Enlaces accesibilidad

Los Torreznos, ¿una fruta?

  • Los Torreznos son una pareja de artistas que miran la realidad con humor
  • Mi reino por un caballo se ha emitido el martes, 5 de marzo, en La 2

Por
Mi reino por un caballo - 05/03/13

 El teatro, en La 2

Arantxa Vela dirige la revista especializada en danza y teatro de La 2 de TVE.

Mi reino por un caballo es un programa sobre actualidad de las artes escénicas que se emite en La 2 de TVE la noche entre los martes y los miércoles, a las 00.15 horas, en La 2 de TVE

Por lo visto hay personas que no saben muy bien lo que es un torrezno y estoy segura de que aún más gente desconoce quiénes son los Torreznos. Copio de su web. 

Los Torreznos son un dúo de exploración conceptual en el terreno social, político y de las costumbres más arraigadas

Los Torreznos son un dúo de exploración conceptual en el terreno social, político y de las costumbres más arraigadas.

Su punto de partida es la realidad más directa, incluida la familiar.

Los Torreznos son los Torreznos.

Los Torreznos forman parte en la actualidad, o han formado parte en el pasado, de colectivos de creación artística independiente

Los Torreznos forman parte en la actualidad, o han formado parte en el pasado, de colectivos de creación artística independiente.

Se llaman Jaime Vallaure y Rafael Lamata y son simpáticos, muy simpáticos. Yo conocí a Jaime cuando los dos hacíamos cortometrajes.

Coincidimos en un festival de cine de Elche hace muchos años. Él llevaba una película que se titulaba "Tía Berti".

Acabo de buscarla en una web y he encontrado esta referencia a los trabajos cinematográficos de Jaime:

Se llaman Jaime Vallaure y Rafael Lamata y son simpáticos, muy simpáticos

Destacar esta época los siguientes títulos: "Yo creí que había que decir algo", "Un regalín para la hija del Portero", "Las fotos salen mejor sin ojos" y "Por favor, no me saques" todos ellos basados en materiales de vídeo doméstico.

Ocio y negocio

Lo que yo recuerdo es que "Tía Berti" era un plano fijo de una anciana que no hacía nada más que estar.

Al cabo de un buen rato, la sala comenzó a emitir sonidos. Aparentemente no pasaba nada, pero los espectadores sonábamos de alguna que otra manera.

Jaime, por aquel entonces, sostenía que no se debía unir ocio y negocio. No le parecía bien ganarse la vida con lo que a uno le gustaba

Entre proyección y proyección de corto Jaime Vallaure y yo nos conocimos y hablamos. Yo trabajaba ya en la tele (yo siempre he trabajado en la tele, no he hecho nunca otra cosa; un día entré y aquí sigo). Jaime, por aquel entonces, sostenía que no se debía unir ocio y negocio. No le parecía bien ganarse la vida con lo que a uno le gustaba. Cuando me encontré con él para hacer el reportaje se lo recordé. Rió.

No recuerdo en qué trabajaba él por aquel entonces pero sí que, como hobby, junto con otros seres inquietos, realizaba por la calle un tipo de performances, eso que llaman arte de acción.

Yo, por mi parte, grababa cámaras ocultas. Mi jefe era Guillermo Summers y las ideas de Guille y las de Jaime no andaban muy lejos.

Me resultó curioso. Como curioso es que, al cabo de los años, ninguno de los dos nos dedicásemos al cine y andemos, de una forma u otra, dando vueltas alrededor de un escenario.

He visionado algunos trabajos de Los Torreznos y lo qué más me ha llamado la atención es la sencillez. Algunas de sus ideas son alarmantemente simples y sorprendentemente elocuentes.

Porque elocuente es repetir y repetir un pronombre, especialmente si el pronombre es yo… o tú. Probad a hacerlo.

Un adiós y un hasta luego

Perdonad que interrumpa el discurso pero me cuesta trabajo seguir. Me cuesta trabajo acabar porque, cuando finalice este artículo, habré acabado lo último que tengo que hacer para Mi reino.

Muchos ya sabréis que el programa finaliza. Me siento triste y agradecida

Muchos ya sabréis que el programa finaliza. Me siento triste y agradecida. Agradecida a todos los que, de una forma u otra, han formado parte de este proyecto. A todos los que se han ilusionado con él haciéndolo, participando o viéndolo.

Este programa me ha transformado. No soy la misma persona que lo empezó. Por eso no puedo pedir más.

Es un privilegio que un trabajo forme parte de ti de esta manera

Es un privilegio que un trabajo forme parte de ti de esta manera. Pero duele. Duele la pérdida, aunque, por otro lado, sé que el punto final de este articulillo es el punto de partida de otra cosa. La vida no espera. Así que ahí va. Gracias.