arriba Ir arriba

El grupo insurgente rohinyá que atacó a finales de agosto una treintena de puestos gubernamentales en el oeste de Birmania (Myanmar) ha declarado un alto el fuego durante un mes para permitir la entrada de asistencia humanitaria. Las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohinyá, ya que les considera inmigrantes bengalíes, y les impone múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos.