arriba Ir arriba

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, han mantenido este martes en Singapur una cumbre histórica que pone fin a 70 años de hostilidades y podría abrir la puerta a la desnuclearización de Corea.

A falta aún de un comunicado oficial y tras tres horas y media de encuentros, en privado y con las respectivas delegaciones, ambos mandatarios se han mostrado satisfechos. "Fantástica, mejor de lo que cualquiera podría haber imaginado", ha respondido Trump a las preguntas de los periodistas sobre el resultado de las conversaciones, que han comenzado con un apretón de manos. 

Todo está listo en Singapur para la cumbre histórica entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong un. Ambos se verán las caras este martes para hablar de la desnuclearización de Corea. 

Delegaciones de Estados Unidos y Corea del Norte se han reunido durante un par de horas para preparar la cumbre. A esa cita ha asistido el embajador estadounidense en Filipinas, Sung Kim, que representó a Washington en el diálogo de la década pasada sobre el programa nuclear de Pyongyang.

El Gobierno surcoreano cree que el éxito de la histórica reunión dependerá enteramente del encuentro "cara a cara" entre Trump y Kim más que de los trabajos previos.