Enlaces accesibilidad

Los fallecidos en accidentes de tráfico bajan por primera vez en cuatro años hasta los 1.806 en 2018

  • Son 24 víctimas mortales menos que en 2017, una "pequeña reducción" como destaca el director de la DGT
  • Los fallecidos siguen estando lejos de los 1.680 de 2013, cuando se registró la cifra más baja desde que hay datos

Por
Baja ligeramente el número de fallecidos en accidentes de tráfico pero aumenta un 48% el número de atropellos mortales

Los accidentes de tráfico provocaron la muerte de 1.806 personas durante 2018. Son 24 víctimas mortales menos que en 2017, cuando fallecieron 1.830, lo que supone el primer descenso de la siniestralidad en cuatro años desde que la tendencia a la baja se rompió en 2014 tras una década ininterrumpida, según el balance definitivo de accidentalidad en España tanto en vías interurbanas (en las que murieron 1.317 personas) como urbanas (489) presentado este lunes por la Dirección General de Tráfico.

El director de la DGT, Pere Navarro, ha destacado esta "pequeña reducción" y ha expresado su deseo de que suponga "un cambio de tendencia" después de los últimos cuatro años de subida, pero se ha mostrado prudente y ha pedido esperar a ver cómo acaba este verano para saber si de verdad se está produciendo un punto de inflexión.

A pesar del ligero descenso, la cifra de las víctimas mortales sigue estando lejos de los 1.680 fallecidos que se registraron en 2013, la cifra más baja desde que existen registros. Hoy en día, siguen muriendo una media de cinco personas al día en accidentes de tráfico, por lo que Navarro ha pedido seguir implementando "medidas centradas en las carreteras convencionales -donde se producen el 75% de los fallecidos en vías interurbanas-, la velocidad, las distracciones y los mayores".

En 2018 se registraron en total 102.299 accidentes con víctimas. Al margen de los 1.806 fallecidos, hubo 8.935 heridos graves y otros 129.674 que no requirieron ingreso. Estos datos son los consolidados a 30 días e incluyen las víctimas mortales que fallecen 24 horas después y que por lo tanto no entran en las estadísticas provisionales que se dan nada más producirse el siniestro. Según destaca la DGT, esta leve bajada en las víctimas mortales se produjo en un año en el que han aumentado un 1,9% los desplazamientos de largo recorrido, un 7% las matriculaciones y un 23% la expedición de permisos de conducir.

Las distracciones sigue siendo la causa principal de los accidentes mortales (32%), seguido de la velocidad (22%) y la ingesta de alcohol y drogas (21%).

España tiene una tasa de 39 fallecidos por millón de habitantes frente a la tasa media de la UE que se sitúa en 49. Solo tienen mejores datos Reino Unido (28), Dinamarca (30), Irlanda (30), Suecia (32) y Países Bajos (34).

La mitad de los fallecidos son peatones, motoristas y ciclistas

Aunque el mayor número de accidentes (63%) se producen en las vías urbanas, el mayor número de fallecidos (73%) se produce en las interurbanas. Tres de cada cuatro fallecidos en este tipo de vías se producen en carreteras convencionales. El año pasado fallecieron en carreteras de un único carril por sentido 994 personas, 19 menos que el año pasado (-2%). En autovías y autopistas, se registraron 323 víctimas mortales, lo que supone 15 personas más que en 2017 (+5%).

En las ciudades fallecieron 489 personas, 20 menos. El 81% de las víctimas en las vías urbanas son usuarios vulnerables: 237 peatones (48%), 145 motoristas (30%) y 15 ciclistas (3%). Si se tiene en cuenta no solo los fallecidos en las ciudades, sino en todo tipo de carreteras, estos llamados usuarios vulnerables representan el 48% de todas las víctimas mortales (865).

Durante 2018, murieron en total 421 motoristas y ciclomotoristas, 13 más que en 2017 (+3,18%); 58 ciclistas, 20 menos que un año antes (-25,64%); y 386 peatones, 35 más (9,97%). El incremento de los fallecidos entre estos últimos se debe al incremento del 45% de los atropellos mortales en vías interurbanas, pasando de 103 a 149 los peatones fallecidos en carreteras, según los datos recogidos en la nota de la DGT.

Los fallecidos de 65 años o más han aumentado de forma significativa. Murieron 496, lo que supone 31 personas más que un año antes. A pesar de representar el 19% de la población, supusieron el 27% de las víctimas mortales. En carretera, más de la mitad de los mayores fallecidos eran conductores, mientras que en ciudad, el 82% de los muertos en esa franja eran peatones.

Noticias

anterior siguiente