Anterior El barítono ruso Dmitri Hvorostovsky ha fallecido a sus 55 años Siguiente Mabel Lozano propone conocer a "un gran esclavista" en 'El proxeneta' Arriba Ir arriba
Viñetas de 'Tuerca y tornillo' y 'Nacatamal'
Viñetas de 'Tuerca y tornillo' y 'Nacatamal' Apa-Apa

'Nacatamal' y 'Tuerca y tornillo', dos interesantes cómics sobre el sexo y muchas otras cosas

  • Son obra de dos jóvenes autores, Camille Vannier y Arnau Sanz

  • Ambos destacan por sus composiciones y su original uso del color

|

La editorial Apa-Apa nos sigue sorprendiendo con su colección de cómics reversibles, que permite publicar a dos autores a la vez. Este nuevo cómic se titula Sexy Issue: Tuerca y tornillo/Nacatamal, y es obra de dos jóvenes dibujantes, Camille Vannier y Arnau Sanz, dos autores tan diferentes como interesantes.

'Tuerca y tornillo', de Camille Vannier

Camille Vannier es una parisina afincada en Barcelona que ganó el premio Junceda 2011 de la APIC en la categoría de cómic por su obra El horno no funciona (Sins entido) y que actualmente colabora en diversas revistas y fanzines. Tuerca y tornillo está basado en hechos reales y toma el título de las fiestas en las que a las chicas se les da una tuerca y a los chicos un tornillo y a los que consiggan encontrar a su pareja se les invita a un chupito. Ella lo define como "una historia sobre adolescencia, bricolaje y sexo".

E insiste en que es una historia autobiográfica "True story garantizada. Si no me hubiera pasado creo que nunca se me hubiera pasado por la cabeza contar una historia de fiesta, de tornillos y penes. Me gusta contar historias reales, que me hayan pasado a mi o a gente que conozco. Es un rollo "voyeur" que me gusta mucho. En mi anterior libro contaba anécdotas sobre mis compañeros de piso y esta vez me toca a mí ser expuesta".

Un cómic en el que cada página esconde nuevas sorpresas, "Cada página es distinta -asegura Camille-, es decir, pienso cada una independientemente de la anterior o de la siguiente, así que cada página tiene su propia composición, la que me sirva mas para explicar la idea. Me planteé cada una como una ilustración. El texto es muy importante, mas allá de lo que dice, lo uso como parte del dibujo, uno no podría ir sin el otro".

El color también es fundamental en su obra "Sobre todo en este libro, trabajé para que hubiera una coherencia del principio al final. Elegí un azul, un rosa y un amarillo y los usé superponiéndolos para crear una armonía. Quería hacer un contraste entre los colores cálidos del sexo (como rojos y rosas) y grises coloreados y kakis, un poco como para avisar "va a haber sexo pero no os emocionéis porque tampoco va a haber explosión de placer!".

Un libro en el que también se plantea la eterna pregunta ¿El tamaño importa?. "Los hombres suelen hacer esta pregunta cuando tienen inseguridades", responde Camille.

Por último la joven autora nos ha contado sus proyectos más inmediatos: "Estoy ilustrando para distintas revistas. También estoy trabajando en una nueva novela gráfica sobre T.O.C. y manías de gente que conozco, otra vez contando sobre la gente que me rodea".

'Nacatamal', de Arnau Sanz

Arnau Sanz es autor de varios fanzines como Tito, Tito va al Campo o Perro, todos ellos publicados en L'Astronauta Edicions, proyecto que comparte con su pareja. Aparte de dibujar, Arnau toca en varios grupos de música (Naturalesa Salvatge, Mujeres) y en 2013 publicó Albert contra Albert (Edicions de Ponent)

Nacatamal nace de un viaje que Arnau y su pareja hicieron a Nicaragua (en 2011) para dar clases de dibujo a los niños de una pequeña comunidad de Somotillo, una zona humilde al norte del país. "Mi historia habla de un chico que conocimos en Somotillo -asegura el autor-. Un chico con varias mujeres, varios hijos no reconocidos, machista, alcohólico, agresivo, que no conoce a su padre. Un chico que no sabe qué es el amor, hasta que lo encuentra".

Una historia inspirada en hechos reales: "Nos lo presentó un amigo en común mientras nos bañábamos en el río. Apareció de repente, se tiró al agua y vino hacia nosotros sonriendo. A partir de ahí, preguntamos y nos sorprendió su historia".
 
"La vida en Somontillo es muy dura -confiesa Arnau-. La inmensa mayoría de gente no tiene estudios, tiene trabajos precarios, hay mucha droga, alcohol, prostitución, peleas. Muchas veces tienes la sensación de que va a pasar algo. Y de repente ves a un hombre corriendo detrás de otro con un machete en la mano. Y también hay gente maravillosa, encantadora y con ganas de salir adelante y conseguir algo mejor".

Una historia muy dura que Arnau nos presenta con un aire naif, casi infantil. "Bueno -asegura-, fui dejando el color digital y acercándome al lápiz de color, la cera y la acuarela. Mi estilo de dibujo se ha ido simplificando y soltando cada vez más, y supongo que la combinación de los dos factores crea un estilo un poco infantil, inofensivo. No es algo consciente pero me resulta curioso el contraste entre el dibujo y las temáticas que elijo. Además también me gustaba la idea de probar un poco más con colores vivos en esta historia, ya que mi cómic anterior era más seco y más duro".

"Para mí el color expresa sensaciones, sentimientos, ambienta y potencia mi estilo de dibujo. Es muy importante para mí soltarme con el color y que transmita de una manera más intensa lo que no puedo conseguir con mis limitaciones a la hora de dibujar".

Por último, Arnau también nos ha comentado sus proyectos: "Voy a retomar 2 proyectos que tego empezados. El primero se titula Quién es monstruo, y es una historia muda, sobre una tribu. Quiero hablar sobre los problemas de comunicación entre los seres humanos. Y lo segundo, es algo que llevo ya unas 18 páginas y se llama Llavaneres. Habla sobre el distanciamiento y el acercamiento de dos primos que han estado siempre muy unidos y en un momento de sus vidas se separan. Este proyecto creo que es lo mejor que he hecho y donde más me estoy soltando en cuanto a dibujo y color. Estoy muy ilusionado por ponerme otra vez al 100% con él".

Dos jóvenes autores a los que habrá que seguir de cerca.
 

Más contenidos de RTVE

anterior siguiente