Anterior Más de 23.000 votos deciden que Alba forme parte del grupo de trabajo de Nerea y Rafa Siguiente Pacino y Alonso viajan hasta la conquista de América para encontrar a Jerónimo de Aguilar Arriba Ir arriba
Redes - En lugar de enfermedades, cuidar la salud
6 de marzo de 2011

Redes - En lugar de enfermedades, cuidar la salud

|


La falta de plasticidad de los sistemas de salud
se enfrentará pronto al reto de las tecnologías inalámbricas y de la genómica.

Eric Topol

Eduard Punset:
En una ocasión te escuché decir algo que hizo volar mi imaginación. Una vez dijiste algo así como que, en el futuro, la medicina no se ocupará tanto de la enfermedad como de la salud y del bienestar. Y añadiste que se debe a la gran revolución que se avecina, gracias a la medicina inalámbrica y a la genómica. ¿Cómo le podríamos explicar a nuestra audiencia que realmente se avecina algo extraordinario?

Eric Topol:
Por supuesto, vamos a ver. Ahora mismo pensamos que sería fabuloso poder prevenir las enfermedades antes de que aparezcan. Lamentablemente, la medicina se ha centrado sobre todo en el control de las enfermedades y no ha sido capaz de prevenirlas. Se debe fundamentalmente al hecho de que carecíamos de tecnología para hacerlo. Pero está cambiando, está cambiando muy rápidamente nuestra capacidad de entender cada individuo a nivel biológico, anatómico, fisiológico, el que sea, un descubrimiento completo de cada persona.

Eduard Punset:
También hablas de la genómica, de los conocimientos derivados de la genómica y, en relación con este tema, pienso, siento que el ciudadano de a pie está desquiciado, sabes, cuando comparas lo que la gente ve con lo que dijo Clinton, por ejemplo, sobre los cambios radicales, revolucionarios incluso, que la genómica podría suponer en la vida de todos; existe la sensación de que las cosas no han ido tal y como pensábamos.

Eric Topol:
Bueno, creo que hasta cierto punto es verdad. Ha transcurrido más o menos una década desde que se secuenció el primer genoma humano.

Eduard Punset:
Es cierto.

Eric Topol:
Y en el fondo no es mucho tiempo. Durante ese tiempo se previó, estamos hablando de cuando Clinton estaba en la Casa Blanca, en junio de 2000, con Collins y Venter, se previó que tendríamos una renovación total de la medicina. Aún no lo hemos visto, pero ahí están las primeras señales en genómica. Por ejemplo, muchos de los medicamentos que utilizamos habitualmente, las recetas médicas, la medicación, podemos adaptarlos al paciente y asegurarnos así de que funcionarán, podemos garantizar que no tendrán efectos secundarios graves, podemos asegurarnos de que se les da la dosis adecuada del fármaco apropiado y evitar así malgastar dichas medicinas así como los efectos secundarios graves. El otro gran cambio que me parece muy emocionante es que, en diciembre de 2010, se dio el primer caso de un niño aquejado de una enfermedad rara, que nunca habíamos visto antes aquí, en Milwaukee, Wisconsin, en los Estados Unidos. Durante años, desarrolló una fístula desde el intestino hasta la piel. Sufría infecciones terribles. Lo tuvieron que operar más de cien veces y se iba a morir. Habían secuenciado su genoma.

Eduard Punset:
Su genoma…

Eric Topol:
Sí, lo que permitió conocer la causa, la causa original de su enfermedad. Se le sometió a un tratamiento específico para dicha enfermedad, en su caso un trasplante de médula ósea. Ahora es un niño de seis años sano, que lleva una vida normal y que salvó la vida gracias a la secuenciación genética. Así que hemos necesitado todos estos años pero los progresos actuales son enormes. Ha sido posible gracias a la secuenciación de todo el genoma y no sólo de algunas partes como habíamos hecho hasta ahora. Y se trata de un gran paso en la dirección adecuada. Todavía no podemos curar, por ejemplo, el cáncer pero ahora conocemos algunos de los genes causantes. Se trata de analizar la causa original. Esto es lo que el genoma nos permite analizar, cuál es la causa original del cáncer que afecta a una persona, lo cual es fabuloso.

Eduard Punset:
Es increíble porque estoy pensando, el trabajo, tu centro de investigación se llama Scripps Translational Science Institute y recuerdo haber hablado muchas veces con un amigo mío oncólogo, y haberle dicho: "Mira, es demasiado largo ese período de tiempo entre que descubrís algo sobre genómica y que podéis aplicarlo, de verdad…". Han hecho falta diez años o incluso…

Eric Topol:
Diecisiete, de media.

Eduard Punset:
¿Diecisiete años?

Eric Topol:
Es horrible.

Eduard Punset:
Es horrible. ¿La palabra "traslativo" tiene algo que ver con el deseo de reducir…, de hacer trabajar juntos, digamos, al científico, al paciente, al médico a fin de reducir los tiempos?

Eric Topol:
Has dado en el clavo. "Traslativo" significa convertir la ciencia básica en algo que marque la diferencia en términos de salud y que lo haga rápidamente, tan rápido como sea posible. Y eso es lo que significa "traslativo". Se le solía llamar "el valle de la muerte", es decir, esos dos contenedores que son la ciencia básica y el mundo de la medicina no se hablaban, de modo que las grandes ideas que surgían a uno y otro lado simplemente morían. Se trata de aunar ideas, de tender puentes, pero hay que hacerlo rápidamente para catalizar y acelerar los hallazgos, para cambiar el futuro de la salud y de la medicina.

Eduard Punset:
Escucha, me encantaría que mi audiencia supiera algo sobre los dispositivos inalámbricos… Hablemos de algunos de esos aparatos.

Eric Topol:
Claro que sí, por supuesto. Te voy a mostrar un par de cosas... Bueno, todo empezó en el mundo del fitness. Pusieron un sensor en una zapatilla deportiva y así la gente podía utilizar dicho sensor para transferir los datos a sus móviles y saber la distancia que habían recorrido, a qué velocidad, este tipo de cosas. El paso siguiente fueron los acelerómetros, que permitían saber cuántos pasos dábamos al día. Un acelerómetro inalámbrico, mucho mejor que el pedómetro, muy preciso, hasta diez mil pasos. Después de esto, se descubrió un dispositivo, muy interesante, que permitía medir las ondas cerebrales. Todo el tiempo, en casa, mientras intentamos dormir, mientras dormimos. Es una tecnología muy interesante porque…

Eduard Punset:
¿Para qué quieres conocer las ondas de tu cerebro?

Eric Topol:
Bueno, porque te puede ayudar a dormir mejor. O si tienes un trastorno del sueño. Por ejemplo, éstas son las ondas de mi cerebro en cada minuto del sueño. Puedo saber en qué fase del sueño me encuentro al llevar una cinta en la cabeza de noche. Es un dispositivo muy interesante para cuantificar el sueño. Los objetos inalámbricos están cambiando… Sabes, la persona es como una caja negra. ¿Sabes cuando un avión tiene un accidente y se busca la caja negra?

Eduard Punset:
Sí, eso es.

Eric Topol:
En realidad, la caja negra es naranja pero, bueno, da igual. A ver, buscas poder registrar cualquier hecho, ahora se registra todo. Si quiero atender a un paciente que está hospitalizado, puedo mirar mi teléfono y ver cómo evoluciona en este preciso momento, en este preciso instante, un paciente concreto que está ingresado. Así que lo busco y lo compruebo en mi móvil y veo cómo se encuentra ahora mismo: el electrocardiograma, la presión arterial, la temperatura, el oxígeno en sangre en este preciso momento. Y pronto podremos aplicárnoslo a nosotros mismos porque se trata de la misma tecnología que la del móvil, podremos conocer todas nuestras constantes vitales.
Y en lugar de tener la caja negra para alguien que se ha estrellado, tenemos la caja negra para alguien que está vivo y bien…

Eduard Punset:
Antes de que se estrelle.

Eric Topol:
Antes de que se estrelle. Es la clave, es la clave. Y tenemos este otro aparato aquí. Se trata de un ecógrafo cardíaco, ves, puedes…. El corazón está contraído.

Eduard Punset:
¿Esto es el corazón?

Eric Topol:
Sí. Y puedo colocar esta sonda de ultrasonidos -tiene el mismo tamaño que un móvil cualquiera- puedo colocarla donde quiera, en las arterias, en el cuello, en el corazón, en el abdomen…

Eduard Punset:
¿La puedes poner en mi corazón y…?

Eric Topol:
Podría hacerlo. Podría…

Eduard Punset:
¡Hagámoslo! Porque tengo una arritmia…

Eric Topol:
¿Tienes una arritmia?

Eduard Punset:
Tengo una fibrilación auricular paroxística.

Eric Topol:
¿Te gustaría que te hiciéramos una exploración?

Eduard Punset:
Sí, sería maravilloso.

Eric Topol:
¿Tienes fibrilación auricular todo el tiempo o sólo a veces?

Eduard Punset:
No, no, todo el tiempo ahora. Es permanente. Cuando eres joven, tú lo sabes muy bien como cardiólogo, cuando eres joven, tienes crisis de fibrilación paroxística, pero a medida que te haces mayor o adulto, digamos, se convierte en algo permanente. Y lo notas todo el rato. Pero es mucho más leve y ya no te duele.

Eric Topol:
De acuerdo, vamos a hacerte el examen cardíaco, entonces. Vamos a necesitar gel frío. Te voy a tener que pedir que te desabroches la camisa…Ah, ya está, de acuerdo. De acuerdo aquí está, ahí está tu corazón. Esta imagen es realmente buena. Preciosa. Muestra el músculo cardíaco muy fuerte. Las válvulas son preciosas. La aurícula izquierda es grande, de ahí la fibrilación, pero tu ritmo cardíaco está muy controlado. Tus músculos son muy fuertes, ¿ves? La contracción es muy buena y la válvula mitral es normal. Pero tienes una aurícula izquierda muy grande. ¿Padeces hipertensión?

Eduard Punset:
A veces.

Eric Topol:
Porque tus músculos son muy gruesos, así que seguramente tienes la tensión alta. ¿No te la han controlado bien durante todos estos años, la tensión nerviosa? ¿Ha sido baja o ha estado más bien descontrolada?

Eduard Punset:
Bueno, la he tenido alta.

Eric Topol:
Sí, es lo que veo.

Eduard Punset:
Y tomo algunas pastillas para tenerla muy bajita.

Eric Topol:
Sí. Ves, probablemente tu genética es propicia a la hipertensión y posiblemente también a la fibrilación auricular, pero tienes un corazón muy fuerte. La contracción es fantástica.
No sólo he podido hacerte una exploración cardiaca. No necesito auscultarte el corazón porque lo veo, lo veo todo. Pero, ¿por qué es importante en el mundo de la era inalámbrica? Porque puedo enviar esto… Digamos que si no fuera cardiólogo… Puedo enviarle esto al experto por vía inalámbrica y me puede contestar inmediatamente, en la sala de urgencias o sobre el terreno. En esto consiste la medicina inalámbrica, es un mundo tecnológico totalmente nuevo.

Eduard Punset:
Un programa como éste ya es algo, pero qué más podemos hacer de verdad para acelerar estos cambios hacia esa nueva medicina basada en la tecnología sin cables?

Eric Topol:
Bueno, tenemos mucho que hacer porque la medicina actual se practica a un nivel diferente, se practica tomando como referente la población general. Todas las mujeres tienen que hacerse una mamografía. Todo el mundo tiene que hacerse una colonoscopia. Los hombres tienen que hacerse una analítica para la próstata. Ésa no es la medicina que queremos ejercer. Queremos una práctica médica individualizada. Se trata de un cambio que todavía no se ha dado. Tenemos que cambiar esto, todo este proceso: cuando se piden esos ensayos con tanta gente, ensayos con cientos, cientos de miles de pacientes durante muchos años… Es algo que ha impedido que mucha gente progresara. Necesitamos cambiar esta filosofía y es posible cambiar. Sólo se trata de adoptar una actitud diferente porque hay nuevas capacidades para hacerlo. Volvamos a tu caso. Tú tienes hipertensión, pero no tenías forma de medir tu hipertensión todo el tiempo con el teléfono. Ahora puedes hacerlo, así que podrás saber cómo está tu presión sanguínea porque hará bip, bip y, entonces, sabrás que tienes la tensión alta y podrás controlarla mejor. Eso hará que las paredes de los músculos cardíacos adelgacen y tendrás menos posibilidades de sufrir jamás una anomalía del ritmo cardíaco. Así que hablamos de prevenir enfermedades en las personas mediante sensores, al conocer tu genómica… Es un cambio de vida pero necesitaremos tiempo hasta que se acepte universalmente.

Eduard Punset:
Y, además, por supuesto, están todas las novedades que estáis descubriendo. He leído que para evitar tener colesterol, hay un medicamento concreto llamado "estatina" que utiliza mucha gente. ¿Qué es la estatina?

Eric Topol:
Bueno, las estatinas, así es como las llamamos, son medicamentos con nombres como Lipitor, Crestor, Zocor… Bueno, da igual, esos medicamentos son los que más se recetan en todo el mundo. Los toman decenas de millones de personas para reducir su colesterol en sangre. Sin embargo, si todavía no hay cardiopatía, es muy pequeña la proporción de personas que se pueden beneficiar de ellas y evitar sufrir un ataque de corazón, o un ictus, o la muerte. Si tratas con estatinas a cien personas que no tienen una cardiopatía, todas obtendrán mejores resultados en las pruebas de laboratorio, pero sólo una, dos o tres tendrán menor propensión a padecer un infarto. Así que estamos medicando a cien personas a lo largo de su vida, cuando sólo una o dos salen beneficiadas y no olvidemos que se trata de fármacos que son caros. Así que, con suerte, podemos hacer las cosas mucho mejor. No es que las estatinas sean malas pero se trata de recetárselas a quien las necesite. Todavía no sabemos cómo hacerlo pero las cosas van a cambiar.

Eduard Punset:
Hay un…, creo…, no recuerdo la cifra exacta, quizás catorce millones o veinte millones de americanos que padecen diabetes. No recuerdo exactamente cuántos millones son…

Eric Topol:
Bueno, en los Estados Unidos, treinta millones. Y trescientos millones en el mundo. Y esto sólo los que han sido diagnosticados. Es una epidemia.

Eduard Punset:
Es una epidemia, la verdad.

Eric Topol:
Sí, sí.

Eduard Punset:
¿Alguna novedad en este campo? ¿Alguna novedad en la medicina inalámbrica y la genómica que puedas…?

Eric Topol:
Sí, sí. La medicina inalámbrica y la genómica son fantásticas en los casos de diabetes. En primer lugar, si ya eres diabético, puedes hacer una clasificación genómica que diga por qué has desarrollado diabetes. ¿Por qué? Son muchas las razones que pueden llevar al desarrollo de la diabetes. Descubrir qué falla en la persona: si ha sido el páncreas el que ha fallado o el transporte de insulina... Además, les podemos insertar un sensor subcutáneo, una aguja pequeña debajo de la piel, que registre los niveles de glucosa y envíe los resultados constantemente a un terminal como un teléfono móvil, de modo que se puedan ver los niveles de glucosa cada cinco minutos. ¿Por qué es importante esto? Pues porque para controlar la diabetes, hay que conocer los niveles de glucosa veinticuatro horas al día. No lo podemos saber simplemente pinchando la yema de un dedo. Y así sabes mientras duermes o si estás disgustado, ante cualquier circunstancia del día, sabes si la glucosa se te ha disparado, si es algo que has comido y que hoy te ha sentado mal, por eso tienes una subida o bajada de glucosa. Es realmente importante controlar la diabetes de cada paciente individualmente. Además, se trata de evitar que vuelva a aparecer la diabetes. De todo lo que podemos hacer es lo más importante.

Eduard Punset:
Sabes, mi padre era médico rural y recuerdo, siendo niño, que lo primero que se le pedía a cualquier paciente era que sacara la lengua , así… Sería fantástico, maravilloso que él pudiera escuchar lo que dices ahora.

Eric Topol:
Es fabuloso, quiero decir, ha llegado el momento perfecto para hacer las cosas de otra manera en medicina porque, desde un punto de vista económico, estamos en una situación desesperada pero, desde el punto de vista tecnológico, es la época más extraordinaria que hemos vivido jamás.