arriba Ir arriba

El caudal máximo del río Ebro llega este lunes a la comarca de la Ribera Baja, tras pasar el domingo por Zaragoza provocando incidencias menores. Se espera que por la tarde-noche el pico de crecida alcance a varias localidades, aunque de manera lenta, lo que permite tomar las  medidas de prevención. 

Durante el fin de semana se han roto varias motas en Villafranca, Quinto de Ebro y Fuentes de Ebro. El agua ha cortado las vías del tren convencional y ha inundado miles de hectáreas de cultivos.

En Quinto de Ebro, el alcalde ha pedido a los vecinos que no circulen con los coches particulares por la huerta del municipio para no dificultar el paso de las máquinas y vehículos que están trabajando en la defensa de las motas, para evitar que el agua llegue al núcleo urbano.

Los vecinos de las poblaciones afectadas han pedido que se inicien labores de limpieza de los cauces y obras de infraestructura que permitan laminar las avenidas.

La crecida de este año es la tercera mayor del Ebro desde 2003.

El caudal máximo del río Ebro llega este lunes a la comarca de la Ribera Baja, tras pasar el domingo por Zaragoza provocando incidencias menores.

Los pueblos de la zona están en alerta, en especial Pina de Ebro, donde los servicios de emergencia han reforzado las motas para evitar que el agua entre en el casco urbano. El domingo, el río rompió algunas motas y anegó la vía del tren convencional (no la del AVE, que también pasa por la localidad) y obligó a evacuar a tres decenas de personas con dificultades de movilidad, según ha informado TVE.

Si fuera necesaria una nueva evacuación se haría rápidamente ya que todos los servicios están preparados.

Se espera que el caudal del Ebro aumente no más de 15 centímetros, según indicó este domingo el consejero aragonés de Presidencia, Vicente Guillén. En la localidad de Gelsa, el agua ha llegado hasta los 5,4 metros.

La punta de la crecida extraordinaria del río Ebro ha atravesado la ciudad de Zaragoza de forma lenta y sin causar afecciones graves, aunque en las poblaciones de la Ribera Baja se mantiene la alerta ante la posibilidad de que el agua provoque inundaciones de sus campos, granjas y cultivos. Todas las previsiones iniciales más pesimistas se han ido desvaneciendo desde que el caudal procedente de Navarra se adentró en Aragón en dirección a los municipios de la Ribera Alta zaragozana, donde experiencias de años anteriores han dejado un mal recuerdo, y a la capital aragonesa.

La punta de la crecida del Ebro llega a Zaragoza este domingo. A primera hora de la mañana, el agua ya llegaba a los 5 metros y 30 centímetros y el caudal acumulaba 2.000 metros cúbicos por segundo, según informa TVE. El cauldal puede llegar a los 2.200 metros cúbiocos a lo largo del día, para luego descender hasta los 1.500-2.000.

Al tratarse de un pico muy lento el caudal puede estar en relativo ascenso durante toda la jornada, según han informado a Europa Press fuentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

En la mañana del domingo, la punta de la crecida llega a Alagón y entraba en la capital aragonesa. La avenida extraordinaria pasó este sábado por la Ribera Alta anegando miles de hectáreas pero sin afectar al casco urbano de las localidades ribereñas. Por su parte, en la Ribera Baja ya se han roto varias motas a la espera de la punta de la crecida.

Los datos en tiempo real que aporta la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en su web indican que la punta de la crecida atravesará la ciudad de Zaragoza a las 09.00 horas de este domingo, tres horas después de lo previsto inicialmente y con un volumen de caudal inferior. Por su parte, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha adelantado que el Gobierno declarará "lo antes posible" como "zona de urgente actuación" las áreas más afectadas por la última crecida del Ebro.

La crecida del río Ebro por el deshielo y las fuertes lluvias mantiene en alerta a Aragón después de provocar inundaciones en Navarra y causar pequeños daños en La Rioja. El pico de la avenida ha alcanzado este viernes por la tarde la zona de Tudela, en Navarra, donde ha inundado calles del casco antiguo. Se espera que en la madrugada del sábado llegue a Aragón mientras que la crecida tendrá su punta en Zaragoza este domingo.

Los servicios de carreteras y bomberos de la Diputación de Bizkaia recibieron casi un centenar de avisos debido a las intensas lluvias caídas durante la tarde de este pasado jueves, que provocaron "pequeñas inundaciones y balsas de agua", fundamentalmente en los municipios de Muxika, Gernika e Ibarrangelu, y también en la zona de Mungialdea, aunque "ninguna de gravedad", ha informado la institución foral.

En Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, han caído este lunes hasta 40 litros por metro cuadrado en una tromba de agua que ha apenas ha durado media hora. La lluvia ha inundado calles, edificios y locales comerciales. Además de estar todo el día en estado de alerta amarilla por riesgo de precipitaciones fuertes, ha sido necesario activar de forma inmediata el protocolo de emergencia para atender las incidencias y comenzar las tareas de limpieza.

Se cumplen 60 años de la gran riada de Valencia, una catástrofe que costó la vida a 81 personas y que es recordada en valenciano como la "riuà".

La madrugada del 14 de octubre de 1957 apenas llovía en Valencia. Pero durante horas si lo había hecho, de forma torrencial, en la cuenca alta y media del Turia. Dos riadas causaron 81 víctimas mortales y más de 3.000 millones, de las antiguas pesetas, en pérdidas. Las comunicaciones entonces eran muy deficientes: fueron los alcaldes de los pueblos río arriba quienes avisaron de que el Turia llegaba muy crecido a la ciudad. Los serenos llamaban a los portales. Pero no hubo tiempo de reacción.

3.700 metros cúbicos por segundo arrasaron gran parte de la ciudad. En algunos puentes el agua rebasó la calzada. Murió mucha gente que vivía en plantas bajas. Muchos otros se subieron a los tejados.

Hubo que retirar más de un millón de metros cúbicos de barro para limpiar las calles. Colaboraron cientos de voluntarios y miles de soldados que trabajaron durante un mes.
 

Las fuertes lluvias de este sábado en Alicante han inundado varias calles de Calpe y Benidorm, donde se han acumulado hasta 38 litros por metro cuadrado, y han provocado varios incidentes, la mayoría de personas atrapadas en sus vehículos por el nivel del agua, según ha informado el Consorcio Provincial de Bomberos. Según el balance de lluvias de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) hasta las 17 horas, en Benidorm se han acumulado este sábado un total de 38 litros de agua por metro cuadrado, de los que 21,6 litros han caído en solo una hora, de 14 a 15 horas.

El avión fletado por el Ministerio de Exteriores para la evacuación de ciudadanos españoles afectados por el huracán Irma ha llegado a Madrid.
Medio centenar de españoles residentes en San Martín, devastada por el huracán Irma, ha viajado a bordo de esta aeronave operada por el Ejército del Aire.
Procedente de Santo Domingo, donde hizo escala tras despegar de la isla de San Martín, el Airbus ha aterrizado en la base aérea de Torrejón de Ardoz hacia las 07:55 horas.

Las autoridades italianas buscan a dos personas desaparecidas como consecuencia del temporal que ha afectado desde el sábado al noroeste y centro de Italia, especialmente a las regiones de Liguria y Toscana, informó el cuerpo de bomberos. Los desaparecidos son una mujer de 34 años y un hombre de unos 67 años, según los medios locales, mientras que el balance de víctimas por las fuertes lluvias permanece invariable en seis fallecidos. Los bomberos se afanan desde ayer en buscar a los dos desaparecidos y también por retirar el barro y el agua de las calles que permanecen cortadas para permitir su acceso. De hecho, en las últimas 24 horas las llamadas de emergencia al cuerpo de bomberos se han sucedido con insistencia en diversas partes de la zona y los bomberos han tenido que realizar más 520 intervenciones de urgencia en la región.

Alrededor de 2.500 personas de Livorno y Pisa se encuentran sin luz ni agua, las estaciones de tren en estas ciudades están cerradas y por tanto los itinerarios ferroviarios permanecen interrumpidos. La Fiscalía de Livorno ha abierto una investigación por desastre culposo y la junta regional tiene previsto declarar hoy el estado de emergencia para pedir al Gobierno transalpino que proceda a cuantificar los daños. El ministro de Medioambiente de Italia, Gian Luca Galletti, visitará durante la mañana la zona para mantener una reunión con las autoridades locales y desde el Ejecutivo han querido dar muestras de solidaridad hacia las personas afectadas. "Italia entera abraza a Livorno. Cercanía con las familias de las víctimas, pleno apoyo al alcalde y a la región para afrontar la emergencia", ha escrito en Twitter el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.
Las lluvias continúan hoy en el país si bien con menor intensidad y la alarma meteorológica por fuertes lluvias en estas regiones del noroeste y centro del país se mantiene hasta mañana. El fuerte temporal y los desastres que ha causado en Liguria y Toscana han desatado la polémica en el país y entre las voces críticas se sitúan aquellos que acusan a las autoridades locales de no haber puesto en marcha planes de prevención. "Esta enésima calamidad causada por un mal tiempo extraordinario deberá llamar urgentemente al mundo político a una reflexión, seria y profunda, sobre los efectos del cambio climático y cómo defender eficazmente nuestro territorio", ha señalado el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, según un comunicado de la Jefatura de Estado del país.