Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Rusia investiga ya las causas de la explosión del avión de Aeroflot en el aeropuerto de Moscú que provocó 41 muertos el domingo. Aunque no hay hipótesis oficiales, una fuente de las pesquisas citada por la agencia rusa Interfax ha asegurado que el accidente pudo ser provocado por el impacto de un rayo. Los expertos consultados por TVE ponen en duda que el rayo pudiera ser la causa del siniestro por sí solo, porque están diseñados y fabricados precisamente para resisitir el impacto. En cambio, sí puede afectar al sistema eléctrico o de comunicaciones de la aeronave. 

Al menos trece personas han muerto y otras seis han resultado heridas al incendiarse un avión de pasajeros Superjet-100 tras efectuar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto Sheremétievo de Moscú, según han informado fuentes de los servicios médicos a la agencia oficial Itar-Tass, que también han señalado que hay varios pasajeros desaparecidos. Perteneciente a la compañía rusa Aeroflot, el aparato, con 73 pasajeros y 5 tripulantes a bordo, había despegado del aeropuerto de Sheremétievo con destino a la ciudad de Múrmansk, en el noroeste de Rusia, pero minutos después sus pilotos informaron a la torre de control de problemas a bordo y decidieron regresar y efectuar un aterrizaje de emergencia.

El Stratolaunch, que mide 117 metros de ancho, ha volado por primera vez este fin de semana sobre el desierto de Mojave, en California. El avión, de dos fuselajes, tiene seis motores, está fabricado con fibra de carbono y tiene una gran capacidad de carga. De hecho, la compañía Stratolaunch lo ha diseñado para el lanzamiento de satélites al espacio.

La huelga salvaje de los controladores aéreos en vísperas del puente de la Constitución en 2010 provocó que ningún avión sobrevolara el espacio aéreo español durante 22 horas. Por primera vez desde la democracia se decretó el estado de alarma. Radio Nacional y Radio 5 unificaron sus emisiones para contar ese caos aéreo que dejó en tierra a cerca de 700.000 pasajeros. Blanca Pascual recuerda cómo transcurrieron las primeras horas. 

Boeing acaba de anunciar que ha modificado el sistema de control de sus aviones 737 MAX. Lo hace tras los dos accidentes de Etiopía e Indonesia y la decisión de muchos países de cerrar su espacio aéreo a estas aeronaves. La empresa también va a ofrecer de forma gratuita los mecanismos de seguridad opcionales que antes vendía como un extra.

Informa el corresponsal de RNE en Washington, Fran Sevilla.

Un total de 43 países han cerrado sus espacios aéreos al Boeing 737 Max tras el accidente aéreo de Etiopía. La aerolínea Norwegian ha anunciado que pedirá una indeminización al fabricante. Según los expertos, la causa del accidente del avión está relacionada con el software nuevo instalado. Mientras, la caja negra del avión siniestrado en Etiopía viaja hacia Europa para ser analizada. 

El Boeing 737 Max 8 era el superventas de la compañía y su mejor baza para una mayor expansión por el mundo. Sin embargo, tras dos accidentes en apenas seis meses, la mayoría de los aviones están en tierra. Primero los aparcó China, uno de sus mejores clientes, y este martes Europa les ha cerrado su espacio aéreo.

Por su parte, el gigante estadounidense mantiene la plena confianza en su aparato; pero en dos días han perdido miles de millones de dólares en bolsa. Los dos aparatos accidentados en el último medio año eran nuevos y, en los dos casos, los pilotos parecían luchar para ganar altitud al poco de despegar. Mientras continúa la investigación y las familias esperan la identificación de las víctimas, muchos pasajeros intentan cambiar sus billetes.

Salvamento Marítimo está probando los drones para utilizarlos en el rescate de personas y en la lucha contra la contaminación marina. En el Instituto de Técnica Aeroespacial en Huelva dirigen el vuelo de los drones para ver los resultados de estos ensayos. Estos aparatos están dotados con cámaras, GPS y sensores de todo tipo, se desarrolló para uso militar, como espías y hasta portando misiles. Salvamento Marítimo y la Secretaría General de Pesca realizan ahora pruebas de contaminación marítima y búsqueda de personas. El dron, pilotado en tierra desde el Instituto de Técnica Aeroespacial, ofrece imágenes nítidas y en tiempo real de lo que ocurre. El dispositivo es muy efectivo en desastres naturales para evaluar la ayuda. También en las búsquedas, además de su potente cámara, el sistema LifeSeeker conecta con móviles sin señal y envía la posición. El dron resulta cien veces más barato que un vuelo tripulado.