Anterior Qué es la realidad virtual y por qué tienes que conocerla Siguiente Mishtó, una parada fugaz en Cambrils en la caravana de 'Cocineros al Volante' Arriba
Crónicas - Bajo el sol de Torremolinos

Crónicas. "Bajo el sol de Torremolinos"

  • Viajamos al Torremolinos de los 60 para rescatar su aportación al cambio social

  • Torremolinos disfrutó entonces de libertades prohibidas en el resto del país

  • Se convirtió en plató cinematográfico y en un espacio gay de fama internacional

  • Pionero del boom turístico, fue también vanguardia musical y arquitectónica

  • XXVII Premio Andalucía de Periodismo en la modalidad de Televisión

|

Un equipo de Crónicas ha viajado a Torremolinos para rescatar su aportación, en plena dictadura, al cambio social y cultural que necesitaba España. Ha pasado mucho tiempo desde los años cincuenta del siglo pasado y, ahora,  equiparamos su importancia a la de otros enclaves turísticos como Benidorm o Sitges. Pero Torremolinos  significó mucho más.

El boom turístico empezó en Torremolinos

Los turistas trajeron nuevas ideas, una moral más relajada y un sentido de la libertad que el franquismo tuvo que aceptar a cambio de sus dólares.

Paul Stephens, un americano pionero, habla con verdadera nostalgia de aquel pueblo marinero, casi idílico, que le ofrecía "sun, sea y sex". Las tres “eses” que buscaban las clases medias europea y americana para olvidar la angustia de la II Guerra Mundial y del conflicto de Corea. Tenían dinero en el bolsillo y muchas ganas de divertirse.

España , un país pobre que vivía bajo una dictadura, supo explotar su recurso más barato e inagotable: el sol.

Una constelación de “estrellas”

El hotel Pez Espada, una isla desierta de lujo y hedonismo

Medio Hollywood pasó por allí. Y no por casualidad. Franco y Eisenhower habían acordado, en la famosa visita del presidente americano a España, el rodaje de un buen número de películas en nuestro suelo. Ellos nos ponían en el mapamundi y nosotros les dábamos paisajes exóticos y mano de obra barata.

El hotel Pez Espada, en Torremolinos, fue el punto de encuentro de todos los actores. Pero también de los millonarios, de los jeques, de la jet …Era una isla de lujo y hedonismo en medio de una playa desierta.

El fotógrafo que hizo la crónica periodística de ese momento se llama Eugenio Griñán. También fue quien hizo las famosas fotos a Frank Sinatra cuando fue expulsado de Torremolinos, es decir, de España, por llamar fascista a Franco. No en persona, claro, sino dirigiéndose a un retrato del dictador en presencia del Gobernador Civil. Sinatra estaba rodando unas escenas de “El Coronel Von Ryan”.

Eugenio Griñán, una mirada de cine

Torremolinos o el encuentro entre dos mundos

Torremolinos empezó a ver el mundo con una mirada distinta y más abierta gracias a todos esos viajeros. Y a la magia del cine.

Así lo vivió José Losada, “Carrete”. Es un bailaor gitano, hijo del frio y del hambre, como él suele decir. Un día se metió en el cine Rialto para entrar en calor y vio una película de Fred Astaire. Desde entonces, vive enamorado de su personalidad y su arte. Pensaba que bailaba por bulerías.

"Carrete" ha llegado a ser una gran estrella, aunque empezó a bailar por un plato de comida en los famosos tablaos de Torremolinos. Todavía podemos verle actuar los fines de semana y dirige una escuela municipal de flamenco.

"Carrete", un gitano enamorado de Fred Astaire

Espacio de vanguardias

Torremolinos conjugaba lo “Tipical Spanish” con las vanguardias más absolutas. Una de esas vanguardias fue arquitectónica. El artista plástico Diego Santos nos ha enseñado a descubrirla en hoteles como el Pez Espada o el Miami.

La "arquitectura del relax" nació en Málaga y la Costa del Sol. Son edificios destinados al turismo tan innovadores como el Bazar Aladino.

Bazar Aladino, navegando tierra adentro

El paraíso de las bandas yeyé

Otra vanguardia fue musical. Las salas de fiesta contrataban a los mejores grupos y cantantes del momento y traían directamente desde Londres o Estados Unidos las últimas novedades discográficas.

En aquellos años todavía no estaban de moda las discotecas, así que toda la música que se bailaba en sus famosos locales nocturnos era en riguroso directo.

En el reportaje podéis ver a tres de aquellos jóvenes músicos. Miguel Alberca, Paco Ropero y José Luis Ramos.

A Torremolinos llegó, en 1.959, una de las primeras guitarras eléctricas. La trajo de Estados Unidos el dueño de la sala de fiestas "El Mañana" para uno de sus empleados, Enrique Lozano, líder y alma de Los Íberos. ¿Los recordáis?...Ha sido uno de los mejores grupos españoles.

Torremolinos, ciudad 'gay friendly'

Fue y sigue siendo una de las ciudades gay más deseadas. Los turistas homosexuales que llegaban en los sesenta desde Europa o Estados Unidos querían la misma libertad que disfrutaban en sus países. Abrieron espacios propios y desde entonces, hasta hoy, participan de forma muy importante en la vida económica de la ciudad.

Fueron víctimas del episodio más negro de la historia de Torremolinos. El franquismo agonizante ordenó, en 1.971, una gran redada en la que fueron detenidas cientos de personas. La repercusión internacional fue enorme y las consecuencias para el turismo, inevitables.

Más contenidos de Televisión

anterior siguiente