arriba Ir arriba

El caudal máximo del río Ebro llega este lunes a la comarca de la Ribera Baja, tras pasar el domingo por Zaragoza provocando incidencias menores. Se espera que por la tarde-noche el pico de crecida alcance a varias localidades, aunque de manera lenta, lo que permite tomar las  medidas de prevención. 

Durante el fin de semana se han roto varias motas en Villafranca, Quinto de Ebro y Fuentes de Ebro. El agua ha cortado las vías del tren convencional y ha inundado miles de hectáreas de cultivos.

En Quinto de Ebro, el alcalde ha pedido a los vecinos que no circulen con los coches particulares por la huerta del municipio para no dificultar el paso de las máquinas y vehículos que están trabajando en la defensa de las motas, para evitar que el agua llegue al núcleo urbano.

Los vecinos de las poblaciones afectadas han pedido que se inicien labores de limpieza de los cauces y obras de infraestructura que permitan laminar las avenidas.

La crecida de este año es la tercera mayor del Ebro desde 2003.

El caudal máximo del río Ebro llega este lunes a la comarca de la Ribera Baja, tras pasar el domingo por Zaragoza provocando incidencias menores.

Los pueblos de la zona están en alerta, en especial Pina de Ebro, donde los servicios de emergencia han reforzado las motas para evitar que el agua entre en el casco urbano. El domingo, el río rompió algunas motas y anegó la vía del tren convencional (no la del AVE, que también pasa por la localidad) y obligó a evacuar a tres decenas de personas con dificultades de movilidad, según ha informado TVE.

Si fuera necesaria una nueva evacuación se haría rápidamente ya que todos los servicios están preparados.

Se espera que el caudal del Ebro aumente no más de 15 centímetros, según indicó este domingo el consejero aragonés de Presidencia, Vicente Guillén. En la localidad de Gelsa, el agua ha llegado hasta los 5,4 metros.

La punta de la crecida extraordinaria del río Ebro ha atravesado la ciudad de Zaragoza de forma lenta y sin causar afecciones graves, aunque en las poblaciones de la Ribera Baja se mantiene la alerta ante la posibilidad de que el agua provoque inundaciones de sus campos, granjas y cultivos. Todas las previsiones iniciales más pesimistas se han ido desvaneciendo desde que el caudal procedente de Navarra se adentró en Aragón en dirección a los municipios de la Ribera Alta zaragozana, donde experiencias de años anteriores han dejado un mal recuerdo, y a la capital aragonesa.

La punta de la crecida del Ebro llega a Zaragoza este domingo. A primera hora de la mañana, el agua ya llegaba a los 5 metros y 30 centímetros y el caudal acumulaba 2.000 metros cúbicos por segundo, según informa TVE. El cauldal puede llegar a los 2.200 metros cúbiocos a lo largo del día, para luego descender hasta los 1.500-2.000.

Al tratarse de un pico muy lento el caudal puede estar en relativo ascenso durante toda la jornada, según han informado a Europa Press fuentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

En la mañana del domingo, la punta de la crecida llega a Alagón y entraba en la capital aragonesa. La avenida extraordinaria pasó este sábado por la Ribera Alta anegando miles de hectáreas pero sin afectar al casco urbano de las localidades ribereñas. Por su parte, en la Ribera Baja ya se han roto varias motas a la espera de la punta de la crecida.

Los datos en tiempo real que aporta la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en su web indican que la punta de la crecida atravesará la ciudad de Zaragoza a las 09.00 horas de este domingo, tres horas después de lo previsto inicialmente y con un volumen de caudal inferior. Por su parte, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha adelantado que el Gobierno declarará "lo antes posible" como "zona de urgente actuación" las áreas más afectadas por la última crecida del Ebro.

La crecida del río Ebro por el deshielo y las fuertes lluvias mantiene en alerta a Aragón después de provocar inundaciones en Navarra y causar pequeños daños en La Rioja. El pico de la avenida ha alcanzado este viernes por la tarde la zona de Tudela, en Navarra, donde ha inundado calles del casco antiguo. Se espera que en la madrugada del sábado llegue a Aragón mientras que la crecida tendrá su punta en Zaragoza este domingo.