo que conocemos como 'La Jungla' no existía pero en el mismo lugar ya había un centro de atención a migrantes y refugiados. Se llamaba "Sangatte", lo gestionaba Cruz Roja y en él eran atendidas unas 200 personas al día. Todos tenían un mismo objetivo: llegar al Reino Unido y empezar de nuevo. Es quizás lo único que no ha cambiado en estos 17 años en un campamento que, hace mucho, se convirtió en en una mole de miles de chabolas en la que han llegado a malvivir unas 10.000 personas.

En más de una ocasión, las autoridades han intentado desmantelarlo, pero sin éxito. En 2003, los gobiernos francés y británico hicieron un intento más para controlar los flujos migratorios hacia el Reino Unido (fuera del espacio Schengen) y firmaron los acuerdos de Touquet. Desde ese momento, la frontera francobritánica pasó de estar en Dover (Inglaterra), a Calais (Francia). Ni así se consiguió controlar la llegada masiva de migrantes que a lo largo de los años han intentado de mil formas superar el Canal de la Mancha, en los bajos de camiones, autobuses u ocultos en coches; a pie por el Eurotúnel; en barcos e incluso a nado...

Las autoridades francesas han comenzado este lunes a desalojar definitivamente el campamento de migrantes establecido en Calais y conocido como "La Jungla", donde miles de personas esperaban desde 2015 para intentar cruzar el Canal de la Mancha y llegar al Reino Unido.

La operación, que durará entre una semana y diez días, ha comenzado a las ocho de la mañana. Desde la madrugada, decenas de migrantes, en su mayoría afganos, eritreos y sudaneses, hacían cola con sus enseres frente a la oficina abierta para facilitar los traslados.

Entre 6.000 y 8.000 migrantes serán reubicados en 7.500 plazas disponibles en 450 centros de acogida. Reino Unido se ha comprometido a admitir a los menores que tengan familiares en su suelo.

Las autoridades han movilizado 1.250 policías y decenas de autobuses en la operación.