Enlaces accesibilidad

'La hermandad', el regreso al cine de Lydia Bosch tras 13 años apartada de la gran pantalla

  • La actriz lleva el peso de esta película de terror psicológico
  • Bajo las órdenes del debutante Julio Martí, director y guionista de la cinta

Por
Las mañanas de RNE - Lydia Bosch vuelve al cine tras 13 años, con 'La hermandad'

En un monasterio frío y oscuro vive un grupo de monjes benedictinos que cuidan de Sara, una prestigiosa escritoria que ha sufrido un grave accidente.

Ella es Lydia Bosch quien vuelve al cine con La hermandad, 13 años después de rodar You are the one, de José Luis Garci, que le valió una nominación a los Goya.

Se trata de una película de misterio y terror psicológico, "llena de giros y de sorpresas hasta el minuto final", ha explicado la actriz catalana en Las mañanas de RNE, donde también ha asegurado que hay una historia muy potente al final y por eso "gustará a quienes son fan de las películas de intriga y a los que no".

El monasterio de Santes Creus de Tarragona ha servido de escenario para rodar los exteriores de ese lugar anclado en el pasado sin luz, agua, ni teléfono, donde transcurre toda la película y donde esta hermandad de monjes vive sumida en la oscuridad y el silencio. Además, sus miembros esconden un secreto que la protagonista intentará desvelar. 

En esta cinta el espectador va siempre de la mano de Sara, "una mujer que está pasando una crisis personal muy importante debido a algo que se descubre durante la trama".

El peso del filme recae por completo en Lydia Bosch, cuyo personaje aparece en el 98% de los planos. "Cuando leí el guión me encantó y a la vez me dio vertigo, mi miedo era que fuese un abanico de caras porque tenía que demostrar miedo, angustia, presión...".

El valenciano Julio Martí debuta como director con esta trama en la que no se lo ha puesto fácil a la actriz. "Se lo he hecho pasar fatal, la he arrastrado por el suelo, la he metido en una tinaja enorme que olía fatal, la he dejado empaparse bajo la lluvia y ella lo ha llevado muy bien, no se ha quejado nunca", ha desvelado el cineasta.

"Pero es porque entre escena y escena Julio nos contaba chistes y nos hacía trucos de magia", apunta la actriz, "nunca pensé que grabando una película de terror uno se lo pudiera pasar tan bien".

Más de 10 años ha tardado Martí en sacar a la luz esta cinta desde que llamó a las puertas de las productoras por primera vez con el guión bajo el brazo.