arriba Ir arriba

El Instituto Francis Crick que esta mañana han visitado los reyes de España en Londres es la mayor instalación de investigación biomédica de Europa. Trabajan en él científicos de más de 70 países, entre ellos un nutrido grupo de españoles, dedicados al estudio de la prevención y tratamiento de enfermedades como el cáncer, cardiopatías y otros procesos neurodegenerativos.

La reina Isabel II ha recibido oficialmente este miércoles a los reyes de España, Felipe VI y Letizia, en la sede de la Guardia de Honor, en el centro de Londres, en la primera visita de Estado de un monarca español al Reino Unido desde 1986. En una tradicional ceremonia y en un día nuboso en Londres, la jefa de Estado británica, acompañada por su marido, el duque de Edimburgo, y los ministros de su Gobierno, han recibido con todos los honores a los reyes españoles.

Lo han hecho por considerar que son inseguros. Al parecer, tienen el mismo tipo de recubrimiento inflamable que la Torre Grenfell. Las reformas durarán de dos semanas a dos meses, según los casos. Durante ese tiempo se verán obligadas a residir en lugares provisionales habilitados a toda prisa por las autoridades locales.

La reina Isabel II ha inaugurado este miércoles el nuevo curso parlamentario en Reino Unido y ha anunciado el compromiso del "consenso más amplio posible sobre el Brexit"La monarca británica, de 91 años, ha subrayado que la "prioridad del Gobierno británico" es "asegurar el mejor acuerdo posible" en la negociación de la salida de la Unión Europea (UE).

Así lo ha expresado ante los diputados en el tradicional "discurso de la reina" en la Cámara de los Lores. Isabel II ha adelantado el programa legislativo del Gobierno de los próximos dos años en una ceremonia que en esta ocasión ha prescindido del boato habitual, sin capa de armiño, sin corona y sin parada militar, -por primera vez desde 1974- y acompañada por su hijo, el príncipe Carlos, en lugar de su consorte, el duque de Edimburgo, quien ha sido hospitalizado este miércoles como medida de precaución tras sufrir una infección.

El Gobierno británico afronta una legislatura en una posición debilitada, sin haber cerrado aún el pacto de gobierno con los Unionistas norirlandeses del DUP, que se ha presentado más difícil de lo previsto. Sobre la cuerda floja ha estado el arranque de la negociación del Brexit, que finalmente se produjo en plazo el día 19, pero sin el cimiento de apoyo que May pretendió al adelantar las elecciones.

Antes del discurso de la reina, May ha prometido trabajar con "humildad y resolución". La primera ministra y el líder de la oposición han encabezado la llegada del cuerpo de parlamentarios, y, según la tradición, "debían haber mantenido una pequeña charla" que en esta ocasión ha sido sustituida por un silencio frío, relata la BBC.

Una persona ha muerto este lunes en un atropello de fieles musulmanes que salían de una mezquita en Finsbury Park, al norte de Londres. Una decena de personas han resultado heridas, ocho de ellas hospitalizadas y dos tratadas en el mismo lugar de los hechos.

La Policía ha detenido en el lugar a un hombre de 48 años, cuya identidad no se ha revelado, e investiga el suceso como un atentado terrorista, según ha confirmado la primera ministra británica, Theresa May.

El servicio de urgencias de la sanidad pública británica recibió una llamada de auxilio a las 00:15 del lunes (hora local) por un accidente de tráfico en Seven Sisters Road, al norte de Londres.

El Consejo Musulmán de Británico (MCB), que ha calificado el ataque de "violenta manifestación de islamofobia", ha explicado que los fieles fueron atropellados cuando salían de los oficios en el Centro de Bienestar Musulmán, muy próximo a la mezquita de Finsbury Park, la mayor del país.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha calificado el suceso como un ataque a los "valores compartidos de tolerancia, libertad y respeto". En una declaración, Khan ha pedido a los londinenses que mantengan la "calma" y estén "vigilantes" mientras se esclarece lo sucedido.

La Policía Metropolitana de Londres (Met) ha confirmado en la madrugada de este lunes la muerte de una persona en un atropello de fieles musulmanes con una furgoneta que ha tenido lugar cerca de la mezquita de Finsbury Park, al norte de la capital británica, al tiempo que otras ocho han sido hospitalizadas.

La víctima mortal falleció en el lugar del incidente y los ocho heridos fueron llevados a tres hospitales de la capital británica, mientras que otras dos personas fueron atendidas con heridas leves donde se produjo el ataque.

La Policía británica ha elevado a 30 la cifra de víctimas en el incendio del miércoles en la torre residencial Grenfell y ha admitido que es posible que muchas de las víctimas no puedan ser identificadas. El comandante de la Policía Metropolitana de Londres (Met), Stuart Cundy, ha dicho que "tristemente, hay un riesgo de que no podamos identificar a todo el mundo", y ha agregado que espera que el número total de fallecidos no sea superior a "tres cifras". El diario The Sun ha elaborado una lista de 65 desaparecidos.

Por tercer día consecutivo, los bomberos revisarán las plantas de la torre, compuesta por 120 apartamentos, muchos de ellos de protección social, mientras aumentan las críticas sobre la seguridad en otros edificios similares en el Reino Unido.

Las autoridades son cuestionadas por el estado en que se encontraba el edificio después de que algunos residentes denunciasen que las alarmas de incendio no saltaron y también por el material utilizado en el revestimiento del inmueble, compuesto por polietileno, que explicaría la rapidez con que se propagaron las llamas en la madrugada del miércoles. El incendio, dicen era una tragedia anunciada.

La primera ministra británica, Theresa May, ha dispuesto una investigación oficial sobre la tragedia a fin de llegar "al fondo" de lo ocurrido para que una tragedia así no vuelva a ocurrir. May es también hoy protagonista, a su pesar, en los medios locales, que la critican por no haber hablado este jueves con los rescatados de la torre cuando visitó el barrio del norte de Kensington, donde está el edificio y donde habló con agentes de Policía y los bomberos que trabajaron para contener el fuego y rescatar a los residentes. Para paliar esas críticas, la premier ha visitado esta mañana a los heridos en uno de los hospitales donde están siendo atendidos.

"Aterrador", es el calificativo con el que Mahad Eagal describe el incendio de este miércoles en Londres. Es uno de los testigos del siniestro. Jamalvatan Sajad, de 22 años, volvía del cine con su hermano cuando una llamada de su madre, discapacitada, le alertó del incendio: el fuego había empezado a devorar la Torre Grenfell, de 24 plantas, en el oeste de Londres. Los bomberos pudieron rescatar a la mujer de su apartamento en el tercer piso. Sajad suspiró aliviado cuando se reencontró con ella pero el consuelo le duro pocó.

"Vi a la gente saltando desde las ventanas del piso 16 o 17, por lo menos diez personas estaban tratando de saltar. Cuando llegué allí diez pisos estaban en llamas y cada minuto que pasaba el fuego subía. En ese momento haber perdido mi casa no era nada comparado con ver morir a la gente. Solo podía pensar en mis vecinos", relata el estudiante al diario francés Le Figaro. Al menos seis personas han muerto y más de 70 están heridas. Además se teme que haya numerosas personas atrapadas en los pisos más altos ya que los bomberos sólo han podido acceder hasta planta 19. La policía ya ha advertido de que teme que la cifra de fallecidos aumente en las próximas horas.