Enlaces accesibilidad

¡Ole, ole, Lola Flores!

  • Una visión contemporánea de 'La Faraona' a través de la mirada de sus nietas

Por
Imprescindibles - Ole, ole, Lola Flores (versión completa)

Imprescindibles

Un espacio para conocer a las grandes figuras españolas de los últimos dos siglos en el ámbito de la cultura y la ciencia

¿Es Lola Flores una artista 'imprescindible' de nuestra cultura?...Esa fue la primera pregunta que me hice… Siempre me ha parecido una persona con carisma, toda una estrella, pero pensaba que su arte me quedaba lejano…

¿Es Lola Flores una artista 'imprescindible' de nuestra cultura?

Me arriesgué…Quería saber si el arte de Lola puede ser contemporáneo…Propongo la mirada de sus nietas, Alba Flores y Elena Furiase. Tienen 26 y 24 años, y están educadas en un entorno musical ecléctico… Donde youtube y las redes sociales son ventanas abiertas a todo tipo de influencias.

Imprescindibles - Lola Flores - Declaraciones de su nieta, Elena Furiase

Elena siente de una manera muy especial a su abuela. Es uno de los momentos mágicos de este documental

También quería saber cómo influyeron en su arte los gitanos. Porque ella no era gitana, aunque muchos piensan que sí, porque Lola, se sentía gitana.

Y me llamaba la atención que una artista que triunfó durante el franquismo, luego fuera muy apreciada durante la transición, y después, en el entorno de los intelectuales de izquierdas.

Un viaje hacia la búsqueda de la esencia artística de Lola Flores

A partir de ahí, el equipo del documental iniciamos un viaje, a la búsqueda de la esencia artística de Lola…Las primeras paradas, fueron para subir viajeros a este tren…Ahí es donde Elena sube, para acabar formando parte del equipo, con una entrega, un cariño, y un sentido del humor que, sin ella, este proyecto no hubiese sido el mismo.

Muchos destacan que Lola era muy generosa. Y la generosidad, sin pretenderlo, siempre es un viaje de ida y vuelta

Hace una parada muy interesante con su prima Alba, que finalmente sólo recorre una parte del trayecto con nosotros….

Todos los viajeros han sido generosos, con su tiempo, con las diferentes visiones que han aportado y nos han servido de guía.

Muchos destacan que Lola era muy generosa. Y la generosidad, sin pretenderlo, siempre es un viaje de ida y vuelta.

 Lola Flores

Lola Flores rtve

En Jerez de la Frontera, la búsqueda de las raíces

La casa donde nació Lola en Jerez de la Frontera el 21 de Enero de 1923, en la Calle Sol, número 45, salió a subasta cuando murió. Allí quiso tener un museo. Pero no fue posible.

Lola Flores
Lola Flores

Lola Flores Fototeca TVE

Nadie sabía quién la había comprado, ni cómo entrar en ella. Ana Tenorio y Paco Benavent, del Centro Andaluz de Flamenco, nos dan una posible pista y nos ponemos en contacto con José Manuel Malvido, que vive también en la calle Sol y atesora una colección indispensable de La Faraona.

Él consigue, tras varias gestiones, hablar con los dueños actuales. Generosos nos prestan unas llaves de la casa, que está en obras, sin tabiques, conservando el suelo, los cables y las rosetas de luz, originales.

Todo el equipo sentimos que aquello era especial. Descubrimos al entrar, la luz del atardecer colándose entre el polvo. Allí, a pie de calle estaba el primer tabanco, el primer bar que tuvo el padre de Lola. Chiquito, recogido, suficiente para intuir como fue la primera infancia, entre vino y cante jondo…

Al subir las escaleras, encontramos la estancia donde nació Lola, entre claroscuros de una balconada también de los años 20…Y las vistas de la terraza nos sitúan en el barrio de San Miguel, flamenco y gitano, básico en la trayectoria de la artista.

Elena siente de una manera muy especial a su abuela. Es uno de los momentos mágicos de este documental.

Con Miguel Poveda

Imprescindibles - Miguel Poveda: "Limosna de amores"

Como descubrir que un flamenco al que admiramos, como Miguel Poveda, tiene una bodeguita en su casa dedicada íntegramente a Lola.

Miguel Poveda tiene una bodeguita en su casa dedicada íntegramente a Lola

Y nos invita a grabar allí una versión única e irrepetible de “Limosna de amores”…Lloré de emoción al escucharla en directo, y no fui la única. Creo que trasmite un sentimiento que sitúa muy bien quien es Lola para muchos flamencos actuales.

Nacimiento de Rosario, hija de Lola Flores. En la imagen, Marujita Díaz y Lola Flores con la niña en brazos, en el hospital. EFE/MANUEL IGLESIAS

En el restaurante Abades de Sevilla, viendo la Torre del Oro, charlamos mucho con Elena de lo que estaba descubriendo …Una conversación larga, pausada, viendo pasar los barcos por el Guadalquivir, mientras atardecía a través de la inmensa cristalera.

Haikus, reflexiones de un diario que marcan cada etapa de este viaje, que también ha tenido muchas risas.

Y mucha emoción. Como escuchar a Joan Manuel Serrat, en el tablao “Los Tarantos”, en Barcelona, explicar a Elena por qué piensa que Lola era tan libre, tan moderna y por qué muchos la admiraban tanto.

O la grabación en Caripén, el tablao que Lola y su marido Antonio González “El Pescaílla” tenían en Madrid.

Hoy es un resturante art decó, que no conserva la fisonomía de antaño.

Con Estrella Morente

Imprescindibles - Lola Flores - Declaraciones de Estrella Morente

Pero la abuela de Estrella Morente, Rosario y su hija, Victoria, “La Globo” nos trasportan a aquellos años 70, donde el flamenco bullía en cada acorde de las guitarras de Montoyita, de Cepero, de “El Pescaílla”…. mientras Camarón, el Beni de Cádiz, el Brillantina…ponían el cante, y Lola, eso, y el baile…

Cuando Estrella comienza a grabar para nosotros su canción “A Lola”, Elena llora

Cuando Estrella comienza a grabar para nosotros su canción “A Lola”, con su tío, Pepe Carbonell, hijo de “Montoyita”, y su pericón, ese abanico grande, que marca, junto con su mirada y su cante, cada estrofa, Elena llora.

No nos había contado que la admiraba tanto. Y escuchar en directo a la artista, utilizando partes de las canciones de su abuela, de su madre, de su tío…la conmueven.

Imprescindibles - Estrella Morente - A Lola

Durante el rodaje, creo que cada persona del equipo ha ido trasformando su mirada sobre Lola…Hemos avanzado con ella…Aunque la parada final en la cabina de montaje, recuperando declaraciones, actuaciones y películas de la artista, nos termina de situar.

El montador, Javier Pérez Jaime -al que le encanta el son cubano y el jazz, y Maurice André, el genio de la trompeta, es uno de sus ídolos- descubre que Lola es muy interesante. Es ahí dónde, quizás, este puzzle incompleto, que nunca ha pretendido ser el único, encaja.

A mi, confieso, Lola ha terminado por cautivarme.

Cómo se hizo

Este documental es una clara apuesta de TVE por la calidad Imprescindible para La 2, el Canal de Alta Definición, Canal 24 Horas y el Canal Internacional de RTVE.

Desplazamos, acompañando a Elena Furiase -la nieta de Lola Flores- a un equipo de profesionales de TVE a diferentes localizaciones en Jerez de la Frontera, Sevilla, Barcelona y Madrid.

Rodamos con dos cámaras de HD, alta definición y un equipo de sonido directo en 5.1.

Recuperamos las imágenes del Archivo No-Do de cine en alta definición para este documental del archivo documental de TVE.

Imprescindibles - Lola Flores llega a Méjico convertida en toda una estrella

Y hemos rodado para insertar efectos, por ejemplo en el Teatro Villamarta de Jerez, y en la tablet con la que viaja Elena en cada trayecto.

Imprescindibles - Lola Flores - Elena Furiase en el Teatro Villamarta, donde debutó su abuela con 16 años

Grabamos seis actuaciones en directo. En los estudios de Prado del Rey de TVE la canción principal “A Lola”. Estrella Morente y su tío, el guitarrista, Pepe Carbonell, “Montoyita”, con fondo y suelo negros, y una cuidada y elegante iluminación para dar la sensación de un escenario onírico. Y en casa de Miguel Poveda en Sevilla su interpretación de “Limosna de amores”.

La más compleja en exteriores, en un corro flamenco, con dos guitarras, tres cantaores, y ocho bailarinas contemporáneas de Lola, en la Peña Tío José de Paula en Jerez. También allí el compás con los puños al toque sobre la barra del Tabanco el Pasaje y la interpretación a la guitarra de Paco Cepero

Para todos los públicos Imprescindibles - Ole, ole, Lola Flores - ver ahora
Transcripción completa

Ella recordaba siempre a la madona de las rosas.

Ella recordaba siempre a la madona de la rosa,

la de la sonrisa eterna la del corazón de gloria.

Ella, la Faraona.

-Yo no necesito... "¿Cuál es tu primer recuerdo

de Oleole?".

-"Cuando íbamos al Lerelé,

me acuerdo perfectamente que era llegar, subir

y estaba ella en la cama,

y entonces me decía: 'Corre ven, ven'

Y yo me subía en la cama y me ponía sus pendientes o me escondía".

"Y ella empezaba: 'Señoras y señores, las artistas más grandes del mundo',

decía ella: "¡Mis nietas!:

Alba y Lena".

Porque no me iba a llamar Elena, Alba y Lena.

Torbellino de colores,

reina del temperamento.

La de la bata de cola.

Lola, Lola, Lola...

Lola.

-Desde la fuentecilla del avellano

yo... Entonces, el Oleole;

porque yo me acuerdo que nací y Oleole,

para mí siempre ha sido Oleole. -Lo inventé yo.

-¿Te lo inventaste tú? -Claro.

-¿Y por qué te lo inventaste tú? -Me lo inventé porque..., no lo sé.

Porque yo no me acuerdo, pero me han contado que mi abuela,

que Oleole, venía a la... al carrito o la cuna

y entonces me hacía: "¡Olé, olé!".

Y claro por eso cada vez que yo la veía para mí ella era Oleole.

-Claro. -Lo que me hacía: "Olé, olé".

Que tiene la Zarzamora

que llora por los rincones

y me recuerda al amor.

Primo, ¿qué tiene Lola Flores que me llega al corazón?

¡Toma!

Que mire usted...

-Ay, pena,

penita, pena,

pena.

Pena de mi corazón

que me corre por las venas,

pena,

con la fuerza de un ciclón.

Que es lo mismo...

"Yo creo que en diferentes épocas

como que supuso diferentes cosas".

"Al principio era una artista joven,

luchando por sobrevivir, ¿no?".

"Y luego esa cosa especial que tenía ella...

pues...".

Si tengo que decir solo una palabra,

de qué aportó mi abuela como artista,

tiene que ver con trasgredir.

Taconeo

"Tú tienes tus raíces,

tus antepasados,

y lo que tienes que hacer es buscar y descubrir".

"Yo creo que eso es un viaje sentimental

que todo el mundo debería hacer".

"Adónde vas,

puedes saberlo o no,

pero de dónde vienes ya está ahí".

"Volver a los..., bueno a las raíces de mi abuela, no,

y bueno..., era un poco desconcertante".

"No sé si una de las bases, pero ha sido algo muy importante

ver al autor de 'Amor, amor',

la canción de mi madre".

"Creo que ha sido uno de los pilares de la música".

"Que es imprescindible para ella, Paco Cepero".

-Una pinceladita. -¡Olé!

Y volver

volver,

volver.

Ah...

Volver a ver... ¡Olé, olé!

-"Lola es una artista que no se volverá a repetir".

"Lola..., eso que dicen de que no cantaba,

Lola sabía cantar, sabía bailar

y tenía una cosa, que eso no se aprende, que es elpellizco".

-Yo sé querer.

Yo sé querer.

-"Fue esa fuerza tan grande,

esa fuerza, ¡eso era un volcán!".

"En erupción siempre".

"Eso es..., eso es imposible, eso son artistas

que Dios les toca con la varita

y a ella le tocó".

-Volver...

¡Volver!

-"Lola ha sido una artista de los artistas".

"Lola ha sido una artista de artistas como lo fue Camarón".

"La verdad es que nosotros quizás pasamos más fatigas,

el flamenco hoy es Patrimonio de la Humanidad,

pero en aquella época el flamenco no estaba muy bien visto".

"La verdad es que íbamos a buscarnos la vida,

en las ventas,

trasnochar para que llegara un señor que nos pagara".

"Y hoy, sin embargo, los chavales que valen, o empiezan a valer,

tienen los mejores teatros del mundo".

Yo creo que algún granito de arena pusimos nosotros en aquella época.

-"Andando por Jerez

y descubriendo todos los rincones

donde mi familia había vivido,

como, por ejemplo, el Tabanco,

Pavo Real, que ahora es Las Banderillas".

Taconeo

Que mire usted...

No siendo de colores,

que yo no entiendo.

No siendo de colores,

como me gusta el moreno

de la piel de Lola Flores.

-"Un tabanco era un local de Jerez

donde se va fundamentalmente a consumir vino, los hombres".

"No era un sitio donde estuviera bien vista una mujer".

"Y donde hay vino, más tarde o temprano salta la chispa,

salta el cante de Jerez".

Especialmente saltaba la chispa del flamenco.

-Porque mi madre es flamenca...

-"Lola tiene la inmensa suerte de poder escuchar desde pequeña

todo ese caudal de cante de Jerez".

"Y que su padre, alguna vez, la hacía bajar para que la vieran bailar".

-¡Olé!

-Ya está, ¡olé!

Lola vivió..., bebió de esa fuente jonda,

flamenca y era lo que le diferenciaba.

La copla de Quintero León y Quiroga, no suena igual en Concha Piquer

que en Juana Reina o Lola.

No me tires, "indiré" que tu cuento se ha acabado,

colorín, "colorao"...

"Oleole ha sido siempre,

para mí Lola Flores es la artista,

la artista que no conocí".

"Que estoy conociendo".

"Ay, pena,

penita, pena,

pena".

-"Aquí creo que he conocido más a la Lola Flores

que la gente vio,

conoció y admiró".

"Oleole,

me lo guardo para mí".

-Ay, pena, penita, pena.

Pena de mi corazón

que me corre por las venas,

lo mismito que un ciclón

Pena...

Cuando de verás te quieren,

el miedo es tu carcelero.

El corazón se te muere

si no te dicen te quiero.

¡Miedo!

Tengo miedo.

Oh... Tengo yo miedo.

Que no mirar de tus ojos,

que no llamaste a tu puerta,

que no pisara contigo

las lunas de primavera.

Y a tu vera...

Ah...

Niña de fuego,

Zarzamora a ti te llaman, niña.

A ti te llaman.

A ti te llaman.

Te llaman.

"El Villamarta es especial porque es en Jerez

y fue el primer teatro en el que debutó".

"Entonces, aunque está totalmente reformado,

la energía está, ¿no?"

"Y si no, te la inventas".

-"De María Pantoja todo el mundo se espera

que una maestra tenga una academia, una escuela, un espejo,

un tablao, pues no".

"María Pantoja tenía un cuarto".

"Ella sentada con un bastón".

"Y nos explicaba que lo más importante del baile

era saber transmitir

con las manos".

"María Pantoja, como mujer, nos enseñaba,

enseñaba en este caso a Lola,

lo que eran los brazos, las manos,

pero luego había que ponerlo en práctica".

"¿Quién estaba?, el maestro Sebastián Núñez".

"Nos enseñaba a escuchar".

"Es muy importante en el baile saber escuchar".

Coincidimos con el tema de maestros de guitarra y de baile.

María Pantoja y Sebastián Núñez, tenemos algo en común.

Los pimientos morrones que tengo en las manos...

-"Dios te mandaba una forma de ser

una artista".

"¿Cómo le ibas a decir a tus padres

que tú querías ser artista?, si decían que...".

La palabra es muy fea, pero te la voy a decir. Si eras artista, eras puta.

Trelele, lele, le.

-"Tuvo una ocasión magnífica,

que no se le brindaba a cualquiera, Manolo Caracol".

"Manolo Caracol era un lince,

sabía quién y quién no".

"El le echó el ojo encima y dijo:

'Aquí hay una figura con la que yo puedo convivir artísticamente'

y prueba de ello es que estuvieron una serie de años juntos,

y que alcanzaron las cotas de popularidad

más grandes

que hayan podido existir

en el mundo del espectáculo flamenco-folklórico".

Digamos que era una flamenca de ocasión.

A lo mejor.

Sabía mover los brazos y eso es flamenco, sí.

Sabía mover las caderas y eso es flamenco, sí.

Sí, sabía...

gestualizar, si eso es flamenco, sí.

Pero que fuera flamenca, no.

Ahora, la pareja Lola y Manolo

se puede decir que la culpable soy yo.

Porque yo fui la que contraté a Manolo Caracol,

él era un divo en aquella época,

y lo contraté para mi espectáculo por 550 pesetas.

Anda.

Vente conmigo.

Niña de fuego.

Como bien digo siempre,

ni ella hubiera sido nada sin Caracol,

ni el Caracol hubiera sido nada sin Lola.

Los dos se encontraron y conocieron en el momento justo.

En el tiempo justo.

Fue Manolo Caracol una fuente de inspiración para mi abuela.

Y mi abuela le dio eso que le faltaba a Manolo Caracol.

La chispa.

-"El Villamarta vibraba, es que temblaba

de lo que allí se formaba con Lola Flores y el Caracol".

"Cómo esa mujer bailaba la zambra".

"Estaba empezando, pero empezando se comía el mundo

y el escenario".

Y al público se lo metía en el bolsillo.

Eso está clarísimo.

"Entre palmas y alegrías, cantaba la Zarzamora".

-Tengo una cosa muy curiosa, "La niña de fuego".

Es la partitura original del maestro Quiroga.

Tengo una foto de cuando vino de América.

Venía a sus raíces.

-A Jerez. -A su casa.

Esta es la puerta de donde ella vivía.

-¿Por qué guardas esto?

-Pues mira, he sido un enamorado

de tu abuela.

Porque...

Tu abuela ha tenido un arte inconfundible.

Recuerdo cuando venía tu abuela

en los 50 al Villamarta.

No todos podían permitirse el lujo de comprar una entrada.

¿Me entiendes? Nosotros en el taller

guardábamos el aceite quemado de los coches todo el año.

Lo cuentas y no se lo creen.

Ese aceite, cuando venía tu abuela se vendía

y con ese dinero comprábamos la entrada.

-Ah, muy bien.

Tú le echas la "pringaíta". -Vale.

-Échala tú. -Así, tal cual, ¿no?

-Eso, tal como está.

-Adentro. -Adentro.

Esta manita, que está divina, blanca como un americano.

Qué blanquita está.

-Está como yo. Parece harina.

-Hay que tener arte para bailar, cantar y cocinar.

-Para todo,

hasta para las fatigas.

-Hasta para sufrir. -Hasta para sufrir.

Hombre, hola. -¿Cómo estás?

¿Qué tal?

-¿Qué te pasó en el Villamarta? Algo muy importante, me han dicho.

-Mi madre me llevó a ver a Lola Flores.

Yo ni me acordaba.

"Vamos, que actúa Lola". Cuando me presenté, fíjate,

mi madre me empujó y me sacó Lola.

Empecé a cantarle por bulerías -¿Con cuántos años?

-Unos diez años.

Para mí fue muy importante.

Lola Flores es referente para mí.

En lo que hago me acuerdo de ella. Para mí, la más grande.

-Tomasito es un flamenco moderno.

Y yo creo que mi abuela era una gitana muy moderna.

-Ella rapeó la primera.

-Yo creo que tú y ella tenéis mucho en común.

-Eso es lo que pasó. Hizo así:

Silba

Eso hacía, entonces cantaba al lado de gitanos.

Le cantaba a tu abuela...

Esto le gustaba, le decía:

Y Mister Proper, pura fuerza, con frescura de limón.

Ay, Mister Proper, Mister Proper.

Ya está aquí, ya llegó, Trina Piña Colada.

Que del Caribe la traigo yo.

Que ya está aquí, ya llegó.

¿Se puedo? ¿No? Ahora.

-¡Olé!

Qué arte, claro, no me extraña.

Tienes mucho que ver con ella.

-Mucho.

-De mayor pensé por qué se había fijado.

Ella era moderna, para mí.

-Cuando bailaba era moderno.

-Es verdad que ella no era gitana pura.

Pero ella se sentía más gitana que muchas gitanas.

Claro. Y vosotros, que sois gitanos, gitanos,

me gustaría saber

cómo la veis vosotros a ella.

O sea,

si realmente en el mundo de los gitanos

ella es una gitana más.

-Para mí, totalmente.

-Para nosotros, Lola es gitana. -Hombre.

-Para que veáis. Dolores, Reyes, Tomasito y La Bastiana.

Para todos ustedes.

-Muchas gracias. -Hala, vámonos.

-Vámonos.

"Realmente, ha habido mucha xenofobia

con los gitanos y mucho rechazo".

Esta mujer, esta artista,

que teniendo solo un cuarto de sangre gitana,

como si no hubiese tenido nada.

Ella dice: "No, yo me identifico con eso".

"Y con orgullo".

Claro, ¿cómo no la van a querer?

Tanto, en el mundo de los gitanos.

Hizo algo que poca gente en esta vida

es capaz de hacer,

romper con esa norma de por qué tengo que ser

lo que soy por nacimiento.

Y no lo que me dé la gana ser.

Esa que vende agua

fue bailaora.

"Lola era flamenca

de entendimiento y de sentimiento".

"Lola, para estar completamente a gusto y estar llena,

estaba con los gitanos".

"Lola bebía

de esas fuentes, ella lo decía:

'Yo soy Lola Flores porque...'

Decía que el cante y el baile de Jerez eran de otro planeta.

Y yo digo que Lola era de otro planeta.

El planeta Arte, supongo.

Ay, es la Lola de España.

De Jerez.

De mi barrio, San Miguel.

De mi barrio, San Miguel.

Por su campana.

En el baile y en las palmas.

Ay, ay, ay.

Ay, ay, ay.

"Pa" comprarle a mi gitano,

"pa" comprarle a mi gitano unas botas.

(LOLA FLORES) Mi niña, esta gitana que es noche y día.

"Fue mágico".

"En Jerez, la primera vez que entré en su casa,

no había nada

que dijeras que estaba su esencia,

que eso era ella, ¿no?,

pero fue entrar y me sobrecogió de tal manera que...

que sería muy difícil expresarlo con palabras".

-A la nana, nanita de los gitanos.

De los gitanos.

-"Yo pienso que mi abuela siempre está conmigo,

me protege, me ayuda, me acompaña...

"Creo que hubo muchos momentos mágicos

en los que estuvo presente".

"Yo la siento mucho conmigo,

si está o no lo está,

eso no lo sé, pero me gusta pensar que sí.

A la nana, niña

que se va a dormir.

"Mucha culpa de su arte la tiene Jerez".

"Cómo sienten el flamenco,

el cante, el baile".

"Jerez, vamos, la marcó

muchísimo".

Yo debía, gitana,

cortarme las venas.

cuando ante los ayes de una copla mía

pusiste en vilo

mis carnes morenas.

Con una palabra

que no conocía.

Solo de pensarlo

me da escalofríos.

Que si es lo que fui.

Cuando con tus ojos mirando a los míos

yo te dije así:

dame limosna de amores, Dolores.

Dámela, por caridad.

Y pon en mi cruz unas flores, Dolores.

Que Dios te lo pagará.

No me niegues, mi gitana,

el agüita para beber.

Y ten piedad, samaritana,

de lo amargo de mi ser.

Que no te da pena que llore, Dolores.

Y no te da pena de mí.

Y dame limosna de amores,

dámela tú, mi dolores.

Porque me voy a morir.

Y dame limosna de amores, dámela tú, mi Dolores,

porque...

porque me voy a morir.

Ay, no me niegues mi serrana

el agüita de beber.

Ten piedad samaritana

de lo amargo de mi ser.

Ay, ¿no te da pena que llore, Dolores?

¿No te da pena de mí?

Ay, dame limosna de amores,

dámela tú, mi Dolores, porque me voy a morir.

Aplausos

Miguel, ¿qué significo, cuando eras pequeño, las letras de mi abuela?

¿Te sentías identificado con ella?

¿O con su manera de ser, de bailar y de transmitir?

-A mí me cautivaba, a parte de cuando la escuchaba en la radio,

sino verla.

Recuerdo entrar en mi habitación muchas veces llorando

para que mi madre no me viera, porque me daba vergüenza,

Pero esas canciones y esas letras me emocionaban.

Para mí es la más flamenca del mundo.

Incluso más flamenca, de verdad, que...

No por el hecho de ser cantaora o no ser cantaora, en el caso de Lola,

no es flamenca.

Para la gente del flamenco es flamenquísima.

Que es racial, que es auténtica, que...

Que es visceral.

Que es genialidad pura.

Y...

Y te arranca un "olé" cada dos segundos,

con lo cual eso ya es ser flamenco.

Realmente te das cuenta que hay artistas

que son muy buenos,

que son muy emocionantes,

y luego artistas como Lola que dices: "Esto es de otro planeta".

Caracoles, seguidillas, fandango, cartageneras.

Las coplas de mi Sevilla que corren España entera.

Barrio de San Bernardo, puerta de la cárcel.

Te recuerdo llorando todas las tardes.

Y en un suspiro, cuerpo y alma te entrego, yo no te olvido.

Era el eje de las reuniones.

Todo el mundo estaba con la boca abierta con ella.

Sí, sí.

Además, había días que te ponía los pelos de punta

cuando cantaba y bailaba.

Porque era una mujer que era puro sentimiento.

Sí. -Le habó primero a un tratante,

y luego fue de un marqués.

Que la llenó de brillantes, y olé,

de la cabeza a los pies. -Era una aficionada.

No faltaba ningún año a la feria de Sevilla

y a las corridas de toros. Iba siempre.

Era muy partidaria. -Qué tiene la zarzamora...

-Allí la admirábamos.

-Llora que llora por los rincones.

-Cuando...

Hay un artista que te transmite te inspira mucho, ¿no?

Y ella se inspiraba, y Antonio con ella.

Estaban mutuamente.

Estaba enamorada de él físicamente y artísticamente.

Porque Lola lo conoció, por lo visto, en Barcelona,

y cuando lo vio se enamoró enseguida.

Y creo que decía: "Qué bien toca la guitarra".

Decía Lola.

Y...

Estuvieron muchos años y muy felices.

Yo te amaré toda la vida.

En los 50 lo que estaba de moda cuando uno iba al cine era el swing.

Y era la música que empezaron a escuchar y a sentirse identificados.

Como algo que les unía

a toda esa música de los negros norteamericanos.

"Y yo creo que eso a mi abuela

como que la hizo ver un paso más, ¿no?

Para no quedarse solo en, como digamos,

sino, también, poder ir con los tiempo.

"Y yo creo que mi abuelo le abrió esa puerta a ella".

-Morena, morena. -Yo te amaré toda la vida.

-Morena, morena.

Si al fin y al cabo ella piensa mucho en ti,

por la forma en que te mira comprendí,

que olvidó todas las cosas que le di.

Llévatela.

Llévatela, llévatela,

que, al fin y al cabo, ella piensa mucho en ti.

Por la forma en que te mira comprendí

que olvidó todas las cosas que le di. Llévatela,

llévatela.

Con dos palabras entre los dos.

Mientras mi corazón sentía el dolor.

Sentí que alguien habló y era tu voz.

Cuando te acarició, alguien cantó.

-Todo el mundo cantaba la rumba catalana.

Porque antes en las bodas gitanas se bailaba la farruca o por tiento.

Y por muchos palos,

pero en cuanto...

Se empezó con la rumba catalana,

las gitanas se volvían locas bailando la rumba porque era un modo...

Era un ritmo muy expresivo, ¿no?

-Mi corazón. -El precio que pagué

por no verte a ti.

Más cuando te abrazó, alguien cantó.

Peret creo que la hizo popular a nivel mundial,

pero yo diría que...

Que Juan y Antonio González hicieron la rumba catalana.

La, la, la, la, la, la, la, la.

Y en la oscuridad...

-Ellos tenían una química especial,

porque cuando salían al escenario,

pues, la verdad, es que Lola era muy torbellino,

lo sabemos todos.

Pero luego cuando él empezaba a tocarle la guitarra

y cantarle... Y por la silla una vuelta...

El público se enardecía.

Era una química que muy pocas veces se consigue.

Y eso lo conseguían tanto uno como otro.

Era una maravilla.

Ay, ay, que cantar.

Ay, pena,

penita, pena, pena.

Pena de mi corazón.

Que me corre por las venas, pena,

con la fuerza de un ciclón.

Yo sé que cantaste el "Penita, pena" una vez, ¿no?

Yo tengo esa pena de no haber visto nunca a mi abuela en el escenario.

-Yo la he cantado muchas veces. Se la canté a tu abuela

en un homenaje que se le hizo

en el 94, creo que fue. -Sí.

-Pues entonces se había como tirado de la manta.

Ya todo el mundo era consciente de que estaba pasándolo mal.

Entonces era como decir cuál era mi sentimiento,

la letra lo reflejaba muy bien.

Si en el firmamento poder yo tuviera,

esta noche negra, lo mismo que un pozo...

Bueno, pues esto reflejaba bastante

el hecho de que si yo tuviera posibilidad de...

-De salvarla. -De echarle una mano en esto,

pues sería feliz. -Qué bonito.

Si en el firmamento

poder yo tuviera,

esta noche negra, lo mismo que un pozo,

con un cuchillito de luna lunera,

cortara los hierros de tu calabozo.

Desde que yo pisé un teatro Lola era una estrella.

Además era una estrella que se había ganado su lugar en el firmamento

a pulso. Peleó mucho.

Peleó por ser artista, peleó por ser mujer...

Peleó por ser libre.

Lola, la que siempre...

Se la recriminó...

Eh...

Sus veleidades con el...

Con el antiguo régimen.

Una noche estaba en Gitanillos...

Y tuve algunos problemas con...

Porque, ideológicamente, había mucha gente con la que no coincidía.

Y recuerdo en una en la que Lola me sacó absolutamente del apuro,

defendiéndome delante de toda aquella...

De todo aquel personal bastante impresentable, por cierto.

Pero que...

Que lo hizo...

Pues, de alguna manera, jugándose su bigote y su prestigio.

Conmigo siempre ha sido muy generosa.

Muy cariñosa, me trató siempre como...

Como un hermano pequeño o como un hijo mayor.

Y solamente tengo para ella admiración y gratitud.

Si pudiera olvidar lo que yo amé,

si pudiera olvidar lo que soñé,

no dudaría,

no dudaría en volver a vivir.

Si pudiera olvidar lo que sentí,

si pudiera olvidar lo que viví,

no dudaría,

no dudaría en volver a sentir.

Coraje de vivir.

Coraje de pasión y muchas flores.

Amor, amor, amor...

¿Y ese famoso contrato de los seis millones?

-En aquella época, según dice la gente,

fue un dineral. Me compré una casa.

Y la vendí porque me dejaba poco dinero.

Me dieron los seis millones de pesetas,

pero debía hacer las películas, trabajar, el teatro, televisión...

Todo lo que saliera. Yo ganaba 17 000 pesetas españolas diarias.

Y trabajé en todos los lugares: en La Habana, Buenos Aires,

en Colombia, Puerto Rico, Caracas, Méjico...

Todos los sitios. Y en Méjico hice diez películas.

Allí tuve mucho éxito.

"Penita, pena" se hizo célebre.

Hice la película de "Penita, pena".

Hice dos películas con Agustín Lara.

Y me di a conocer, que, claro, abrí esa puerta,

por la que estoy yendo desde ese año, desde el año 52.

Se decía, Lola, que González era un empresario muy duro.

-Qué va. En absoluto.

Era un hombre que ponía su corazón en las películas.

Sentía mucho esta profesión, las películas que hacía.

Era un hombre que valía mucho, un sano, un gallego muy bueno.

Yo lo quise mucho.

Le trabajé mucho, hasta el punto de que en Méjico una vez

lo llamé y le dije: "No estoy en la feria de Sevilla

para estar desde las doce vestida de flamenca".

Iba a la cervecería Corona, después al teatro,

después a la tele... Era muy joven, trabajaba mucho,

pero tanto tiempo vestida de flamenca, no.

"No, no, bueno".

Total, que me aminoró un poco el trabajo.

Pero me sirvió de mucho.

La verdad es que esas 17 000 pesetas que ganaba...

Me acostaba con 17 y me levantaba con 17.

Pero me sirvió de mucho.

Fue muy valiente en llevarme a América por primera vez

a ver qué iba a pasar.

Un día pueden cubrir con sal los ladrillos de tu puerta.

Aplausos

Yo sé que mi abuela pasó penurias cuando era jovencita.

Y sé que tuvo que ayudar a los suyos y no era una época fácil.

Mi niña, esta gitana...

Me ha dado un poco de tristeza,

pero creo que se muestra a una Lola que no siempre lo tuvo fácil.

Que nosotras la conocimos en el éxito y con una vida maravillosa, ¿no?

Bueno, de puertas para fuera.

La gente de Jerez me decía que... Pues eso, de cambiarse en establos,

que tengan que trabajar a unas horas y encima no había luz.

Se tenían que cambiar con un farolillo.

El flamenco no estaba bien visto.

Yo creo que está muy bien ver también la parte

de los verdaderos comienzos de Lola Flores,

que tuvo que sufrir mucho y currárselo desde el principio.

Tuvo tantos problemas y tantos obstáculos

que dijo: "Este es mi momento".

Canta

Llévame en busca de Montoyita

y su guitarra de coral.

Llevarme donde está su risa

y su vaivén.

Donde las gitanillas bailan con la brisa.

Taconeo

Yo me ría mucho con ella.

Tenía mucho ángel, después de todo.

Ya te digo que esto para mía ha sido

mi casa, porque aquí mi marido ha estado desde que lo abrió

hasta que lo cerró.

Después de mi marido, que es tu abuelo,

pues tu tía vino un día aquí con 13 años a verlo

porque quería estar aquí.

Y dijeron: "¿Por qué no baila por rumba, que lo hace muy bien?".

Y subió a cantar y a bailar y dijo ella:

"Ya la niña no se va de aquí".

-Y le bailaste por rumba. -Subí a bailar con el tío Antonio.

Y nada: "Te quedas, te quedas".

-Te vio y dijo: "No te vas". -Una cosa:

"Cuando subas a bailar y te pregunten:

¿Qué haces tan joven bailando?".

Tienes que decir: "Es el cumpleaños de mi tía y subo a bailar".

Y dice: "¿Todos los días digo eso?". "Todos los días".

-Mucho arte tenía Lola, mucho.

Una yegua de celos colorada

corre llena de furia por mi frente

y galopa de Oriente hasta Occidente

en busca de tu falsa coartada.

A todos los niños les cuentan cuentos de "Caperucita", de "Blancanieves".

A mí me contaba mi abuela

historias de Caripén y de Lola Flores.

Y de su familia y de esa generosidad y de esas maneras.

Historias sencillas, no creas que eran historias largas ni complicadas.

Lo justo para que me durmiese.

Las historias eran diferentes, pero el sentido el mismo.

El desarrollo de las historias era la generosidad máxima de Lola.

Y eso me ha marcado como mujer, como persona, como madre, como amiga.

Como profesional me ha marcado mucho,

porque dice mi marido, Javier Conde, que se torea como se es.

Se torea como se es.

Entonces, yo quiero ser Lola Flores desde que era así.

yo he podido ayudar,

ayudarme a mí misma.

Yo he podido ayudarme a mí misma.

Yo he podido ayudar,

ayudarme, ayudarme, ayudarme a mí misma.

Ayudarme, ayudarme a mí misma.

Ayudarme a mí,

ayudarme a mi misma.

Lola yo diría que fue una de las culpables

de que el flamenco pasase

de lo que era el tablao, el colmao para el señorito

al colmao para el artista.

Lola conseguía que los artistas escucharan a los artistas.

Eso es maravilloso.

Aquello era la Capilla Sixtina del flamenco.

Que soy como nunca,

que soy como nunca.

Que estoy acabando y empezando la vida otra vez.

Que soy como nunca, ¿o no?

Que soy como nunca.

Que estoy acabando, de nuevo empezando la vida otra vez.

Ella siempre tuvo 18 años.

Ella nunca tuvo poder.

Porque le decías: "¿Cómo estoy?".

"Mírame, tócame los muslos". "Los tengo como una piedra".

Ella, hasta que se fue, tuvo 18 años.

¡Estoy como nunca!

¿Vas a hacer un disco de rock and roll?

-No me importaría.

Sería un tipo Tina Turner y lo haría bien.

¿Cómo me lo maravillaría yo? ¿Cómo me lo maravillaría yo?

¿Cómo me lo maravillaría yo?

Siempre me queda eso de que mi abuela era una adelantada a su tiempo.

Fue una adelantada a todos los tiempos que vivió.

¿Cómo me lo maravillaría yo?

Muy moderna, sí. Y muy valiente.

Ella se inventó formas de cantar

y de decir las cosas que hoy en día se siguen haciendo

y apareciendo como cosas extraordinariamente novedosas.

Yo tenía un arcón que tenía.

-Cuando uno es así,

se comporta así en la vida y va con esa fuerza,

de alguna manera, el mundo empieza como a seguirte a ti

porque tú vas por delante.

-Caña y corcho.

Doña Juana, corcho caña.

¿Cómo me la maravillaría yo? ¿Y cómo me las maravillaría yo?

¡Dificilísimo!

En tres platos de trigo comían tres tristes tigres trigo.

¿Y cómo me las maravillaría yo?

Tú lo que quieres es que me coma el tigre mi carne morena.

Tú lo que quieres es que me coma el tigre. Mi carne está buena.

Tú lo que quieres es que me coma el tigre

mi carne sabrosa.

Tú lo que quieres es que me coma el tigre mi carne de rosa.

-Eso lo viví yo, no es que me lo dijeran.

En el Madison Square Garden, en Nueva York.

Lola Flores, pues vamos a ir a ver a Lola Flores.

Mira que es grande.

No es un teatro de 2000 ni 3000 personas, no,

es muchísima gente, pues no cabía ni un alfiler.

Empezó la música. Cinco minutos.

Todo el mundo de pie y Lola sin poder cantar.

Todo el mundo de pie.

Y empezó a cantar "La zarzamora".

Y ahí es la anécdota de los periódicos,

del "New York Times":

"No canta, no baila, pero no perdérsela".

-Lola era el arte, la esencia de lo mágico y del flamenco.

Mi padre siempre decía que era arte puro, arte andando.

Música

"Érase una vez un gigante que tenía tres hijas

y, entonces, las tres hijas las quería casar".

"Y el gigante era muy malo". "El gigante dijo:

'Si no os casáis, os como vivas'".

"Llegaba un príncipe a pedir matrimonio a una de las hijas".

"El gigante decía: 'Vale, os voy a poner una prueba'".

"Y lo que hacía era que le daba una oreja,

una oreja, una oreja".

"Que digo yo ¿y cómo se le ocurría esto?".

"Una oreja a cada hija

y les decía que la tenían que esconder

y que si la encontraba él...".

-Se casaba. -No, se las comía.

Y si no la encontraba, se casaban con el príncipe.

La primera hija la escondía en un pozo y el gigante,

que esto era lo mejor del cuento. -Las cosas de Oleole.

-Además, ella lo decía así. Cogía y decía:

(IMITANDO) "Orejita, orejita". -De eso me acuerdo.

-Y entonces la orejita venía. -¡Es verdad!

-La orejita venía y se le ponían en la mano.

-Decía que salía de la arena. -Del pozo y se le ponía en la mano.

Y la pequeña se libra porque le da de comer la oreja a un perro

y cuando el gigante dice "orejita, orejita", viene el perro.

Gitana soy, no lo niego.

-"Yo me acuerdo de ella".

-"Malita". -"Sí, me acuerdo de ella malita,

muchas veces".

"¿Te acuerdas cuando se le hinchó el bracito?".

-"Sí, hombre".

-"Me acuerdo de este momento y para mí fue muy especial".

"Le pusieron una máquina que le daba un masaje".

"Era como una manga que te metías y le daba un masaje para drenarla".

-"Es verdad".

-Como era una manga así y por aquí estaba abierta,

yo le metía la mano por aquí. -Ah, sí.

-Mientras ella se drenaba, yo también.

-Tú también. -Me drenaba con ella

y era bonito porque había algo como de acompañarla en eso.

"Porque yo creo que, en ese momento,

había algo que ella estaba recibiendo de mí

que era importante para ella".

Música

-Éramos muy pequeñas cuando se fue

y yo creo que hay muchas conversaciones y cosas

que le podíamos haber dicho a ella y nos hubiera entendido,

y yo creo que nos hubiera entendido más que cualquiera.

"Nunca nos habíamos puesto así las dos a hablar de Oleole".

"Es como que está presente y hablamos con la familia,

pero tú y yo de decir ¿y tú de qué te acuerdas?".

Las dos tenemos recuerdos diferentes

porque siempre hemos sido diferentes.

Y ella, yo creo que sabía tratarnos a cada una.

-Sí.

-A su manera. -Pero nos contaba los mismos cuentos.

-Que lleva sangre de reyes

en la palmita de la mano.

Guitarra

Ella recordaba siempre a la madonna de la rosa.

Ella recordaba siempre

a la madonna de la rosa,

la de la sonrisa eterna, la del corazón de gloria,

y ella, la Faraona.

Torbellino de colores, reina del temperamento,

la de la bata de cola,

Lola, Lola, Lola, Lola.

¿Qué tiene la zarzamora

que llora por los rincones

que me recuerda al amor. Primo, ¿qué tiene Lola Flores

que me llega al corazón?

Ay, pena, penita, pena,

pena de mi corazón,

que me corre por las venas lo mismito que un ciclón.

Pena.

Cuando de veras te quiere,

el miedo es tu carcelero.

El corazón se te muere si no te dicen te quiero.

Miedo, tengo miedo,

mucho miedo.

Que no mirase tus ojos, que no llamase a tu puerta,

que no pisara contigo

las lunas de primavera. Y a tu vera.

Niña de fuego y zarzamora a ti te llaman,

niña, a ti te llaman.

A ti te llaman, te llaman.

Llévatela,

llévatela y, al fin y al cabo,

ella piensa mucho en ti.

Por la forma en que te mira comprendí

que olvidó todas las cosas que le di.

Llévatela,

llévatela.

Si pudiera olvidar lo que yo amé,

si pudiera olvidar lo que soñé,

no dudaría,

no dudaría en volver a vivir.

Si pudiera olvidar lo que sentí,

si pudiera olvidar lo que viví,

no dudaría,

no dudaría

en volver a sentir.

Coraje de vivir, coraje de pasión

y muchas flores.

Amor, amor, amor.

A Villarosas, casas Chicote

y vente al palomar.

Donde esta el Brillantina,

donde está el cojo nada más.

Llevadme en busca de Montoyita

y su guitarra de coral.

Llevadme donde está su risa y su vaivén,

donde las gitanillas bailan

con la brisa del Caribe.

Ay, a un lerele y a una casa en el aire,

y pan con chocolate. Un lerele y un lerele relela.

A un lerele y una casa en el aire, a un lerelela.

Imprescindibles - Ole, ole, Lola Flores

Televisión

anterior siguiente