Enlaces accesibilidad

Más Isabel - ¿Quiénes eran los abencerrajes?

Por

En su Crónica "Las Cosas de Granada", Hernando de Baeza nos da una semblanza sobre ellos: "(…) entre los cuales fueron ciertos de los que decían Abençarrages, que quiere dezir los hijos del sillero, los quales eran naturales, de allende, y auian pasado en esta tierra con deseo de morir peleando con los christianos. Y en verdad ellos eran los mejores caualleros de la gineta y de lança que se cree que ovo jamas en el rreyno de Granada; y aunque fueron casi los mayores señores del Rey no, no por eso mudaron el apellido de sus padres, que eran silleros: porque entre los moros no suelen despreciarse los buenos y nobles por venir de padres oficiales".("Las Cosas de Granada" (1510) )

Insignes miembros de los Abencerrajes o Banû as-Sarrâ se documentan en fuentes aragonesas y castellanas hasta llegar a la época de Muley Hacén desempeñando importantes cargos militares y el gobierno.  Desde el primer cuarto de siglo XV hasta décadas antes de la Conquista de Granada, la vida política en el reino nazarí vivirá su momento más turbulento apareciendo como protagonistas los Abencerrajes siempre con un mismo patrón: cuentan con el apoyo castellano una y otra vez; intrigan, luchan, entronizan, vuelven la espalda y destronan cuando el monarca no les conviene.

En 'Isabel' hemos visto cómo la relación entre Muley Hacén y su hijo comienza a deteriorarse en paralelo con la rivalidad en el harén entre la primera esposa legítima Aixa (o Fátima, según otras fuentes) y la conversa Zoraida (Zoraya). Es en medio de estas intrigas y luchas de poder donde tiene lugar un hecho luctuoso que encenderá la mecha de la guerra civil en el reino nazarí y por ende, su final: la matanza de los Abencerrajes.

Durante siglos, el imaginario popular y éste a través de poetas, pintores, novelistas y actualmente los guías turísticos, sitúan esta matanza en un lado del Patio de los Leones o en una Sala de la Alhambra llamada de los Abencerrajes. En esta sala, se encuentra una pila o taza de alabastro con unas manchas marrones de óxido que la tradición asegura son los restos de la sangre de los Abencerrajes ajusticiados por orden de Muley Hacén (aunque otra versión desde el siglo XVI se lo atribuye a Boabdil, como veremos).

Televisión

anterior siguiente