arriba Ir arriba

Un juez federal de Estados Unidos ha bloqueado temporalmente el nuevo veto migratorio del presidente, Donald Trump, horas antes de su entrada en vigor prevista para la medianoche de este jueves.

La orden del magistrado, Derrick K. Watson, con sede en Honolulu (Hawai), deja por el momento sin efecto la medida con la que Trump pretendía suspender la entrada al país de inmigrantes de seis países de mayoría musulmana y de todos los refugiados.

La decisión de Watson supone un segundo revés legal para el Gobierno de Trump, que ya vio como la Justicia bloqueaba a principios de febrero su primer veto.

Tras una breve pero infructuosa batalla legal, Trump presentó el 6 de marzo una versión revisada del veto, en la que introdujo algunos cambios rebajando el tono de la medida con el convencimiento de que esta vez evitaría el escrutinio judicial.

La crisis con Turquía, el Islam y la identidad holandesa han monopolizado este lunes el debate entre los dos principales candidatos en las elecciones legislativas de Holanda, el liberal Mark Rutte y el ultraderechista Geert Wilders, que ha agitado la inmigración y la disputa diplomática con Ankara mientras el primer ministro negaba que el país esté "islamizado" y ponía en duda la capacidad de su rival para gobernar.

"Quiero que Holanda sea el primer país que ponga límite al populismo malvado", ha señalado Rutte, evocando el referéndum del Brexit y la elección de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Wilders, en cualquier caso, ha enarbolado de inmediato su bandera contra el islam y la inmigración, al reclamar "cerrar las fronteras como única solución a gente" como el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, además de exigir que el embajador turco en Holanda sea expulsado "inmediatamente".

El primer y único cara a cara entre ambos políticos, que lideran las encuestas de intención de voto con 24 escaños cada uno -de 150 que tiene el Parlamento- para las elecciones del próximo miércoles, ha dejado acusaciones mutuas de falta de credibilidad y la reiteración de la negativa a negociar una coalición de Gobierno entre ambos después de los comicios.

El Congreso de los Estados Unidos recibió este martes a un presidente con un discurso más moderado de lo habitual: en su primer discurso ante las cámaras del Parlamento, Donald Trump trató de ilusionar con un mensaje más optimista. Reiteró sus principales propuestas: proteccionismo, inversión en infraestructuras, reemplazo de la reforma sanitaria de Obama y medidas contra la inmigración irregular, incluyendo la ampliación del muro.

Este tren atraviesa México de sur a norte. Recorre 3.674 kilómetros transportando migrantes que intentan cruzar el país desde puntos como la frontera con Guatemala. Los precarios viajeros se cuelgan de sus vagones para procurar esquivar controles y atracadores. Muchos de ellos pierden sus vidas en el intento. Las organizaciones sociales piden a México que exija para ellos a Estados Unidos el mismo buen trato que pide para sus ciudadanos.

Los secretarios de Estado y de Seguridad Nacional de Estados Unidos, enviados por el presidente Donald Trump en visita oficial a Méxicohan prometido a los representantes del Gobierno mexicano que no habrá deportaciones masivas ni operaciones militares contra los inmigrantes mexicanos, en un intento de aplacar la irritación de su vecino del sur por la restrictiva política migratoria que pretende implantar la nueva Administración estadounidense.

El Gobierno de Donald Trump ha desvelado este martes las líneas maestras de su política migratoria, entre las que figuran agilizar el proceso legal para la deportación de inmigrantes irregulares, eliminar las exenciones que hasta ahora impedían ciertas expulsiones y la contratación de 15.000 nuevos agentes para reforzar el control de las fronteras, una batería de medidas que abre la puerta a la expulsión masiva de los indocumentados que viven en Estados Unidos.

  • El secretario de Seguridad Nacional presenta las directrices en política migratoria
  • Los agentes tendrán mayor capacidad para actuar contra los indocumentados
  • Se eliminan las exenciones y toda vulneración de la ley implicará la deportación
  • Se mantiene la protección de los dreamers, quienes llegaron siendo niños al país

356 inmigrantes subsaharianos han entrado en Ceuta en un nuevo salto masivo al vallado fronterizo que separa la ciudad de Marruecos. El salto a la valla se ha producido poco antes de las 04.00 horas, en una madrugada con fuerte viento de levante e intensas lluvias en la ciudad autónoma, y pocos días después de la última entrada, producida el pasado viernes, en la que llegaron a acceder 498 personas.

El presidente de Estados UnidosDonald Trump, ha anunciado que este miércoles tomará sus primeras medidas en materia de seguridad nacional, entre las que se incluirá la construcción del muro en la frontera con México para frenar la inmigración irregular, una de sus propuestas que más polvareda levantó durante la campaña electoral. "Mañana será un gran día para la seguridad nacional. Entre muchas otras cosas, ¡construiremos el muro!", ha remarcado Trump a través de su cuenta de Twitter, una vez que varios medios estadounidenses habían desvelado ya sus planes.

La prensa, que citaba a funcionarios anónimos del Gobierno estadounidense, había adelantado que Trump firmaría a lo largo del miércoles una nueva tanda de órdenes ejecutivas relacionadas con la seguridad nacional, que se unirán a las adoptadas en estos primeros días de su mandato, como la reactivación de dos oleoductos que su antecesor, Barack Obama, había frenado o la retirada de Estados Unidos del Tratado Transpacífico.

El muro ya existe en varios tramos, se empezó a construir en 1994 con Bill Clinton. Desde entonces, varias iniciativas legislativas han aprobado construir 1.100 km de los 3.000 km de frontera. Eso obliga a los inmigrantes a intentar cruzar por zonas desérticas. Cada día cruzan la frontera 300.000 vehículos y un millón de personas que trabajan en uno y otro lado.