Anterior Nace la UHF, la Segunda Cadena Siguiente El valor del agua Arriba Ir arriba
 Raquel Moreno
rtve

Obsesión tejedora

  • Raquel Moreno inventa objetos tejiendo todo lo que pilla

  • Practica el Do it Yourself Extreme y evita comprar lo que no ella puede fabricar

  • Gomas del pelo, cables, auriculares o celuloide son algunos de sus materiales fetiche

|

Raquel Moreno es una joven e inquieta arquitecta española que está triunfando con sus originales entrelazados utilizando materiales insólitos. Gomas del pelo, cables, ropa, auriculares, pantys, cinta métrica, banda de obra, papel de periódico, tetra briks, bridas, bayetas, goma de saltar, celuloide, velcro, hiedra...Todo esto puede convertirse en sus manos en espectaculares diseños de mobiliario o moda.

Todo comenzó hace unos años, cuando presentó en la Facultad la Lámpara Rafaela, un diseño que elaboró tejiendo el propio cable de la lámpara y que está inspirado en su abuela, la persona que la enseñó a tejer. Esta creación se convirtió en el desencadenante de su trabajo posterior. Raquel se entregó con pasión a tejer todo lo tejible y decidió crear el blog En tu punto para mostrar y comercializar su trabajo. Ha contado a Gente y Tendencias que su página nace de la unión de sus intereses: "la artesanía, la arquitectura y la ecología". Asegura que podría traducirse como "una reinterpretación conceptual de la tradición a través del reciclaje".

Lámpara Rafaela hecha tejida con cables

Esta madrileña pertenece a una familia de artesanos de la que ha heredado una intensa actividad creativa. Desde niña hacía ropa para sus muñecos o para sí misma y participaba en mercadillos con sus creaciones. La técnica de tejer, transmitida de madres a hijas y a nietas, es para ella, además de una técnica tradicional, "un sistema ingenioso y ancestral de crear estructuras resistentes y volumétricas".

Artesanía y ecología

Esta temprana faceta artesanal fue encaunzándose en la Universidad, enriqueciéndose de conceptos como la defensa de la ecología y de ciudades más habitables. Nos ha contado que su idea es "tejer materiales cotidianos, sacándolos de contexto para generar objetos útiles, atendiendo a los conceptos asociados a cada material. Papelera de papel, bolso de bolsas de plástico, lámpara de cables...".

Asegura llevar una vida responsable y dice que todo lo que consume primero intenta hacerlo ella. Un proyecto o una actitud que ha bautizado como "Do it Yourself Extreme". A partir de este punto, lo que necesite comprar porque no sepa hacer o no tenga tiempo intenta que sean "proyectos en los que crea, un diseñador al que quiero apoyar, un agricultor de productos ecológicos, el vecino que es músico..".

La vida secreta de los materiales

Raquel encuentra su inspiración en los objetos cotidianos que la rodean, "la literatura, mis rutinas, las abuelas, lo caótico y lo ordenado, la exhaustividad, las ferreterias, los puntos limpios, los nidos de los pájaros...". Intenta mirar lo cercano con ojos curiosos, "como los de un niño", comenta, y se toma esta actividad como un juego, como algo parecido a "encontrar la vida secreta de los materiales". Últimamente está rescatando numerosas referencias metafóricas en la literatura y en la ciencia, donde asegura que hay numerosas referencias a lo tejidos y a los nudos.

Le interesa mucho que cada pieza contenga, "una coherencia en cuanto al material utilizado y el uso que vaya a tener". Los materiales que emplea vienen de los lugares más diversos, "desde gente que me guarda cosas, donaciones de empresas, o cosas que me encuentro por la calle". Por poner un ejemplo, hace poco ha recibido la donación de cientos de auriculares de Madrid Original, una empresa que organiza visitas turísticas, y que daba auriculares a sus clientes y que luego tiraban.

Bolso hecho con coleteros

El trabajo de Raquel es también una reividicación del reciclaje. Mantiene que "no es posible que generemos tanta basura". En su opinión son "materias primas valiosísmas, se ha empleado gran cantidad de energía, materiales y tiempo en su fabricación y transporte. Quizás no sean útiles en la forma en la que lo conocemos, pero un simple proceso de transformación, como puede ser cotar en tiras y tejer, lo convierte en algo totalmente sorpredente, interesante, útil y bello".

A la motivación intelectual que la mueve se une también la puramente estética. Para ella el propio proceso de crear con las manos es "altamente satisfacotrio. La capacidad de poner en práctica las ideas y conceptos más abstractos con mis propias manos da un gran control sobre el objeto creado". Raquel continúa decidida a proseguir con la saga de artesanos que la precede adpatada a los nuevos tiempos.