arriba Ir arriba

Un deslizamiento de tierra ocurrido este sábado en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, ha sepultado 46 casas y ha enterrado a más de un centenar de personas, según la agencia oficial china Xinhua.

Una avalancha de piedras y lodo ha caído montaña abajo a las seis de la mañana, hora local, sobre la aldea de Xinmo, en el condado de Maoxian (provincia de Sichuan, cerca del Tibet). Al menos 46 casas han quedado sepultadas, y hay 141 desaparecidos. Los equipos de rescate y voluntarios sólo han podido rescatar de momento a una pareja y a su hijo de pocos meses.

Las imágenes difundidas por la televisión oficial CCTV muestran a los soldados desplazados al área y a los vecinos levantando pesadas rocas, y a varias excavadoras trabajando en la zona donde estaba el pueblo.

El deslizamiento ha bloqueado unos dos kilómeros de un río cercano y una carretera. Las autoridades han cerrado al tráfico, salvo para los equipos de emergencia, todas las carreteras de la zona.

Al menos siete extranjeros, dos de ellos con ciudadanía española, han sido dados como desaparecidos tras la avalancha que la noche del pasado sábado arrasó parte de la ciudad de Mocoa, según la Cruz Roja Colombiana.

El tercer español que estaba también en paradero desconocido ha sido localizado la noche de este miércoles y se encuentra "bien", según han indicado a Europa Press fuentes diplomáticas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación está intentando dar con el paradero de los dos españoles que permanecen ilocalizables.

El Consulado español está en contacto tanto con las autoridades locales como con las familias de estas personas. La caída de la red eléctrica y las dificultades de la conexión telefónica complican las tareas, por lo que Exteriores de momento no tiene motivos para pensar que estas dos personas estén desaparecidas.

Los vecinos de Mocoa, localidad colombiana arrasada por una avalancha de agua que ha dejado más de 200 muertos, tratan de reponerse de la tragedia mientras continúan las labores de rescate. "¡Atención Putumayo, nos estamos inundando en este momento (...), ayúdennos por favor!", decía una de las víctimas en una llamada a Emergencias. "Mocoa está hecho un desastre, prácticamente está destruido, no hay agua, no hay luz", afirma otro testigo.

Hace sólo unas horas el tenor peruano Juan Diego Flórez ha pedido en las redes sociales el apoyo de la comunidad internacional. Las inundaciones que el pasado domingo dejaron 75 muertos se han llevado también consigo más de 12.000 hogares. En pocos segundos el agua arrasó con todo lo que había a su paso dejando un rastro de lodo y engullendo coches, puentes y carreteras en las regiones de Trujillo y cerca de la capital.