Enlaces accesibilidad

La devaluación del yuan aleja un acuerdo entre China y EE.UU. que calme a la economía mundial

  • Los expertos no creen que China siga dejando que su moneda se debilite demasiado por sus consecuencias negativas
  • Los analistas advierten de que las tierras raras y la deuda pública de EE.UU. pueden ser los siguientes campos de batalla

Por
La economía mundial evalúa el impacto de la devaluación del yuan chino en la guerra comercial con EE.UU.

China ha dado un paso más en la guerra comercial que libra con Estados Unidos al permitir que su moneda se devalúe hasta niveles inéditos en los últimos once años. El movimiento -respuesta al anuncio la semana pasada del presidente de EE.UU., Donald Trump, de imponer nuevos aranceles a productos chinos- ha provocado caídas generalizadas en las Bolsas mundiales, que temen que cada vez esté más lejos un acuerdo que ponga fin al enfrentamiento entre las dos principales economías.

"Parece que China no ve muy claro que haya una posibilidad de acuerdo comercial inminente. Como ve los pasos que Trump está tomando (...), ha tomado una decisión que es una especie de contraofensiva, por no llamarlo represalia", afirma Ramón Morell, profesor de trading financiero de la UNED, en declaraciones a TVE.

De la misma opinión es Julian Evans-Pritchard, analista de la consultora Capital Economics, quien destaca -en declaraciones recogidas por Efe- que, ante esas "sombrías perspectivas" de acuerdo, el gigante asiático considera que "merece la pena impulsar al sector exportador chino vía depreciación pese a que atraiga la ira de Trump".

Depreciar el yuan para impulsar las exportaciones

"Depreciar el yuan es una de las herramientas que tiene el país para contrarrestar los aranceles anunciados por Trump". señala a RTVE.es Salvador Jiménez, consultor de área de mercados de Analistas Financieros Internacionales (AFI), quien afirma que para anular los efectos de lo anunciado por Trump el yuan debería depreciarse aún más, "a niveles de 7,4 [yuanes por dólar]".

Rebajar el valor de una moneda hace que una economía sea más competitiva hacia el exterior y favorece las exportaciones, pero puede traer problemas al país, sobre todo en dos aspectos: el encarecimiento de las importaciones -especialmente importante es en el caso de la factura del petróleo- y en el de la fuga de capitales que se puede dar, lo que afectaría a la estabilidad financiera.

Además, el banco central chino "no permitirá que el yuan se debilite demasiado" porque tendría "efectos graves y desestabilizadores en la economía" en un contexto de desaceleración, advierte Stephen Innes, analista de Vanguard Markets, según recoge AFP. De hecho, Pekín ha estado buscando consolidar su moneda en los últimos años después de la inestabilidad financiera sufrida en 2015.

Un paso más en la guerra comercial

La guerra comercial entre ambos países se inició en febrero de 2018 y, desde entonces, ha tocado varios puntos. El más importante, la imposición de aranceles fijada por EE.UU. en diferentes fases, respondida por China de forma inmediata. Pero también ha afectado a otros sectores, como la tecnología -con Huawei como gran damnificada- y la suspensión de compra de productos agrícolas estadounidenses.

Toda esta situación ha provocado que los organismos internacionales, como el FMI, adviertan del impacto de la guerra comercial en la economía mundial, algo que parece lejos de resolverse. Los últimos acontecimientos han hecho temblar a los mercados financieros de todo el mundo, donde se han observado caídas en las Bolsas, más acusadas en las europeas incluso que en las estadounidenses.

Y eso es porque, en estos momentos, es la economía europea la que tiene menos fuerza, con el sector manufacturero en recesión y con el crecimiento económico -en clara desaceleración- sostenido por el consumo. Al mismo tiempo, y como siempre ocurre en momentos de inestabilidad, se están fortaleciendo los denominados activos refugio, en este caso sobre todo el yen japonés y el oro.

Tierras raras y deuda pública, posibles campos de batalla

Los expertos consideran que, mientras se mantenga la incertidumbre sobre los próximos pasos en la escalada comercial, la situación no cambiará. Además, advierten de que las tensiones pueden afectar también a otros terrenos como son las tierras raras, fundamentales para el desarrollo de la industria tecnológica y de las que China produce más del 70% a nivel global.

Otro elemento a tener en cuenta es el de la deuda de Estados Unidos. China es el mayor acreedor del país -se estima que tiene más de un billón de dólares- y podría presionar de esta forma a Washington. "La mayoría de la gente no pensó que los chinos usarían el arma monetaria y lo han hecho de forma quirúrgica", asegura el investigador de la Universidad de Yale, Stephen Roach, según recoge AFP.

"Están considerando otras opciones y no podemos excluir la opción de los bonos del Tesoro", advierte el mismo experto. De hecho, según la agencia AFP, Pekín ya ha reducido su exposición a la deuda estadounidense hasta ser, en estos momentos, la menor de los últimos dos años.

"Si la economía mundial se debilita, nosotros podremos vender menos"

Consecuencias para España

Algunos analistas advierten que ya hay consecuencias para España con lo ocurrido con la devaluación del yuan. "Nos afecta a nuestra relación con China a día de hoy", asegura Ramón Morell, quien asegura: "Son más competitivos que nosotros para vender sus productos en Europa y nosotros al revés, menos competitivos para venderlos allí. Es el único problema que tenemos ahora mismo".

En 2018, según el ICEX, España compró productos a China por valor de 30.000 millones de euros, alrededor del 9,5% del total de las importaciones que realizó el país y que ascendieron a 318.863,9 millones. Más pequeña aún es la cifra de exportaciones al gigante asiático, unos 6.000 millones de euros, el 2,1% del total de 285.023,9 millones.

"Nos está afectando como una economía cada vez más abierta que es España, pero es verdad que menos a otros países de nuestro entorno, lo que no significa que no hayamos sido proactivos", ha afirmado este lunes la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, tras una reunión con el presidente asturiano, Adrián Barbón, según recoge Efe.

14 horas - Los expertos avisan de que las guerras de divisas "normalmente acaban en guerras comerciales"

Miguel Otero, investigador principal del Real Instituto Elcano y profesor del Instituto de Empresa, ha explicado en 14 horas de RNE que España, al estar dentro de la Unión Europea, no puede tomar una medida en solitario para frentar esta escala de tensión. "La respuesta debe ser europea", ha subrayado.

Noticias

anterior siguiente