Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confesado este miércoles ante el Congreso de los Diputados que empieza a entender las intervenciones "monumentales" de su antecesor José Luis Rodríguez Zapatero, porque es "muy difícil" sintetizar. Pasaba la una y media de la tarde cuando Rajoy finalizaba su réplica en el debate sobre la última reunión del Consejo Europeo, que había comenzado a las nueve de la mañana. Respondía a la portavoz de UPyD, Rosa Díez, quejándose de que su gran capacidad de síntesis le había permitido hacer "muchas preguntas" en su intervención, pero él está obligado a responder a todos los portavoces y hacerlo además "sin aburrir en exceso" a sus señorías. "Ahora empiezo a entender al señor Rodríguez Zapatero, lo cual no quiere decir que le justifique, cuando hacía aquellas intervenciones que a todos nos parecían monumentales, pero es que es muy difícil", ha dicho desde su escaño.

"Aquí termina mi tiempo". El aún secretario general del PSOE y expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha despedido este viernes como líder socialista en el 38 Congreso Federal del partido con una defensa de las políticas económicas que impulsó para que "España no fuera intervenida" en un discurso de algo más de una hora de duración. Rodríguez Zapatero ha reconocido que tardó en reconocer la crisis, pero ha negado que improvisaran las medidas, en una intervención sobre su gestión al frente del partido en la que ha mezclado la autocrítica con la reivindicación de las políticas impulsadas por sus gobiernos, como los avances en igualdad y el matrimonio homosexual, y los avances en la lucha contra ETA. El aún secretario general del PSOE ha criticado que el PP quiera dar ahora marcha atrás en materias como el aborto o con la supresión de Educación para la Ciudadanía y ha pedido "un partido unido, fuerte, que trabaje, que arrime el hombre para ser alternativa de gobierno cuento antes" después de obtener el peor resultado histórico en unas elecciones generales el pasado 20N. Zapatero ha pedido una única cosa a los miembros de su partido: "A quién mañana (este sábado") salga elegido secretario general le den el mismo apoyo que a mí me han dado".

El secretario general saliente del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado en su último discurso que quizás "haya que decirlo en voz baja, pero es muy probable que nunca más haya una muerte a manos de ETA", por lo que ha estimado que "debemos estar satisfechos". Rodríguez Zapatero ha planteado ante el plenario del 38 Congreso federal del PSOE que el cónclave se celebra en un momento "significativo" por la situación en la que se encuentra la banda terrorista y ha recordado que en el anterior congreso "recordábamos a la última víctima", al concejal de Mondragón, Isaías Carrasco. Ha sostenido que durante sus ocho años al frente del Gobierno ha apoyado de "manera permanente" a los que "de una u otra manera" querían la paz y el final de la banda terrorista ETA y ha expresado un especial reconocimiento a los socialistas de Euskadi. "Los más intenso, pero también lo más gratificante es ver a los compañeros del País Vasco. Han aguantado, no ha descansado hasta alcanzar el fin de la violencia y ETA", ha enfatizado Zapatero.

El expresidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha definido en RNE a la candidata a la Secretaría General del PSOE, Carme Chacón, como "Zapatero con faldas", un comentario que ha sido inmediatamente afeado por la dirigente socialista Elena Valenciano, número dos de Alfredo Pérez Rubalcaba, y por Micaela Navarro, del equipo de la catalana.