Enlaces accesibilidad

Barómetro CEO

Viraje en Cataluña: el apoyo a la independencia cae a su nivel más bajo en dos años y Cs se hunde a cuarta fuerza

  • El 48,3% de los catalanes rechaza la independencia y un 44% la apoya, según el CEO de la Generalitat
  • Si hubiera elecciones en Cataluña, ERC ganaría y PSC y JxCat empatarían en el segundo lugar; Cs caería al cuarto puesto

Por
Una bandera estelada ondea en la manifestación de la Diada de 2018, en Barcelona
Una bandera estelada ondea en la manifestación de la Diada de 2018, en Barcelona. EFE

El barómetro trimestral del Centre d'Estudis d'Opinió de la Generalitat (CEO), el equivalente catalán del CIS, evidencia un viraje político en Cataluña, en una doble dimensión: por un lado, los partidarios de una Cataluña independiente caen a su nivel más bajo en los últimos dos años y son superados por quienes no quieren la ruptura con España (48,3% frente a un 44%), y si se celebraran unas nuevas elecciones autonómicas, Ciudadanos pasaría de ser la primera fuerza en el Parlament al cuarto lugar, perdiendo hasta 13 de sus actuales 37 diputados, y adelantado por ERC, JxCat y PSC.

Esta es la doble imagen que revela el CEO en su barómetro de julio, publicado este viernes, resultado de una encuesta realizada entre el 25 de junio y el 17 de julio -antes del debate de investidura de Pedro Sánchez- con una muestra de 1.500 personas mayores de edad y un margen de error de 2,53 [Ver dossier de prensa del barómetro del CEO, pdf en catalán | Ver resumen del barómetro del CEO, pdf en castellano].

El apoyo a la independencia, en mínimos

De una parte, un 48,3% de los catalanes rechaza que Cataluña se convierta en un Estado independiente, mientras que un 44% apoya la independencia, de modo que los partidarios de la secesión caen a su nivel más bajo desde junio de 2017.

En los últimos cinco años, el menor apoyo a que Cataluña fuera un estado independiente se registró hace dos veranos, cuando un 41,1% de los catalanes era partidario de la independencia y casi la mitad, un 49,4% estaba en contra. En octubre de ese año se celebró el referéndum ilegal de independencia y los proindependentistas se dispararon y fueron la opción mayoritaria de forma estable. En el último barómetro, el pasado mes de marzo, apoyaban la independencia de Cataluña el 48,4% de los encuestados.

El 34,5% de los encuestados cree que Cataluña debería ser un Estado independiente, un 5,2% menos de quienes defendían esa misma opinión en el barómetro difundido en abril, una opción más defendida actualmente por los votantes de JxCat (el 80,3% defiende esta idea) que por los de ERC (65,6%). Por su parte, un 24,5% cree que Cataluña debería ser un Estado dentro de una España federal, una opción que ha crecido tres puntos. El 27% es partidario de que siga siendo una comunidad autónoma más de España, y el 7,8% la considera una "región de España".

Apuesta por el diálogo "sin límites" con el Estado

Por primera vez, el CEO ha preguntado a los catalanes qué creen que es más necesario en el estado actual de las relaciones de Cataluña con el Estado. En conjunto, ocho de cada diez ciudadanos creen que es necesaria "una política de diálogo y negociación", que se reparte casi a partes iguales entre quienes creen que debe haber una negociación "sin límites" (42,3%, una opción que es mayoritaria entre los votantes de los partidos independentistas, sobre todo de ERC -65,6%-, y también entre quienes votarían a los 'comunes') y los consideran que debe hacerse "dentro del marco de la Constitución" (39,7%, una opción en la que se mueven entre el 74 y el 80% de los votantes de PP, Cs y PSC).

En comparación, solo el 9,1% de los catalanes cree que debe apostarse por la vía unilateral por parte del Gobierno de Cataluña, una opción que defienden el 41% de quienes tienen intención de votar a la CUP, el 22% de quienes votarían a JxCat y el 13% de los simpatizantes de ERC.

Por su parte, el 3,7% prefieren una "política de mano dura por parte del Gobierno español" y un 4,1% no tiene una opinión formada.

ERC ganaría las elecciones, batacazo de Cs

Según los datos de esta misma encuesta, si se celebraran elecciones legislativas en Cataluña, ERC sería el partido más votado, y obtendría entre 38 y 40 diputados, mientras que JxCat y el PSC estarían prácticamente empatados como segunda fuerza, seguidos muy de cerca por Cs, que pasaría en esta hipotética situación de ser la fuerza más votada a la cuarta.

Es decir, los republicanos obtendrían cinco escaños más que los que tienen actualmente, si bien la estimación de voto del CEO baja un punto con respecto al anterior barómetro, del mes de abril, del 28,1% al 26,5%.

En todo caso, con su pronóstico de 38-40 escaños obtendrían un mejor resultado que el que llevó a Inés Arrimadas a ser la candidata más votada en 2017, para cuyas siglas la encuesta del proyecta un desplome hasta el 17% de estimación de voto para Ciudadanos, cuando en 2017 los 'naranjas' alcanzaron el 25,37%, y un evidente declive en comparación con el 21,6% de estimación de voto del barómetro de hace tres meses. Si en las elecciones obtuvieron 37 escaños, la estimación ahora sería de 23-24 diputados en el Parlament.

Lo más destacado de esta fotografía electoral, junto a la caída de Ciudadanos, es la subida del PSC, que en tres meses sube cinco puntos de intención de voto, aunque en escaños no obtiene tanta proyección, porque solo mejoraría de 21-23 (barómetro de abril) a 25. 

Estas estimaciones le acercan a JxCat, que obtendría entre 25 y 27 escaños y sube casi dos puntos su estimación de voto (de 14,9% a 16,6%). , el PSC 25. Los 'comunes' tendrían el 9,2% de los votos y 11-12 representantes, tres más de los que les atribuía el CEO en abril. La CUP pierde un 1,3 puntos de voto, del 6,5 al 5,2%, y alcanzaría 6-7 escaños (hace tres meses le auguraban ocho), mientras que el PP apenas varía, con un 3,5% de estimación de voto, medio punto menos que en la última encuesta) y si hubiera elecciones obtendría tres diputados en el Parlament.

Trasvase de votos

La encuesta también permite observar el posible trasvase de votos entre partidos, y aquí de nuevo el principal perjudicado es Ciudadanos, que según el CEO hoy en día solo podría retener al 54% de sus votantes. Un 19% de quienes dicen haber votado a los naranjas en 2017 estaría dispuesto a votar ahora al PSC, y un 13,1% no sabe qué haría con su papeleta.

Por otra parte, en los trasvases de votos entre independentistas, destaca que el 82,2% de los votantes de ERC en 2017 volvería a votar a los republicanos en las elecciones al Parlament, y además podría recibir un 21,4% de apoyos de antiguos votantes de JxCat, lo que les supondría imponerse con claridad al partido de Carles Puigdemont y Quim Torra, ya que estos solo captarían un 2,4% de votos de catalanes que votaron a JxCat en las últimas elecciones. La CUP es el partido con los votantes más fieles: un 85% volvería a votarles a ellos de celebrarse elecciones.

Los catalanes suspenden a Torra y Puigdemont

El presidente de la Generalitat, Quim Torra

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. EFE

En cuanto la valoración de los políticos catalanes, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, es el líder independentista peor valorado, con un 4,15. Tanto él como el expresidente fugado de España Carles Puigdemont (4,31) son los políticos independentistas que peor nota reciben.

Por el contrario, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, en prisión preventiva y juzgado en la causa del 'procés', es el político mejor valorado por los catalanes, con una nota media de 6,26 sobre 10. También aprueban el diputado de los 'comunes' en el Congreso Jaume Asens (5,25), la secretaria general de ERC, Marta Rovira (huida a Suiza para evitar comparecer ante el Tribunal Supremo en la causa del 1-O) y el diputado de la CUP en el Parlament, ambos con un 5,10.

Entre los principales líderes políticos, suspende también el del PSC, Miquel Iceta (4,33), y las peores valoraciones son para el presidente de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa (1,83), el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández (2,15) y, aunque ya no es líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas (2,28).

El director del CEO ha llamado la atención al presentar los resultados del estudio sobre el hecho de que no todos los encuestados conocían y valoraron a los líderes, por lo que esas cifras deben tomarse con "cautela".

Noticias

anterior siguiente